Avanza recuperación hidráulica en Laguna de Fúquene

Foto CAR

A 130 kilómetros al norte de Bogotá y sobre los 2.430 msnm, se encuentra la Laguna de Fúquene, ubicada en la cuenca de los Ríos Ubaté y Suárez, entre los departamentos de Cundinamarca y Boyacá. Forma parte del complejo de humedales denominado Fúquene - Cucunubá y Palacio y en extensión es la segunda más grande de Colombia y sobresaliente de tierras altas del norte de los Andes.

Con el propósito de permitir el flujo y almacenar agua para las nuevas generaciones, la CAR Cundinamarca ha venido ejecutando actividades con maquinaria pesada de su propiedad para la recuperación de tierras que originalmente eran parte de la Laguna y de su zona inundable, y realizando la limpieza y extracción de sedimento y maleza acuática mediante el proyecto de recuperación hidráulica de la Laguna de Fúquene y de la conservación de la sección transversal de los cuerpos hídricos que hacen parte del Sistema Hidráulico entre las cuencas de los Ríos Suárez y Ubaté.

Dentro de las actividades de recuperación hidráulica se ejecuta el dragado con maquinaria de alto rendimiento, la Ellicott Xieguazinza adquirida por la CAR en 2018, que profundiza hasta 5m en un ancho de 40m; solamente en 2020, el polígono de intervención ha avanzado 1217m de longitud, extrayendo 246.680m3 de sedimentos de la Laguna de Fúquene.

El resultado del dragado es un material agua-lodo que se dispone en sedimentadores construidos, por la misma entidad ambiental, en los predios perimetrales de la laguna que son entregados, en calidad de préstamo, por sus propietarios.

Así mismo, en la recuperación de espejo de agua en el frente de Guatancuy, extrayendo material vegetal acuático y junco, se han retirado 8117m3.

Por otro lado, la CAR administra el Sistema Hidráulico de Manejo Ambiental y Control de Inundaciones de Fúquene - Cucunubá, operando una serie de compuertas para regular los niveles de los canales y así, disponer del recurso hídrico y, en épocas invernales, colectar las aguas de exceso para mitigar los efectos nocivos derivados de las crecientes súbitas y, al mismo tiempo, conservar hidratados los ecosistemas lagunares presentes, que, mediante un flujo constante de las aguas posibilitan el mantenimiento de la biodiversidad de los humedales, hábitat de varias especies migratorias y endémicas.

Con estas actividades la entidad busca, entre otras, la provisión de agua para el consumo humano de 105000 habitantes rurales y 76.000 habitantes urbanos de los municipios que se abastecen de la Laguna, regular los flujos superficiales y subsuperficiales del área de influencia, extraer materiales vegetales para la elaboración de Artesanías por parte de los habitantes del sector y que se realicen actividades eco sostenibles y de bajo impacto ambiental.