Permitir moto-parrillero en Cali, un debate que rueda

Foto Montaje El Nuevo Siglo

Esta semana se levantó en Cali la restricción que imperó durante décadas a la circulación de parrilleros en las motocicletas.

Ante las muchas críticas por la medida, el alcalde Maurice Armitage manifestó que “si ser populista es trabajar por la comunidad, pues que me llamen populista”, al considerar que la prohibición estaba afectando a los estratos 1, 2, 3 y 4 que son las personas con mayor necesidad en términos de movilidad.

“Hay unos sectores que la rechazan y entiendo que son los sectores de los estratos 5 y 6, quienes se sienten nerviosos. Y deben estar tranquilos, porque de acuerdo a los datos que tenemos el decreto no ayudaba a minimizar la inseguridad”, añadió.

Efectivamente, según el subsecretario de Seguridad, Pablo Uribe, “existe una razón muchísimo más profunda para tomar esta decisión y es que la libertad de las personas no debe ser excesivamente coartada en virtud de la seguridad”, anotando que “la seguridad debe estar al servicio de la libertad y no al contrario”.

Sin embargo, el candidato a la Alcaldía de Cali por el movimiento Colombia Justa Libres, Danis Rentería, dijo que no podía creer que la administración municipal quiera levantar la restricción del parrillero hombre, a sabiendas que la inseguridad en la capital del Valle del Cauca campea a su antojo y la mayoría de los crímenes sicariales se cometen en moto.

Para él, el decreto que da pie a esta medida debe prorrogarse y hacer parte de una política de seguridad inteligente que proteja a los ciudadanos de bien de la ola de violencia que azota a la ciudad, agregó Rentería, quien aseguró que en lo que va corrido del año hubo en Cali 531 homicidios y 12.240 casos de hurto, lo que es alarmante para una ciudad que merece cerrar las puertas a la delincuencia en vez de abrirlas.

“Definitivamente esta decisión va en contravía a la realidad que afronta Cali en cuanto a inseguridad y me opondré a que tal decisión errada se lleve a cabo por que sería generar miedo, intranquilidad y pánico a la gente, además de facilitar acciones delincuenciales”, concluyó.