EEUU acusa a China por suspesión de diálogo sobre clima

Archivo AFP

Estados Unidos considera "irresponsable" que China haya decidido suspender el diálogo con Washington sobre el cambio climático porque "castiga a todo el mundo", informó un portavoz de la Casa Blanca.

"Piensan que nos castigan cerrando este canal" de comunicación pero "en realidad están castigando a todo el mundo porque la crisis climática no conoce límites geográficos ni fronteras", dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional John Kirby.

"Creemos que esto es básicamente irresponsable", añadió.

"El mayor emisor (de gases de efecto invernadero) del mundo ahora se niega a discutir los pasos cruciales necesarios para combatir la crisis climática que afecta a nuestros aliados, desde el aumento de las aguas en las islas del Pacífico hasta los incendios en Europa", dijo. 

"Los chinos pueden hacer mucho para reducir las tensiones, sencillamente deteniendo estos ejercicios militares provocadores y bajando el tono", agregó. 

También aseguró que Estados Unidos seguirá manteniendo contactos militares "al más alto nivel" con China, a pesar de que Pekín haya suspendido varios acuerdos de cooperación, particularmente en este ámbito. 

Desde el jueves China lleva a cabo enormes maniobras militares en torno a Taiwán, las mayores hasta la fecha, en represalia por la reciente visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a la isla.



Y el viernes anunció que suspendía su cooperación con Estados Unidos en cambio climático y defensa. 

Estados Unidos insiste en que no ha cambiado su política respecto a Taiwán. 

Una política que podría resumirse así: respalda militarmente al gobierno autónomo de Taiwán, reconoce la soberanía china y se opone tanto a un intento de independencia total por parte de la isla como a una toma del poder por la fuerza por parte de China.

China considera a la isla como una de sus provincias históricas y, por lo tanto, se opone a cualquier iniciativa que dé legitimidad internacional a las autoridades taiwanesas y a cualquier contacto oficial entre Taiwán y otros países.