En cuatro años, 618 personas dejaron la indigencia

Foto cortesía

7.169 habitantes de calle han sido atendidos por el Distrito y durante la actual Administración de Enrique Peñalosa, 2.323 personas que han hecho de las calles su domicilio permanente, han desarrollado procesos para mejorar sus vidas, logrando que 618 se alejaran de manera definitiva de las calles de la ciudad.

Este balance es resultado de una estrategia que ha llevado a cabo la Secretaría de Integración Social, a través de los programas, ‘Educación en Calle’ y ‘Ángeles Azules’, que durante esta semana se ha enfocado en prestar atención a los barrios que están siendo más afectados por la zona del Canal Comuneros.

A este respecto varios concejales, entre los que se encuentra Jorge Durán Silva (Partido Liberal), han denunciado que para los residentes de esta zona, con la que colindan por lo menos siete barrios de la localidad, es imposible caminar por las calles de su barrio precisamente por el exceso de habitantes de calle que hay, los cuales han vandalizado el espacio público y han deteriorado las condiciones de seguridad de la zona.

El subdirector para la adultez de la Secretaría de Integración Social, Daniel Mora, señaló que cuando los ciudadanos le dan una moneda o un tinto al habitante de calle, están reforzando esta problemática social. “El alcalde Enrique Peñalosa y la secretaria de Integración Social, Gladys Sanmiguel, nos dicen que tenemos que fortalecer la conversación y el diálogo con esta comunidad. Cuando no les decimos que existen diferentes unidades operativas que atienden al habitante y que hay hogares de paso, hacemos que su presencia se mantenga en Bogotá”, puntualizó el funcionario.

Además de atender a los ciudadanos que no asisten a los hogares de paso que el distrito ha destinado para ellos, estos programas activan rutas de atención y adelantan acciones pedagógicas y diálogos comunitarios que invitan a la ciudadanía a entender más sobre el fenómeno de habitabilidad en calle.

Entre enero y junio de 2019, a través de la implementación de la estrategia de prevención del fenómeno de habitabilidad en calle en la diferentes localidades del distrito, 7.620 personas participaron en los talleres de ampliación de capacidades para la prevención en los que se abordaron temas como: el Fenómeno de habitabilidad en calle, consumo de sustancias psicoactivas y violencia intrafamiliar.

“Durante las 24 horas del día, los siete días de la semana, el equipo de ‘Ángeles Azules’ adelanta búsqueda y oferta de servicios a los habitantes de calle en diferentes sectores en donde esta población es más evidente. Esto está ligado a la presencia del comercio, del reciclaje y de los lugares de consumo de sustancias psicoactivas”, señaló la Secretaría.

Por último, gracias al apoyo de organizaciones privadas, la semana pasada se adelantó en el sector de la plazoleta del barrio San Bernardo, una jornada de desarrollo personal dirigida a más de 350 habitantes de calle, quienes acudieron al llamado del Distrito y recibieron servicios de autocuidado personal con baños y duchas móviles; acompañamiento en salud; peluquería: atención a mascotas de compañía como perros y gatos, y entrega de alimentos y algunos servicios adicionales por parte de las organizaciones privadas.

Esta no es la primera vez que el Canal Comuneros ha tenido que ser recuperado. Durante los últimos cuatro años el distrito ha buscado mitigar los problemas de este espacio público, y de prestar los servicios de Integración Social a los habitantes de calle que se ubican en esta zona.