Intereses de deuda externa se ‘tragará’ 26% de impuestos

Archivo El Nuevo Siglo

Con una meta establecida de recaudo de impuestos para este año de $196,7 billones, el 26% de los mismos ($51,4 billones) ni siquiera permanecerá mucho en el fisco nacional, ya que se deberá utilizar para pagar los intereses de la deuda externa, la fracción más alta desde 2007.

Esta será precisamente una de las principales tareas del Gobierno en materia financiera y que está en línea con el reto fiscal, que deberá enfrentar condiciones menos holgadas, debido al aumento en las tasas de interés en Estados Unidos y un incremento importante en la prima de riesgo del país.

Esta situación fue uno de los puntos principales que se analizaron en el foro “Retos económicos del nuevo gobierno”, organizado por Corficolombiana, en donde los expertos Kathryn Rooney Vera, Head of Global Macro Research en Bulltick Capital Markets; el ministro de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Ocampo, y José Ignacio López, director de Investigaciones Económicas de Corficolombiana, pusieron sobre la mesa varios temas de la economía global que, sin duda, tienen efectos directos en la economía colombiana.

Señalaron los expertos sobre la deuda que “este mayor costo de financiamiento del Gobierno también se ha venido trasladando a las empresas privadas que enfrentan mayores tasas de interés y un costo esperado del capital mucho más alto”.

Si bien las recientes cifras de recaudo tributario han contribuido a un balance fiscal más favorable, el nuevo Gobierno tendrá el inmenso desafío de acelerar el proceso de convergencia de la deuda pública hacia niveles sostenibles, de acuerdo con las metas establecidas por la Regla Fiscal, financiar los programas de gasto existentes y responder a las expectativas de una red social más amplia, de acuerdo con las promesas de campaña. 

Todo esto en un contexto donde los subsidios de facto del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles están creando una presión fiscal adicional de 3% del PIB por año.



Apuestas de inversión

Este evento contó además con un panel de discusión sobre las apuestas de inversión del sector privado en la actual coyuntura, moderado por María Lorena Gutiérrez, presidente de Corficolombiana, en el que participaron María Fernanda Suárez, Country Manager Accenture; Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia SAC; Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, y Juan Manuel Rojas, presidente de Promigas.

Crecimiento

Según los analistas, el país ha avanzado de manera importante en los últimos trimestres en materia de crecimiento, pero subsisten las brechas sociales y económicas que afectaron a los más vulnerables durante la pandemia.

El primer reto del nuevo Gobierno es precisamente encontrar el balance entre políticas económicas que permitan reducir las brechas existentes, sin poner en riesgo la senda de recuperación económica, la creación de empleo y los incentivos a la inversión privada y el manejo de la política fiscal.

Para sortear los desafíos fiscales y de financiamiento, el Gobierno acaba de radicar ante el Congreso un proyecto de ley de reforma tributaria, que luce aún más retadora teniendo en cuenta que no modifica el IVA ni se amplía la base tributaria de personas naturales, lo cual reduce el espacio fiscal.

Consideran los expertos que el Gobierno tendrá que enfrentar el inmenso reto del abultado déficit externo del país, que poco a poco se ha reducido a pesar de la devaluación del peso colombiano. La nueva administración se ha pronunciado a favor de acelerar la transición energética, pero será un reto lograrlo si el país no transita hacia esquemas más eficientes de consumo de energía y mantiene el desbalance en sus cuentas externas. Estas últimas son altamente dependientes de las divisas que genera el sector de hidrocarburos, y no parece haber una alternativa para reemplazar este sector a corto plazo. 

Al hablar de estos temas, María Lorena Gutiérrez, presidente de Corficolombiana, resaltó “la importancia de trabajar unidos en la consolidación de las reformas que el país requiere, sin polarizar, sin dividir, sino con el ánimo de encontrar consensos y lo mejor para el país. Ayer mismo el presidente Petro se refería a la necesidad de afrontar estas reformas en forma inmediata y constructiva. Estamos listos para trabajar de la mano del nuevo gobierno y del Congreso para que así sea. Y es con ese mismo ánimo que queremos aprovechar este escenario para proponer lo que a nuestro juicio son temas que no dan espera”.