C. Estado sí ha podido llenar sus vacantes de forma expedita

Archivo

La otra cara de la moneda es la Corte Suprema que tiene 5 plazas sin ocupar

 

A diferencia de la Corte Suprema de Justicia que en la actualidad presenta cinco vacantes de magistrados sin llenar, en el Consejo de Estado apenas hay una que surgió el pasado 6 de junio a raíz de que el jurista Alberto Yepes finalizó su periodo de ocho años en la Sección Quinta.

En diciembre pasado el Consejo de Estado eligió de listados que le envió el Consejo Superior de la Judicatura luego de una convocatoria, tres magistrados para la Sección Tercera. En tanto que en febrero de este año la Sala Plena del alto Tribunal eligió una magistrada para la Sección Primera.

En la Sección Primera quedó la magistrada Nubia Margot Peña; mientras que para la Sección Tercera fueron elegidos los juristas Martín Bermúdez, Alberto Montaña Plaza y Nicolás Yepes Corrales.

Este hecho adquiere relevancia por las dificultades que ha tenido la Corte Suprema de Justicia en su función electoral para llenar las vacantes que se producen debido a la finalización del periodo de sus magistrados o por renuncia, que tiene en este momento andando despacio el proceso para que elija Fiscal General de la Nación, tras la renuncia en mayo pasado al cargo por parte de Néstor Humberto Martínez.

Desde hace años que la Corte Suprema ha tenido tropiezos para cumplir la función electoral que le fijó la Constitución a los altos tribunales, pues se le ha dificultado en las votaciones alcanzar las dos tercera partes, 16 votos, entre los 23 magistrados que la componen, en decisiones que tienen que ver con la escogencia de sus nuevos integrantes, al igual que para elegir Fiscal General o presentar ternas para togados en la Corte Constitucional.

En su sala plena del pasado 6 de junio la Corte Suprema de Justicia eligió al jurista Misael Fernando Rodríguez Castellanos como sexto integrante de la Sala Especial de Instrucción de la Sala Penal, al tiempo que designó en provisionalidad a Jaime Humberto Moreno Acero para reemplazar al suspendido magistrado Gustavo Enrique Malo Fernández, quien afronta un proceso penal señalado de que presuntamente participó en hechos de corrupción.

Con la elección de Moreno Acero los magistrados actuantes en la Corte Suprema llegan apenas a 18 de los 23 que la componen, pues en el caso de Rodríguez Castellanos no entra en esas cuentas pues no participa en sala plena así como los otros ocho togados que hacen parte de las nuevas salas especiales de Instrucción y Primera Instancia, las cuales funcionan desde el año pasado producto del Acto Legislativo 1 del 18 de enero de 2018 con el fin de establecer la doble instancia para los aforados en este alto Tribunal.

Las vacantes por llenar en este momento en la Corte Suprema son en la Sala Penal para reemplazar a Fernando Castro y a José Luis Barceló; en tanto que en la Laboral a Luis Gabriel Miranda y Mauricio Burgos.

A las que se suma una en la Sala de Casación Civil a raíz de la renuncia de la magistrada Margarita Cabello Blanco, quien fue designada hace algunas semanas por el presidente Duque como ministra de Justicia, en lugar de Gloria María Borrero, quien renunció.

El pasado 4 de junio, el presidente Duque dijo sobre la terna para elección del Fiscal General que tiene que presentar a la Corte Suprema, “voy esperar esta semana y quizá la otra mientras se surte ese proceso de elección de magistrados y le presentaré al país una terna de personas honorables, preparadas, con patriotismo y con independencia”.

No obstante, la Corte Suprema está a la espera de su próxima sala plena este jueves para votar nuevamente e intentar llenar sus vacantes; en tanto que el presidente Duque no ha iniciado el proceso para integrar la terna de Fiscal, que arranca con una convocatoria pública.

Fórmula del Consejo

Mientras que la Corte Suprema en sus votaciones establece la mayoría sobre los 23 magistrados que la componen, así no esté completa, el Consejo de Estado por una reforma del reglamento en mayo de 2015 estableció que para la elección será necesario que la persona alcance una votación  equivalente a las dos terceras partes de los magistrados que en este momento haya en funciones.