Antioquia quiere fumigar coca con helicópteros

Xinhua
Según el gobernador Luis Pérez, así se podrán erradicar 300 hectáreas de narcocultivos al día. “Los costos son inferiores a los de los erradicadores”, aseguró
 

La semana pasada la oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) publicó su informe anual sobre la situación de los sembradíos de hoja de coca en el país.

Según el documento Colombia redujo en un 2% la producción, resultado que destacó el presidente Iván Duque durante la presentación del informe.

Sin embargo, Luis Pérez, gobernador de Antioquia, sostuvo en diálogo con EL NUEVO SIGLO que “eso es casi nada. Un resultado completamente insatisfactorio en el país”.

Lea también: Cifras sobre narcocultivos generan debate

Unodc reportó que hasta agosto de este año hubo una reducción de 2.000 hectáreas sembradas, una cifra que para el presidente Duque no es insignificante, pues “veníamos de una tendencia de crecimiento del 30% por año (...). Hoy se quebró ese crecimiento y hubo una reducción leve”, aseguró Duque.

“No recibimos el mensaje con triunfalismos, pero sabemos que vamos por la dirección correcta”, anotó.

Antioquia continúa siendo uno de los terrenos más afectados por la producción. En el informe se destacó que los municipios de “El Tambo-Argelia (Cauca); El Charco, cuenca alta del río Telembí (Nariño), Anchicayá (Valle del Cauca), Tarazá Valdivia (Antioquia) y San Pablo (Bolívar), tienen una concentración que supera los 10 hectáreas por kilómetro cuadrado.

De hecho, el informe señala que “a nivel municipal prevalece también la tendencia a la concentración y estabilización de la coca. Se calcula que el 17% de los municipios de Colombia registraron presencia de cultivos de coca, de los cuales los 10 primeros (Tibú, Norte de Santander; Tumaco, Nariño; Puerto Asís, Putumayo; El Tambo, Cauca; Sardinata, Norte de Santander; El Charco, Nariño; El Tarra, Norte de Santander; Orito, Putumayo; Tarazá, Antioquia, y Barbacoas, Nariño) sumaron el 44% del total de cultivos de coca del país en 2018”.

Fracaso de la erradicación manual

“Nosotros venimos erradicando manualmente, tal como lo han pedido las normas. El año anterior teníamos 13.600 hectáreas. En este año erradicamos 15.000 hectáreas certificadas por las Naciones Unidas buscando cumplir con el proyecto Antioquia libre de coca. Lo que nos muestra este resultado es que todos los modelos que se han hecho sobre la erradicación aquí fracasan. Estamos erradicando y detrás siembran la misma cantidad”, aseguró el gobernador Pérez.

Para el Mandatario seccional, la erradicación se muestra compleja no solo por la resiembra de plantas nuevas, sino porque “la planta, luego de erradicada se deja tirada. Pero cuando el Ejército se va, el campesino sale al día siguiente y vuelve a sembrar las matas que le dejaron. En esencia esta medida no es eficaz. Puede retardar la producción, pero no más”.

El informe además lanza un dato preocupante: “La categoría ‘integración productiva’ se refiere a territorios que están suficientemente cerca de los centros poblados para promover la articulación económica en un marco de legalidad. Esta zona es propicia para la implementación de programas de desarrollo que permitan corregir la presencia de 21.141 hectáreas de coca detectadas en 2018. El 64% de la coca existente en esta categoría está cerca de las siguientes cabeceras municipales: Tibú y Sardinata, en Norte de Santander; Puerto Caicedo, Puerto Asís, Orito, La Hormiga y Puerto Guzmán, en Putumayo; Cáceres en Antioquia; Argelia en Cauca, y Puerto Rico en Meta”.

Helicópteros, ¿la solución?

El gobernador Pérez aseguró que tiene la solución: “Le pediré al presidente Iván Duque que nos permita erradicar con helicópteros de alta precisión permitiéndonos erradicar 300 hectáreas al día. Los costos son inferiores a los de los erradicadores. La aeronave cobra $7.500.000 por hectárea fumigada y se compromete a que no se sale de las áreas sembradas. Esto aparentemente es muy alto, pero el costo de la erradicación manual es de 2.500 hombres que con alimentación sale a $14 millones sin ningún resultado. Por eso voy a pedir al Presidente que para Antioquia cambie la estrategia, no más erradicación manual, busquemos un mecanismo directo”.

“El Gobierno debe elegir el químico, pero debemos fumigar ya. Aquí tenemos guerrilla, pobreza y bandas criminales por culpa de la coca. El 90% de los homicidios que ocurren en nuestro territorio ocurren por la lucha inhumana en la disputa de la economía de la coca”, dijo Pérez.

El Mandatario regional también se refirió al fallo de la Corte Constitucional que dejó en manos del Consejo Nacional de Estupefacientes la decisión de fumigar con glifosato.

“Antioquia es un ejemplo perfecto de la decisión de la Corte que dijo que cuando se han explorado otros caminos se puede usar el glifosato. Antioquia ha erradicado durante cada año más de lo que tiene y nos mantenemos con la misma cantidad de hectáreas. Hemos hecho un esfuerzo sin usar glifosato y no hemos tenido resultados. Por eso pido al Gobierno que nos permita hacer erradicación con ese químico”, expresó.

Pérez aseguró que pese a que se ha comprobado que el uso del glifosato presenta riesgos para la salud, “uno en la vida siempre vive buscando lo menos malo, el glifosato se usa en todas las fincas. Más que eso el país debe despertar, si no paramos la producción de coca no vamos a tener espacio para otras cosas, nosotros producimos el 70% de la coca del mundo eso es una vergüenza para el país, estamos poniendo muertos y sangre desde hace mucho tiempo”.

Por último, el Gobernador reconoció el gran problema que presenta su departamento: “Nosotros demostramos que la erradicación manual no funciona, hoy no solo evoluciona el campesino sino los grandes capos. Ya utilizan biotecnología para sacar muchas plántulas y para sacar más de seis cosechas por cada planta. Los drones solo alcanzan a fumigar 10 o 20 hectáreas al día, los erradicadores manuales mucho menos, con dos helicópteros son 500 hectáreas diarias, una extensión suficiente para refumigar. Para que eso no ocurra los sucesores no pueden olvidar esta experiencia. Nunca hubo alguien que hiciera más por erradicar la coca que este Gobernador”, sostuvo.