Alerta sobre posible trashumancia en 17 municipios

Archivo
Meta, Cesar, Atlántico y Norte de Santander con aumento sospechoso en inscripción de cédulas: MOE
__________________________

En su séptimo informe de la inscripción de cédulas, la Misión de Observación Electoral (MOE) alertó sobre importantes aumentos en la inscripción de cédulas en 17 municipios del país.

Estos municipios son Puerto Gaitán, Cabuyaro, Castilla la Nueva, Restrepo y Barranca de Upía en el Meta; la Jagua de Ibirico (Cesar); Puerto Colombia (Atlántico); Paime (Cundinamarca); Sabaneta (Antioquia); Inírida, (Guanía); Los Patios (Norte de Santander) que han tenido fuertes incrementos en los últimos tres meses. La MOE señaló que en estos municipios se han concentrado en el pasado sus alertas por riesgo de trashumancia y, además, hacen parte de los que cuentan con más censo electoral que poblacional.

A nivel departamental, la MOE destacó que las regiones que tienen más casos por inscripción de cédulas son Meta, la mayor tasa a nivel nacional con 77,3 inscritos por cada mil habitantes (más del doble del nivel nacional). En segundo y tercer lugar, se encuentra Cesar y Atlántico con una tasa de 60,2 y en cuarto lugar está Norte de Santander con 57,9 inscritos por cada mil habitantes.

En el informe, la organización manifiesta que existe el riesgo de una trashumancia histórica en el país debido a que, tras procesos electorales de 2018, según las cifras oficiales, actualmente 142 municipios del país tienen más censo electoral que población.

En el informe se presentaron los datos al finalizar la semana de inscripción de cédulas en puestos de votación, que se llevó a cabo del 8 al 14 de julio. Al 7 de julio se reportaban 999.441 inscritos desde el 27 de octubre de 2018. Tras esta semana, se llegó a un total de 2.252.218 ciudadanos, con lo cual la tasa promedio nacional de inscripción de cédulas es de 39,9 inscritos por cada mil habitantes. En promedio, durante en la semana de inscripción en puesto se inscribieron día a día 178.968 personas en todo el territorio nacional. Es decir, que solo durante esta semana se inscribió el 55,6% del total de inscritos de todo el periodo.

La MOE también alertó sobre otros 16 municipios con atipicidades en su inscripción de cédulas. Estos son Betulia (Santander); Villa del Rosario (Norte de Santander); Becerril (Cesar); Palmar de Varela (Atlántico); Taraira (Vaupés); Zetaquira (Boyacá); Arroyohondo (Bolívar); Vianí (Cundinamarca); Guavatá (Santander); Guamal (Meta); Tocancipá (Cundinamarca); Topaipí (Cundinamarca); Jerusalén (Cundinamarca); Briceño (Boyacá); Nariño (Cundinamarca); El Colegio (Cundinamarca).

En un informe presentado por la Dirección de Censo Electoral de la Registraduría Nacional, el pasado 27 de junio, la entidad señaló que, de los 884.018 inscritos registrados al 18 de junio del presente año, 282.100 (el 31,9%) podrían no residir en los municipios en donde se inscribieron para votar. La Registraduría hace esta afirmación con sustento en el cruce de bases de datos de inscritos frente a los registros de la Adres (del Ministerio de Salud), Sisben (del Departamento Nacional de Planeación) y de Anspe (del Departamento Administrativo para la Prosperidad Social) entregados por las respectivas entidades con corte a febrero de 2019.

Desde 2015 la MOE ha realizado un monitoreo en tiempo real, publicado en informes mensuales, analizando el comportamiento de la inscripción de cédulas en cada municipio del país, generando alertas tempranas sobre los lugares en los que los datos y los cálculos de la MOE señalan posible riesgo de fraude en inscripción de cédulas, es decir, el fenómeno conocido como “trasteo de votos” o “trashumancia electoral”.

Este monitoreo ha sido posible gracias al acceso brindado por parte de la Registraduría Nacional del Estado Civil (RNEC) a las plataformas electrónicas que muestran, con actualización constante, los datos sobre la inscripción de cédulas para cada puesto de votación del país. Así mismo, los informes de la MOE han motivado actuaciones tanto del Gobierno como de la Organización Electoral y los entes de control para reaccionar ante el riesgo de trashumancia electoral.