Castillo nombra como jefe de gabinete a cuestionado congresista

Foto AFP

El presidente de Perú, el izquierdista Pedro Castillo, juramentó al legislador Guido Bellido como jefe de gabinete, en una ceremonia con dignatarios extranjeros en el sitio de la histórica batalla de Ayacucho de 1824, al día siguiente de su investidura en un clima polarizado.

Castillo inició su mandato de cinco años en medio de la esperanza de millares de compatriotas, pero también inquietud de buena parte de los peruanos que temen un brusco giro hacia el socialismo tras décadas de políticas liberales.

En el sitio de la batalla se congregaron miles de lugareños, que presenciaron la juramentación de Bellido, un ingeniero electrónico de 41 años, sin experiencia en cargos públicos y de orígenes campesinos como Castillo.

Medios peruanos indicaron que la Fiscalía había investigado a Bellido por presunta "apología al terrorismo", por declaraciones en una entrevista en abril, antes de que asumiera su banca en el Congreso, que le otorga inmunidad.

La designación de Bellido "es un mensaje que polariza", reaccionó el legislador de derecha radical Alejandro Cavero, en declaraciones a la radio limeña RPP.

Bellido debe comparecer antes de un mes ante el Congreso para pedir un voto de confianza al nuevo gabinete. Si es rechazado, Castillo deberá nombrar a otro primer ministro y reorganizar el gabinete.

En su investidura, Castillo anunció que enviará al Congreso un proyecto para reformar la Constitución, que privilegia el liberalismo económico y fue promulgada en 1993 por el presidente Alberto Fujimori, el encarcelado padre de su rival en el balotaje del pasado 6 de junio, Keiko Fujimori.

"Insistiremos en esta propuesta, pero dentro del marco legal que la Constitución proporciona. Tendremos que conciliar posiciones con el Congreso", indicó Castillo, cuyo partido Perú Libre tiene solo 37 de los 130 escaños. La segunda bancada es Fuerza Popular, con 24.

La propuesta de reconvertir el Palacio de Pizarro en un museo también generó polémica y el analista Hugo Otero dijo a la AFP que "transformarlo en museo va a requerir una fortuna".

Castillo y varios dignatarios extranjeros participaron en la ceremonia en la Pampa de la Quinua, escenario de la batalla de Ayacucho del 9 de diciembre de 1824, que selló la independencia de Perú y del resto de la América española.

El sitio de la batalla está situado a 3.400 metros sobre el nivel del mar y un obelisco de mármol conmemora la victoria patriota.

Horas después de la juramentación de Castillo llegó a Lima el canciller del gobierno venezolano de Nicolás Maduro, Jorge Arreaza, cuya visita marca un giro en la política exterior de Perú, que en 2019 reconoció al opositor Juan Guaidó como gobernante interino venezolano, igual que otros 60 países.

Arreaza estuvo presente en la ceremonia en Ayacucho, donde Castillo convocó a las autoridades nacionales y locales a que "se pongan a trabajar por el Perú".