EN LA PRESENTE LEGISLATURA NO HAN RADICADO PROYECTOS CON ESTE FIN
¿Se quedó para el próximo gobierno reforma de las CAR?

Cortesia

Desde hace más de dos décadas y cinco gobiernos se viene hablando de reformar las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR), pues muchas veces se ha puesto en entredicho su gestión a nivel ambiental y también se ha hablado de la necesidad de ajustar su estructura de gobernanza. Sin embargo en todo este tiempo no se les ha tocado un pelo, como se dice popularmente, porque las diferentes iniciativas que se han presentado indefectiblemente se han hundido en el Congreso.

En la presente legislatura no se han radicado hasta el momento proyectos para insistir en la reforma a las CAR por parte del Gobierno nacional ni de los partidos políticos.

Igual sucedió en el pasado periodo entre el 20 de junio de 2020 y el 20 de julio de 2021, cuando el tema de la reforma a las CAR pasó de agache. Es decir que como van las cosas podría darse el caso de que en dos legislaturas seguidas no se hable del tema.

No obstante el partido Cambio Radical está estudiando si presenta un proyecto  sobre el particular en esta última legislatura, como le dijo a EL NUEVO SIGLO el representante a la cámara por el departamento del Atlántico, César Augusto Lorduy,  quien se refirió también al proyecto que esta colectividad presentó en la segunda legislatura, y que terminó hundiéndose en el cuarto y último debate en el Senado.

A propósito cabe mencionar que esta iniciativa es la que ha llegado más lejos en su trámite en el Congreso en las dos últimas décadas.

“Evaluaremos en la bancada si seguimos insistiendo en ese proyecto, ya que los motivos que lo justifican siguen estando presentes”, dijo el parlamentario atlanticense.

Agregó sobre el fallido proyecto de Cambio Radical que “se ahogó el 20 de junio de 2020, por tránsito de legislatura, ya que no le dieron el último debate en Senado”.

Añadió Lorduy que “al proyecto de ley que buscaba la reforma de las Corporaciones Autónomas Regionales le faltaba solo un último debate en la plenaria del Senado para pasar a sanción presidencial y convertirse en ley. Pero se acabó el periodo legislativo sin llegar a esta última discusión y, como muchas otras propuestas de reforma de las CAR, esta también se cayó”.

En los últimos años Cambio Radical ha tomado la bandera en el Congreso sobre la reforma a las CAR, lo que podría explicarse también porque es una de las principales propuestas que hizo Germán Vargas Lleras, referente de esta colectividad, como candidato presidencial en 2018 y como ministro del Interior y vicepresidente en los gobiernos de Juan Manuel Santos.



Paradójicamente en una columna que escribió Vargas Lleras en junio de 2020 manifestó que era preferible que el Senado no aprobara en cuarto debate dicha iniciativa porque en el trámite legislativo del proyecto original “no quedó nada. Se eliminaron todos los criterios de obligatoria observancia para las inversiones y las disposiciones de gestión de riesgo de estas entidades. También se eliminaron los principios de transparencia y acceso a la información, que permitirían luchar contra la corrupción interna”.

Uno de los primeros proyectos que presentó al Congreso la administración Duque fue precisamente  dirigido a la reforma de las CAR, el que fue radicado en noviembre de 2018 por el Ministerio de Ambiente, sin embargo fue acumulado con la señalada iniciativa de Cambio Radical.

Dicho proyecto gubernamental buscaba fortalecer la gobernabilidad, transparencia y gestión de las CAR.

En ese sentido  establecía  las calidades del Director General de cada una de las CAR que operan en las diferentes regiones, su procedimiento de selección determinando que este se llevará a cabo a través de un proceso público abierto; además, entre otros, regulaba la forma de suplir las faltas absolutas y temporales de este.



Su origen

Las CAR fueron creadas por la Constitución del 91 como autoridades ambientales en las diferentes regiones. Sin embargo en todo este tiempo esas entidades han sido puestas en tela de juicio en cuanto a la labor que deben cumplir.

Los principales señalamientos a las 33 CAR que hay en el país es que son usadas como fortines políticos, la gestión en ocasiones no es la mejor en su función como autoridad ambiental,  de planeación ambiental del territorio, la administración, seguimiento, control y vigilancia del uso del ambiente, de los recursos naturales renovables y de los ecosistemas estratégicos. También se han presentado irregularidades en la contratación.

A mediados del 2018 el entonces procurador general, Fernando Carrillo, respaldó la eliminación de las CAR tras considerarlas como “el nido de corrupción más grande que ataca derechos fundamentales en Colombia”.

En tanto que el presidente Duque pidió el año pasado en uno de sus talleres Construyendo País a las CAR que “se conviertan en genuinas autoridades ambientales y no en fortines de la politiquería”.

También el Jefe del Estado en el marco de la cumbre de gobernadores del 2020 dijo que “las Corporaciones Autónomas Regionales tal y como existen, no les responden a los ciudadanos y necesitan una reforma rápida, oportuna y una reforma que las blinde de cualquier injerencia de la politiquería”.

Por su parte el informe que entregó el año pasado el contralor general, Carlos Felipe Córdoba, acerca del Estado de los Recursos Naturales y el Ambiente (2019-2020), indica en las conclusiones que “se sigue observando ineficiencia en la gestión de los recursos puestos a disposición de las CAR para el cumplimiento de sus objetos misionales, tanto en el rubro de ingresos como de gastos. Los ingresos definitivos de las CAR para la vigencia 2019 ascendieron a $3.719.264 millones, no obstante, solamente se apropiaron $3.552.312 millones (95%)”.

Mientras que la Asociación de Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible (Asocars) ha señalado que son las entidades que más logros y acciones ambientales regionales reportan al país, porque son las que implementan las políticas, están y actúan en el territorio.