COLOMBIAMODA Y COLOMBIATEX DE LAS AMÉRICAS, DESDE HOY Y HASTA EL JUEVES
La moda va más allá de la ropa: Beatriz Camacho

Cortesía

Por Catalina Jaramillo Uribe*
Colaboradora de EL NUEVO SIGLO

 

Es un deleite sentarse a conversar con un diseñador momentos previos a su pasarela. La adrenalina, el amor y la pasión por lo que hacen están a flor de piel, sumado al cansancio que conlleva tantos meses de preparación para condensar en veinte minutos todo su proceso creativo.

EL NUEVO SIGLO entrevistó a Beatriz Camacho, la cabeza detrás de esta prestigiosa marca colombiana, encargada de abrir esta edición de Colombiamoda con la colección Resort 23, propuesta que retorna a la autenticidad y promueve la liberación de la mujer.

EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo fue el lugar donde creció?

BEATRIZ CAMACHO: Crecí en una Cartagena tranquila, que nos despertaba a mi familia y a mí con olas del mar y pajaritos, con cantos de mujeres vendiendo frutas en la calle; una Cartagena colorida, donde se disfrutaba del “slow living” y una libertad auténtica.

ENS: ¿Cómo se despertó su pasión por el diseño?

BC: Desde pequeña siempre fui muy curiosa y me llamaban mucho la atención los colores, las texturas y las formas de la naturaleza. Una amiga de mi mamá tenía una tienda de telas y, en ese momento, comencé a aprender más sobre técnica. Esto último, sumado a mi relación con el mar, estimuló mucho más mi curiosidad y mi intención creativa.

ENS: ¿Quién la inspiró en su relación con la moda?

BC: Más que quién, ha sido una mezcla de entender que la moda va más allá de la ropa. Mi inspiración puedo decir que son las personas que están detrás de cada diseño y confección, sus historias y sueños. Así como las mujeres que usan nuestros vestidos. Saber qué hay detrás de cada prenda, pero sobre todo quién. También, como decía, la naturaleza y el mar siempre han tenido un protagonismo importante en mi proceso creativo.

ENS: ¿Qué mujer hay detrás de la imagen de la diseñadora Beatriz Camacho?

BC: Soy una mujer tranquila, callada y observadora. Más bien, “relajada”, como diríamos en la costa. Añoro las épocas en las que no existían tantas distracciones de lo auténtico y de lo que verdaderamente importa: la libertad de ser quien uno quiere ser y de disfrutarlo con la familia y amigos. Disfruto tomarme un vino en el atardecer y vivir sin afán. Disfruto de mi familia, pero también de la soledad; de estar en paz conmigo misma.

ENS: ¿Cuáles son las principales características de la colección?

BC: Para esta colección, mantuve mi conexión con la fuerza de la vida: las personas, la naturaleza, los ecosistemas, su fragilidad y exuberancia. Una alusión a cuando el agua recorre la tierra y el viento se entrelaza con el fuego. Combinamos una paleta de colores entre variedades de azules, verdes profundos, vinos y otros tonos tierra. Intentamos darle vida a través de los estampados a poemas y fragmentos de historias antiguas.


Le puede interesar: Colombiamoda le apuesta a sostenibilidad y conciencia ambiental


ENS: ¿Cuáles son los materiales y texturas protagonistas de la propuesta?

BC: Siempre nos hemos mantenido fieles al uso de textiles naturales que se sientan como una segunda piel, que sean tan frágiles y orgánicos como etéreos. En esta pasarela habrá muchos algodones, linos y sedas. Son diseños contemporáneos pero atemporales, creados para tener una larga vida larga pero que, al llegar a su fin, sean armónicos con la naturaleza, evitando así cicatrices de una industria que se ha vuelto, en muchas ocasiones, nociva y apática.

ENS: ¿Cuáles son las piezas más representativas?

BC: Esta colección tiene muchos flecos, que son una insignia de Beatriz Camacho. Hemos sacado flecos tie dye, estampados y en degradé. El movimiento de los colores, mientras las mujeres caminan o bailan, representa precisamente esa sensación etérea del agua, cuando el sol va bajando y sus colores van variando. Los estampados y las asimetrías también se traducen en piezas representativas.

ENS: ¿Qué energía vamos a vivir en la pasarela de apertura?

BC: Será una energía muy poderosa por el mensaje de esta pasarela. Es una invitación a celebrar la vida, las historias y los sueños que permiten segundas oportunidades como las de las mujeres excombatientes que decidieron cambiar las armas por máquinas de coser; y de las mujeres que han sobrevivido a la violencia y hoy son ejemplos para otras. Todo esto lo lograremos gracias a nuestros aliados, Avon y Avon, Fundación para Las Mujeres.

ENS: ¿Cómo logró llegar a grandes retailers internacionales de lujo, como Saks?

BC: Manteniéndonos fiel a nuestro ADN y principios. Entendiendo el lugar y lo que aportamos a un mercado internacional que ya tiene muchos diseñadores latinos y colombianos, porque aquí hay muchísimos diseñadores talentosos. Hay que ser estratégicos para determinar dónde y cómo entrar. Entrar a Saks ha sido un paso importante y estamos ilusionados por seguir consolidando oportunidades,
creciendo y construyendo.

ENS: ¿Cómo se mantiene una marca de moda a lo largo del tiempo?

BC: Siendo fiel a su historia. Teniendo valores claros e inquebrantables. Tratando de evitar las tendencias rápidas, para poder ofrecer prendas que sean “timeless”, en términos de estilo y de calidad. Trabajando muy duro, concentrada en el legado que se busca dejar. Considero que el verdadero éxito es qué tanto impactamos positivamente a quienes nos rodean.

ENS: ¿Cómo le gustaría que se recuerde su marca?

BC: Una marca que celebra los diferentes tipos de feminidad, que busca ser sofisticada pero sin pretensiones. Que se inspira en la poesía de la naturaleza para respetar y cuidarla. Que tiene una responsabilidad social intrínseca.

*CEO & Founder de CJ Luxury Consulting