Atienden 69 incendios forestales en 27 municipios de Cundinamarca

Cortesía
Según el Cuerpo de Bomberos los fuertes vientos están ayudado a propagar las llamas
 

Las autoridades registran que debido a las altas temperaturas en algunas zonas del país se están presentando incendios forestales que además son propagados por los fuertes vientos de la temporada de agosto.

Según el último informe Fómeque y Quetame son algunos de los sitios más afectados.

Según los Bomberos en el municipio de Paratebueno, Cundinamarca, las llamas ya afectaron 840 hectáreas; en Fómeque 431 hectáreas, en Quetame el fuego ya consumió 318 hectáreas, en Medina 168 hectáreas y en Cáqueza 171 hectáreas.

El capitán Álvaro Farfán, delegado departamental de los Bomberos de Cundinamarca, manifestó que es importante que la comunidad deje de realizar las llamadas quemas contraladas, pues este tipo de conflagraciones se convierten en las principales generadoras de incendios forestales.

En agosto los Bomberos de Cundinamarca han atendido 69 incendios forestales en 27 municipios del departamento. En todo el año la cifra asciende a 328 conflagraciones que consumieron 2.982 hectáreas en 75 municipios del departamento.

Sin embargo, los bomberos del departamento ya habían advertido de la situación, el pasado viernes habían entregado un parte en el que aseguraban que se habían controlado incendios forestales en siete municipios de Cundinamarca. En las poblaciones de Ricaurte, Tocaima, Nocaima, Beltrán, Vianí y Quebrada Negra. Las autoridades ya habían declarado la alerta naranja en 21 municipios de Cundinamarca por amenaza de incendios en cobertura vegetal.

Pero Cundinamarca no es el único departamento afectado. Según el Instituto de Hidrología y Meteorología (Ideam), en Colombia hay 71 municipios en alerta roja, 177 en naranja y 54 en amarilla. Las alertas han sido emitidas en Antioquia, Tolima, Nariño, Valle del Cauca, Huila, Risaralda, Boyacá, Quindío, Norte de Santander, La Guajira, Atlántico, Cundinamarca y Cauca.

El Ideam también se había referido a los fuertes vientos que por estos días llegan a Colombia y que expanden y aúpan las conflagraciones. Según la entidad estos afectarán especialmente al centro del país, toda la zona Andina y la zona costera del Caribe.

Según la entidad “los vientos presentan cambio en dirección y velocidad asociados a la circulación de los vientos alisios del sureste, especialmente en la Región Andina, siendo más notorios en las zonas de montaña. Este patrón de viento –típico de mitad de año– incrementa la velocidad, favoreciendo en gran medida condiciones de tiempo predominantemente seco, tanto en la Sabana de Bogotá como en la capital del país”.

De acuerdo con la predicción climática para agosto en diversas zonas del altiplano cundiboyacense se prevén velocidades de viento por encima de lo normal, tomando valores entre 1,5 a 3,0 m/s.

En la región Caribe, la predicción indica que en zonas de La Guajira, Cesar, Magdalena, sur de Bolívar y de Córdoba, y en el centro y oriente del mar Caribe colombiano se pueden registrar anomalías en la velocidad del viento de hasta 3 m/s.

La entidad recomienda tener en cuenta que durante los eventos de fuertes vientos y predominio de condiciones secas podría incrementar la probabilidad de ocurrencia de incendios forestales en la cobertura vegetal en la Región Andina. Además, hacen un llamado a la ciudadanía en general, a los turistas y caminantes a apagar debidamente las fogatas, colillas encendidas y no dejar residuos de materiales tipo vidrio u otros elementos que permitan concentrar la radiación solar, y reportar a las autoridades en caso de ocurrencia de incendios.

Según el Ideam “recomendamos a las autoridades ambientales nacionales, regionales y locales activar los planes de prevención, atención y control de incendios forestales, con especial atención a las áreas de parques nacionales naturales, santuarios de fauna y flora, reservas forestales y vegetación de las cabeceras urbanas. Así mismo, se recomienda al Sector Agropecuario y Forestal programar medidas pertinentes ante los daños que podrían ocasionar los fuertes vientos en los cultivos, incremento en la evapotranspiración, probabilidad de déficit de agua y en la proliferación de plagas”.

Por último, hacen un llamado de atención a las empresas operadoras de acueductos, a los operadores de acueductos verdales, sector energético y al público en general hacer una vigilancia continua de las reservas de agua, y una planeación y uso adecuado del recurso hídrico.