LA VUELTA AL RUEDO DE COLOMBIAMODA DESTILA SENSIBILDAD ARTÍSTICA
‘La Esencia’ de capturar la belleza artesanal

Foto cortesía MAZ

CADA PIEZA de la joven y talentosa diseñadora colombiana Manuela Álvarez esconde miles de historias humanas, intervenciones manuales y construcción. Es un proceso mágico al que describe como un ritual de la artesanía: “el arte de vestirse, conectarse energéticamente con el artesano que la hizo y cuidar de esta pieza, de una manera especial, porque sabes que es eterna son parte de este ritual”. Es algo que podría resumirse como un sentimiento asociado al misterio y al vínculo emocional que nos brinda con nuestras raíces.

Por consiguiente, no compras una prenda sino la historia que la envuelve y, de esta forma, apoyas una técnica milenaria para que no se pierda jamás. “Porque estas mujeres más que artesanas son verdaderas artistas que hacen realidad mis sueños”, dijo Álvarez a EL NUEVO SIGLO, en relación a sus creaciones y las manos que les dan vida.

Desde el trabajo con comunidades indígenas y artesanas, ella busca generar un impacto social y sostenible cuidando siempre la trazabilidad en el proceso de producción y apoyando así, a una significativa cantidad de personas, en su mayoría mujeres cabeza de familia. “Quiero que seamos miles de ‘Manuelas’ generándoles empleo para que más personas demanden su producto”, expresó. “En MAZ-Manuela Álvarez somos una plataforma de visibilidad”, insistió, por lo que sus etiquetas lleven ilustrado siempre: quién las hizo, cuánto se demoró y el origen de sus prendas.



 

“Para mí la artesanía es la base de todo. Te representa como persona, país y cultura”, pronunció. Este desarrollo ético y responsable hizo que Arkitect de Moda Éxito pusiera sus ojos en MAZ, una marca independiente y de diseño conceptual, para crear una propuesta de moda semi-artesanal y accesible, en colaboración para Colombiamoda.

“Quise crear una colección que fuera cercana al corazón de todo el mundo en la que muchas mujeres se pudieran sentir identificadas”, explicó, al democratizar su producto creando una versión más clara y concisa que su ropa original. “Cuando desarrollé el concepto para ‘La Esencia’, quería decirle al público: desacelerémonos, volvamos a lo fundamental que en términos textiles y de moda, ¿qué es más esencial que la labor manual?”, explicaba Manuela mientras enseñaba sus diseños que, si bien ostentan un espíritu más simple, enaltecen la artesanía y la excelencia humana.

De esta manera nace ‘La Esencia’ una colección relevante, fácil de usar y atemporal con la que la compradora se pueda sentir bien vestida siempre, “sin tener que complicarse pensando si eso está de moda o no”, manifestó Álvarez, lo cual también hace parte de hacer moda sostenible o ‘slow fashion’ propio de su firma.  

Con el fin de exaltar la labor ancestral, la creativa eligió para esta ocasión dos regiones del país para incorporar diversas inserciones artesanales a sus prendas: una es Valle del Cauca, en Cartago, con la que trabajó la técnica de Pata de Cabra. Y la otra es Boyacá, en Duitama, con la que insertó el macramé. “Pensé que el impacto sería el doble si tomaba a dos grupos artesanos de diferentes regiones del país. En este sentido, impactaríamos doble vez, no solo por la parte manual indígena sino por la artesanía regional”, comentó.

En sintonía con su esencia, estas prendas cargan un valor simbólico pues ejercen de “amuleto de poder y reconciliación femenina”. Según la diseñadora: “Creamos un símbolo que se llama el rombo de vida que significa el útero, elemento esencial y vital para generar vida”. Y, agregó: “Al tener cuatro esquinas se simboliza como los cuatro puntos cardinales que tratan de traer toda esa vitalidad femenina a la tierra”. De este modo, captura con su moda el presente, en el que el macramé es protagonista.

Del otro lado, está la parte de inspiración de la huella, esencia fundamental del ser humano y símbolo de conexión con la tierra y la naturaleza, la cual se materializó con la puntada Pata de Cabra. Si bien, esta onda de simbología también la representó en estampaciones que le dieron “un toque más gráfico, orgánico, etéreo y sublime a las prendas”.

Se trata de piezas representativas que se convierten en un culto para quien las usa, pero a la vez son versátiles, sofisticadas y divertidas. “En términos de forma mantenemos ciertas siluetas características de MAZ, como la camisería influenciada por la indumentaria masculina, vestidos camiseros, enterizos y una cápsula de camisetas de algodón con mensajes”. La colección tiene mucho estilo y es perfecta para el día a día, “hay una parte de ‘bottoms’ que son faldas muy simples y fáciles de combinar con toda la gama de ‘uppers’ para que puedan elegir entre muchos outfits”, manifestó.

Ya que como dice Álvarez, “aunque la mujer Arkitect sea distinta a la de MAZ, tienen unos puntos en común muy grandes, ya que ambas quieren sentirse chic y sofisticadas dentro de su medio, son mujeres profesionales que aprecian el valor diferencial de una prenda. Y, además, les gusta comprar ropa que les haga closet”.



 

 Formato híbrido: lo mejor de dos mundos

Esta pasarela que demuestra el valor de lo tradicional desde una mirada cercana y contemporánea se celebró anoche en formato híbrido en Medellín celebrando -como dijo la diseñadora- lo mejor de los dos mundos: el virtual y el presencial, pues, además del desfile, hubo un ‘fashion film’, dirigido por María Camila Calle, que reveló la majestuosidad y belleza del Nevado del Ruiz en contraste con la colección.

Aun cuando el hecho de volver a formatos en vivo es algo que le entusiasma a Manuela Álvarez: “Si hay un momento que me parece especial, es el momento del desfile propiamente dicho. Es como me imagino el dar a luz…es algo que llevas esperando por mucho tiempo, al que le has dedicado bastantes horas de trabajo y en quince minutos se acaba, pero la satisfacción es total cuando lo ves”. Aunque aseguró que las plataformas virtuales son significativas en este momento para la industria, el hecho de ver las siluetas en movimiento hace que podemos apreciarlas de verdad.

*CEO & Founder CJ Luxury Consulting