Alex Saab y Álvaro Pulido, en la lista Clinton

Cortesía

Dos empresarios colombianos, Alex Saab y Álvaro Pulido, fueron acusados este jueves en Estados Unidos de lavar unos 350 millones de dólares a través de un supuesto fraude aprovechando el tipo de cambio controlado por el gobierno de Venezuela, informó el Departamento de Justicia.

Saab y Pulido, sancionados más temprano por el Tesoro estadounidense por orquestar "una red de corrupción" en el programa CLAP de subsidios alimentarios del gobierno venezolano, fueron imputados cada uno en una acusación de ocho cargos: uno de conspiración para cometer lavado de dinero y siete de lavado de dinero.

Según la acusación formal, desde noviembre de 2011 y hasta al menos septiembre de 2015, Saab y Pulido se confabularon con otros colombianos en Miami para lavar el producto de un esquema de soborno ilegal, transfiriendo unos 350 millones de dólares fuera de Venezuela, hacia o a través de Estados Unidos, a cuentas en el extranjero que poseían o controlaban.

Ambos empresarios fueron contratados por el gobierno venezolano en noviembre de 2011 para construir viviendas para personas de bajos ingresos.

Supuestamente se beneficiaron entonces del tipo de cambio oficial, que les permitía comprar dólares estadounidenses a una tasa favorable, al presentar documentos de importación falsos para materiales que nunca llegaron a Venezuela y sobornar a funcionarios del gobierno venezolano para que los aprobaran. 

La acusación alega que este esquema violó la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA en inglés), una norma estadounidense con disposiciones anti-soborno, con delitos en contra Venezuela.

Saab, de 47 años, y Pulido, de 55, enfrentan penas de hasta 20 años de prisión por los cargos imputados. 

Este jueves, el Departamento del Tesoro dijo que Saab se aprovechó desde 2016 de contratos sobrevalorados vinculados al plan de ayuda alimentaria de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) venezolanos, en una confabulación que incluye a los tres hijastros del presidente venezolano Nicolás Maduro, así como a 13 compañías en varios países y operaciones ilegales en el sector del oro en Venezuela.

Pulido, antes conocido como Germán Rubio, también fue incluido en esa lista negra.