Concejo propone que a la Región Central se le exija una rendición de cuentas

Alcaldía de Bogotá

En las instalaciones del Concejo de Bogotá se retomó el debate de control político sobre el papel que ha desempeñado la Región Administrativa y de Planeación Especial, RAP-E, especialmente en lo relacionado con la integración entre Bogotá y la región en la que se circunscribe.

En el marco de esta sesión, el concejal de Cambio Radical Yéfer Vega, último cabildante citante en intervenir, dio a conocer cuál es el papel de la RAP-E en materia de posicionamiento de proyectos y programas para el desarrollo económico y social de Bogotá, Boyacá, Cundinamarca, Huila, Meta y Tolima.

“Hoy de la RAP-E lo único que podemos decir es que hay mucha expectativa y queremos ver resultados. Esperamos que se optimicen las ventajas competitivas de cada departamento", señaló el concejal Yéfer Vega, quien añadió que es necesario potencializar las fortalezas de esta entidad y exigirle una rendición de cuentas periódica de su trabajo y resultados. 

El cabildante también invitó a la sesión a dos diputados de los departamentos miembros de la RAP-E, Cundinamarca y Tolima. 

Como representante de la Asamblea Departamental de Cundinamarca, intervino el diputado Wilson Flórez, quien durante su discurso propuso, para mejorar el rol de la región administradora en la articulación de los 6 departamentos, incluir la posibilidad de que pueda hacérsele control político al director de la RAP-E y crear una red de diputados y concejales de la misma.

Por parte de la Asamblea Departamental del Tolima estuvo el diputado Maxjonny Barrios, quien presentó un contexto de los proyectos en los que trabajan los campesinos de esa zona del centro del país y aseguró que “el objetivo de la RAP-E es impulsar e identificar proyectos. Sin embargo, falta más divulgación para que los actores de esta región se vean beneficiados". 


Le puede interesar: Radiografía de la apuesta por el borde occidental de Bogotá


Otras intervenciones

Al finalizar estas intervenciones, los concejales no voceros de las bancadas Centro Democrático, Partido Conservador y MAIS, hicieron uso de la palabra.

De acuerdo con el concejal Jorge Colmenares, "ha habido un aislamiento de los municipios que ha desdibujado la idea de la integración regional. Parece que solamente el Distrito y la Gobernación de Cundinamarca tienen incidencia en la formulación de la Región Metropolitana”.

Por su parte, el concejal conservador, Nelson Cubides dijo que esta oportunidad es importante para construir la Bogotá del futuro. "Intentamos llegar a un acuerdo para tener esa ciudad compartida, para reducir el uso de recursos mediante una economía compartida que nos permitirá mejorar nuestras capacidades", aseguró. 

La concejal Ati Quigua se refirió a la relación de la Región Metropolitana con el medio ambiente y el cuidado de los recursos naturales. "Para garantizar el agua en la ciudad se requiere de una política pública que integre la gestión distrital, regional y nacional. El agua debe ser protagonista de la región" dijo. 

Finalmente, dos representantes de organizaciones sociales y activistas por el ambiente dieron a conocer sus puntos de vista frente a la articulación de Bogotá con la ley orgánica de Región Metropolitana, e hicieron un llamado a la falta de la participación ciudadana y refirieron que el mismo era un “acto legislativo que tiene una demanda de inconstitucionalidad en curso", aseguró Ricardo Perdomo.

Por su parte el otro vocero que intervino, Óscar Mosquera, dijo que "si se quiere pasar este proceso a una escala más grande, necesitamos un trabajo de educación y socialización hacia el campesinado, los habitantes y las administraciones locales".

Este debate fue suspendido y continuará en una próxima sesión plenaria con las intervenciones de los funcionarios citados y fue convocado por las bancadas de la Alianza Verde, la coalición de Colombia Humana–UP-MAIS, el Polo Democrático Alternativo, el Partido Liberal y Cambio Radical.