198 años de la Batalla Naval del Lago de Maracaibo

cortesía

Colombia está preparada para enfrentar las amenazas internas y externas gracias al “muy alto nivel” de entrenamiento de sus Fuerzas Militares y en especial de su Marina de Guerra que cuenta con reputación, posicionamiento regional, medios tecnológicos y la actualización constante de sus medios navales y fluviales.

El pronunciamiento fue hecho por el comandante de la Armada Nacional, almirante Gabriel Alfonso Pérez Garcés, al celebrarse este sábado, 24 de julio, los 198 años de la Batalla Naval del Lago de Maracaibo, que marcó la independencia del país y el nacimiento de nuestra gloriosa Armada Nacional de la República de Colombia.

El alto oficial señaló que la fuerza naval contribuye a garantizar la independencia de la nación, la integridad territorial y las instituciones en las zonas marítimas en el Pacífico y el Caribe, zonas fluviales del interior del país y algunas áreas terrestres de su responsabilidad.

“Claro que sí, ese es nuestro objetivo. Tenemos un muy alto nivel de entrenamiento, nuestra Marina es una Marina der Guerra con reputación, con posicionamiento regional muy significativo, contamos con la actualización constante de nuestros medios navales y fluviales, submarinos y de aviación naval, además de la tecnología de punta. Obviamente ningún país espera tener que llegar al uso de sus capacidades de combate, por supuesto que no”, precisó el almirante Pérez Garcés.

El oficial insistió en que “jamás se puede menospreciar esa posibilidad de algún día entrar en el marco de una crisis bilateral o multilateral o una condición de conflicto, inclusive hasta una condición de guerra. No se puede nunca menospreciar, sea cuando se afecten los intereses propios de un Estado, cuando la soberanía y la supervivencia de un país se vea afectada o amenazada o cuando sea necesario de hacer parte de coaliciones o de apoyo a terceros países que estén pasando por condiciones críticas”.

Sin embargo, aseguró que “más allá de la condición de una fuerza naval suficiente para enfrentar un conflicto en cualquiera de los niveles que se considere, es importante también tener una Armada Nacional que sea suficiente para apoyar de manera social también a sus conciudadanos. No es solamente tener una fuerza naval para enfrentar potenciales enemigos sino también tener una capacidad suficiente para apoyar a su población en situaciones de crisis  como por ejemplo las que se generan a partir de desastres naturales o condiciones adversas de medio ambiente”, aseguró.

Precisó que “es necesario que las marinas y las Fuerzas Militares cuenten con capacidades de forma tal que sean utilizables para situaciones de conflicto,  o que sean también útiles para situaciones de emergencia frente a diferentes circunstancias que se presentan. Por ejemplo en Colombia esta es una amenaza y una tarea fundamental que cumple la fuerza pública  de manera recurrente”.

Un país de dos mares

Explicó que “Colombia es un país privilegiado por sus dos océanos y que cuenta con nueve fronteras marítimas que generan grandes responsabilidades y retos a nivel nacional e internacional y debe garantizar que el turismo, el comercio exterior y la pesca, sean seguros gracias a su poder naval.

Pérez Garcés explicó que el turismo mueve el 3.7% del PIB sobre todo aquel que está asociado con cruceros o con actividad turística relacionada con los entornos marítimos. “Colombia mueve anualmente 600 mil visitantes por estos espacios, hablando antes de la pandemia del Covid19. Son más o menos 66 millones de dólares que el sector mueve por vía marítima”.

En cuanto al comercio exterior, el oficial dijo que “el indicador de mayor nivel que nosotros tenemos en Colombia es el comercio exterior que se moviliza por las vías marítimas de nuestro país, por ambos océanos. En este sentido, el 32% del Producto Interno Bruto utiliza las rutas marítimas. En materia de importaciones recibimos 52 mil millones de dólares y es clara la importancia de dos de los socios comerciales, Estados Unidos y China con porcentajes muy significativos y en materia de exportaciones  más de 39.502 millones de dólares”.

Insistió que en materia de pesca se registra un 0.2% del PIB asociado a la pesca industrial, artesanal y en general a la explotación pesquera que se realiza en nuestros espacios marítimos  con algo más de 60.328 toneladas. Es un número significativo de producción pesquera con una flota moderada de 1.174 embarcaciones no solamente con bandera colombiana sino otras que pescan con patente colombiana que generan más de 430 mil empleos.

El jefe militar señaló que “en el desarrollo de nuestras capacidades tenemos unos planes, unas guías y lineamientos muy claros y específicos que cada uno de los comandantes cuando llegan a esta alta posición debemos y estamos obligados a cumplir y desarrollar para que la Armada Nacional tenga proyección ajustada a las ambiciones, a la visión y al cumplimiento de la misión”.

“Quiero hacer mención al buque oceanográfico 2022 debido a que es un desarrollo de la industria naval colombiana a través del astillero de Cotecmar, es el buque más grande que será construido hasta el día que lo terminemos en el país, cercano o algo más a las tres mil toneladas de desplazamiento. Este proyecto cuenta con algo más de un año de desarrollo   y esperamos ponerlo en el agua el 24 de julio de 2022, precisamente, en  el día de la Armada Nacional. Vamos en tiempos y en términos y creo que es un reto nacional importantísimo”, indicó.

Apoyo interinstitucional

De otro lado, insistió que “La Armada además del trabajo de mantener la soberanía  nacional y el cumplimiento de la Constitución y la Ley, cuenta con otros retos muy asociados al trabajo conjunto y coordinado con la Fiscalía, con el Ejército, la Fuerza Aérea Colombia y la Policía Nacional, enfocados en la garantía de la Seguridad  y la convivencia ciudadana y la lucha frontal contra todos esos factores que generan inseguridad y que afectan el normal desarrollo y convivencia de los colombianos”.

El almirante Pérez Garcés en diálogo con El Nuevo Siglo afirmó que la fuerza naval también ataca todos los delitos o las intenciones delincuenciales que pretendan utilizar los espacios marítimos y fluviales como el contrabando, el tráfico, de armas, el tráfico de personas, la piratería y el narcotráfico, entre otros delitos transnacionales.

“En la lucha contra el narcotráfico la Armada cumple un trabajo fundamental y los números son significativos: en el último año logramos incautar cerca de 184 toneladas de clorhidrato, de cocaína. En el 2020, año en que el  país logró la mayor incautación de droga, más de 500 toneladas, de ellas cerca de 300 toneladas fueron el aporte y participación de la Armada  en los temas de interdicción. También hemos participado en la destrucción de 313 laboratorios y la inmovilización de 18 semisumergibles; la incautación de 130 mil galones de precursores químicos y 423 toneladas de sólidos”.

Agregó  el comandante de la Armada Nacional, almirante Gabriel Alfonso Pérez Garcés, que “el mensaje para los hombres y mujeres al cumplir 198 años la Batalla Naval del Lago de Maracaibo, es ratificar el compromiso de esta noble institución y decidida en el cumplimiento del deber, su deber constitucional en apoyo y aporte significativo al desarrollo del país. También la participación directa frente a las necesidades de nuestra sociedad, atendiendo desastres donde es necesaria nuestra participación y aporte como un elemento fundamental en el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo  de Desastres. En fin, un mensaje de compromiso absoluto  con nuestro país, con el pueblo colombiano, con el gobierno, con todas las entidades que trabajamos de alguna manera para generar condiciones  seguras para el desarrollo y crecimiento del país”.