Darían a médicos “garantías para tomar decisiones"

Cortesía

El representante José Luis Correa considera que con las normas existentes, a los doctores les da miedo diagnosticar

_____________________________

“Queremos darle a nuestros médicos las garantías para tomar decisiones”, manifestó el representante por Caldas, José Luis Correa, del Partido Liberal, al hablar de la reforma al Código de Ética Médica, uno de los seis proyectos de ley radicados por él recientemente.

Correa explicó que “una de las razones por la que nuestros médicos no toman decisiones es porque les da miedo, pues nosotros judicializamos la prestación de la medicina”.

Anotó que “impericia no puede ser que yo me equivoque en un diagnóstico, sino que siendo médico general hago una cirugía plástica”, por ejemplo.

EL NUEVO SIGLO: ¿De qué tratan los proyectos que radicó que pretenden mejorar el sistema de salud?

JOSÉ LUIS CORREA: No necesariamente cambiar el sistema, lo que queremos es mejorar las condiciones de salud de los colombianos.

Debemos entender que la salud es el bienestar biopsicosocial de la gente. No es solamente el tema de una mejor atención en salud. Para eso presentamos una modificación al sistema de salud donde buscamos cambiar las reglas de juego de las EPS para que no tengan el control absoluto sobre la toma de decisiones de la salud de los colombianos.

Hoy la salud está empeñada en las EPS y desafortunadamente el 83% no cumple con los requisitos mínimos para poder funcionar. Todas las encuestas independientes indican que hay un índice de inconformismo con el sistema de salud de más del 70%.

ENS: Uno de los proyectos busca regular las especialidades médicas, ¿cómo lo haría?

JLC: Necesitamos empoderar al médico general para que pueda resolver entre el 80% y el 90% de las situaciones que se presentan en el sistema de salud.

Tenemos un sistema que premia la alta complejidad y no permite que se haga una contención adecuada en el primer nivel, donde es más barato y más efectivo hacer la contención de la enfermedad.

ENS: Otra de sus iniciativas pretende modificar el Código de Ética Médica, ¿no está bien como está?

JLC: No, porque queremos darle a nuestros médicos las garantías para tomar decisiones.

Una de las razones por la que nuestros médicos no toman decisiones es porque les da miedo, pues nosotros judicializamos la prestación de la medicina. El hecho de que un médico cometa un error se volvió un hecho punible para la ley. Lo que queremos hacer es quitar esa espada de Damocles de la cabeza de los médicos. Queremos que cuando haya dolo, negligencia, impericia verdadera, entonces sancionemos. Pero impericia no puede ser que yo me equivoque en un diagnóstico, sino que siendo médico general hago una cirugía plástica. Hoy los conceptos están enrevesados.

ENS: También propone cambiar el régimen prestacional para la Fuerza Pública, ¿por qué?

JLC: El sistema de seguridad social no es solo el general. Uno de los especiales que más sufre es el régimen de la Fuerza Pública y aunque tiene recursos más abundantes que el de seguridad social en general, pues la unidad de pago por capitación es un 25% más alta que el resto de la gente, desafortunadamente, siendo un sistema de $2,2 billones, tienen un déficit de $850.000 millones.

Nosotros queremos que se garantice la prestación de los servicios. No es justo que un policía que se enferme en la costa no pueda ser atendido en un hospital de la Armada. No es justo pagarle transporte helicoportado a un soldado que está en La Guajira porque la Armada no le puede prestar ese servicio. Es un sistema que no funciona como un todo. Presupuestalmente funciona como un todo, pero administrativamente funciona como cuatro subsistentes, lo que lo hace ineficiente.

ENS: Cuando uno va el médico general hay un diagnóstico por encima, ¿el proyecto de las especialidades no se puede prestar para un mal diagnóstico?

JLC: No. Debemos tener claro que nuestros médicos generales son buenos médicos, pero lo que ha pasado es otra cosa. Todos los sistemas de salud del mundo están basados en la atención de la medicina general. El 80% se diagnostica en el primer nivel. Colombia es el único país donde uno ve que la gente va a donde el médico general a pedirle que lo manden al especialista y eso nos genera sobrecostos. Además, esto surge por una penalización desmedida de la práctica médica y además porque es más fácil remitir que hacer el ejercicio médico. Los médicos colombianos son buenos médicos, cuando se hacen los exámenes internacionales nuestros galenos tienen un alto rendimiento.