PROYECTO FAENZA EN AURORA
'Exploraciones': visión del arte emergente nacional

Foto cortesía Galería Aurora
La galería inaugura este miércoles esta exposición con las obras de 16 participantes de los talleres del antiguo edificio Faenza de la calle 22

______________

CON EL fin de crear una interacción entre el espacio expositivo de la galería y los artistas que trabajan en el edificio Faenza, la directora de Aurora, Andrea Walker, invitó a 16 artistas nacionales para mostrar sus últimos trabajos que van desde del dibujo, la pintura, la escultura y las instalaciones, una variada muestra que representa las diferentes tendencias que hoy se dan en el arte nacional emergente.

Artistas de la talla de Otoniel Borda, Jorge Magyaroff, William Bahos, Vicenta Gómez, Marcello Castellani, Mauricio Combariza, Fernando Cuevas, Estey Ducuara, Angélica Chavarro, Fredy Forero, Sonia Gaitán, Nardy Getiva, Leonardo Guayan, Paul Guerrero, Edgar Jiménez y Evelyn Tovar, participarán en la muestra que se inaugurará este miércoles, en la carrera 27 No. 84-41 a las 6:00 p.m.

Vale la pena destacar el esfuerzo colectivo entre los artistas del proyecto Faenza y la galería Aurora – espacio para el arte y el diseño, para que el público en general pueda apreciar las obras en un espacio expositivo y generar un contacto directo con los creadores.

Aurora es una galería ubicada en el céntrico barrio Polo Club, que tiene como propósito fomentar el arte contemporáneo y acercar a nuevos públicos e integrarlos a la dinámica del mercado del arte, aprovechando así mismo la activa dinámica de la localidad.

Entre otras muchas obras de “Exploraciones” se cuenta con las trabajos de Otoniel Borda que cuyo “proceso artístico vincula a las diversas técnicas plásticas elementos del diario vivir, en una búsqueda personal para revalorar los diversos significados de los elementos y espacios cotidianos, se podría decir que en su trabajo se proyecta la necesidad de hacer visibles aspectos elementales que pasan desapercibidos en el frecuente afán de la vida.”

Así mismo, con las de Jorge Magyaroff quien expresa “la pintura y el color han sido el punto de partida en mi proceso, son los materiales que transformo y modifico para llegar al objeto. De la pintura tomo sus cualidades matéricas, me interesa su brillo, las formas que dibuja en su estado líquido y también su textura; Del color me interesa la forma en que ocupa y modifica los espacios, su fuerza primaria, la amplia gama del espectro cromático y el ejercicio de poner a dialogar los diferentes colores entre sí.”

Y agrega que “tomando estas cualidades y mezclándolas con objetos propios del ejercicio tradicional de pintar como lo son rodillos, brochas, bastidores, telas, tarros etc, creo lo que he llamado “objetos pictóricos”. Estos objetos en algunas ocasiones parecen ser una suerte de “evidencia”. Sugieren la idea de un accidente fortuito que pasó, algún tipo de acontecimiento que dejó una huella pero que en realidad nunca ocurrió, son simulacros de lo que también he llamado “Accidentes premeditados”. En otras ocasiones, estos objetos se convierten en un juego compositivo entre materiales, formas y colores, En ellos tomó telas, marcos, tarros, brochas, etc y las incorporo  dentro de la obra, estas herramientas dejan de ser utensilios que están al servicio del trabajo y se convierten en parte del trabajo final.

Finaliza indicando que en esta muestra presentará unas piezas que hacen parte de la serie “Pinturas contenidas” que son unos marcos que simulan la sensación de pintura que estuviera contenida dentro de ellos y que a fuerza de no poder ser contenidas por más tiempo, parecen estar empezando a derramarse. “Estas piezas tienen vértigo, para ello hago un juego con la gravedad, la horizontalidad y el desnivel”, asegura el artista.

Entre tanto la artista Angélica Chavarro  “asume el reto creativo de plasmar experiencias de profunda transformación personal producidas gracias a sus búsquedas espirituales y estudios complementarios en psicomagia, genealogía y yoga.”

Y con las Sonia Gaitán, para quien el “acto de tejer siempre ha sido algo natural, es la forma en que me construyo como persona, como mujer, es mi refugio, mi compañía y mi lenguaje. Llegue al tejido casi por necesidad, como si mi cuerpo quisiera reconstruirse a través del hilo y la aguja.”

Al observar las propuestas reunidas en estas “Exploraciones” se concluye que dibujo, pintura, escultura e instalaciones son las tendencias del arte nacional emergente.