Se acabaría la experimentación con animales

Foto Diana Rubiano/ El Nuevo Siglo

Listo para tercer debate está el proyecto que prohíbe la experimentación y la comercialización de productos cosméticos, sus ingredientes o combinaciones de ellos cuando hayan sido objeto de pruebas con animales.

La iniciativa está programada para ser discutida mañana en la Comisión Quinta del Senado, con ponencia del conservador Miguel Ángel Barreto.

El articulado exceptúa dos situaciones: “Cuando un ingrediente deba someterse a pruebas de seguridad, por riesgos en salud y al ambiente y no existan las pruebas alternativas validadas por la comunidad científica internacional, y cuando los datos de seguridad generados a través de pruebas en animales para un ingrediente se hayan realizado para otro fin diferente al cosmético y no puede sustituirse por otro capaz de desempeñar una función similar”.

Así mismo, la iniciativa se justifica en lo aprobado por el Congreso en la ley 1774 de 2016, que define a los animales como seres sintientes, “no son cosas, recibirán especial protección contra el sufrimiento y el dolor, en especial el causado directa o indirectamente por los humanos, por lo cual en la presente ley se tipifican como punibles algunas conductas relacionadas con el maltrato a los animales, y se establece un procedimiento sancionatorio de carácter policivo y judicial”.

El proyecto contempla que quienes no se sujeten a las prohibiciones de la ley, “serán sancionadas por la Superintendencia de Industria y Comercio con multa a favor del tesoro nacional de 133,33 a 50.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes”.

Según  el representante por Bogotá, Juan Carlos Losada, del Partido Liberal, “el proyecto sigue avanzando muy bien. Hemos tenido muchos éxitos en estos proyectos de ley que defienden la vida y le dan dignidad a los animales. Seguimos en la lucha para defender la dignidad de los seres sintientes en nuestro país”.

En la exposición de motivos se cita una investigación de la ONG Animal Defenders Internacional (ADI), dedicada a la defensa de los animales, casos terribles de experimentos con animales, como “monos bebés arrancados de sus madres, inmovilizados y tatuados; perros Beagle son alimentados con Weedkiller; monos atados para ser dosificados con productos, tan aterrorizados que prolapsan; ratas sofocantes, ya que se ven obligados a inhalar pintura”.

En “Las investigaciones de ADI”, se lee en la exposición de motivos, “exponen terribles tormentos soportados por los animales en las pruebas cosméticas, incluidos los bastidores de conejos sujetos en las existencias, mientras que los productos se gotean en los ojos y los conejillos de indias sufren lesiones en la piel inflamada y sin procesar”.

Para el coordinador de campañas para Latinoamérica de ADI, Eduardo Peña, “la Cámara de Representantes entendió los argumentos para lograr la prohibición del testeo de cosméticos con animales. Esto demuestra que la presión nacional e internacional, además de las pruebas presentada gracias a sus investigaciones, pueden hacer cambios positivos en la legislación a favor de los animales”.

Cabe anotar que la iniciativa también contempla un periodo de gracia de cuatro años para que las personas tanto naturales como jurídicas que se dedican a la comercialización e importación de cosméticos de esta naturaleza se adecuen a la iniciativa.

Si el proyecto llega a ser aprobada Colombia sería uno de los primeros países en América Latina en el que se prohíben este tipo de productos. Antes de la presentación de la iniciativa el proyecto fue concertado con el gremio cosmetológico, la Asociación Nacional de Empresarios (ANDI) y los ministerios de Salud y de Comercio, Industria y Turismo, además de entidades como el Invima.

"Colombia debe ser líder mundial en la prohibición de prácticas que atenten contra la vida de los animales solo con el fin de lucrar a unas pocas multinacionales. Debemos defender la vida en su magnitud, cuidando la fauna y generando incentivos para que estos actos extremos no se presenten en nuestro país. Debemos sancionar estas prácticas inhumanas que solo generan un impacto negativo en nuestra fauna", sostuvo el tolimense Ángel María Gaitán, del Partido Liberal.