Eln estaría trayendo oro de Venezuela para financiarse

Foto archivo

Con la mirada complaciente del régimen de Nicolás Maduro, el Eln a través minería ilegal está obteniendo oro en Venezuela que estaría trayendo a Colombia para financiar sus acciones violentas. Así lo  indicó ayer el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, quien dijo que otras organizaciones criminales de nuestro país estarían haciendo lo mismo con este y otros minerales que comercializan en el mercado internacional.

En el marco de un evento virtual organizado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) en Washington, en el que se analizó el informe de ese centro de pensamiento “Minería ilegal en Venezuela: muerte y devastación en las regiones de Amazonas y Orinoco”, el Ministro de Defensa dijo que “hoy la mayor amenaza real contra la democracia colombiana son las estructuras criminales con tentáculos en el exterior -especialmente en la vecindad-, dedicadas al negocio de las drogas ilícitas y de la extracción ilícita de minerales”.

Trujillo García expuso que “estamos frente al hecho que muchas de las estructuras ilegales que delinquen en Colombia han encontrado en la dictadura de Nicolás Maduro, en Venezuela, espacio para fortalecer sus negocios criminales y que nos afectan de manera grave. Ante la crisis económica y sobre todo por la pérdida de la renta petrolera, el gobierno de Maduro ha tenido que echar mano del oro para financiar operaciones internacionales”

Dijo que de acuerdo con datos de inteligencia, el 80% del oro extraído en Venezuela proviene de la explotación ilícita de minerales. 

Reveló el Ministro que “en el Catatumbo, el Eln estaría ingresando oro extraído ilícitamente en los estados de Bolívar, Apure y Amazonas en Venezuela, y se apoya en esos recursos para financiar sus acciones violentas en Colombia”.

Agregó que en el fronterizo departamento de Guainía, el Eln y el GAO-r ‘Estructura Acacio Medina’ estarían ingresando a Venezuela con el fin de extraer oro y tierras negras  para fortalecer sus economías criminales.

Añadió que en Puerto Carreño (Vichada) hace presencia una organización autodenominada ‘Los Chatarreros’, dedicada al tráfico de minerales como oro, diamantes y tierras negras sustraídas ilícitamente desde el Arco Minero del Orinoco en Venezuela, para movilizarlos hacia Colombia, Panamá, Puerto Rico y España.

Puntualizó que integrantes del GAO-r se han reagrupado en el estado venezolano de Amazonas y han recurrido a la explotación ilícita de minerales para financiar su expansión, los cuales son transportados por vía fluvial por el río Orinoco con destino a Puerto Carreño y posteriormente, a Bogotá.

Esta semana, el Departamento de Estado de EU dio a conocer el informe mundial sobre terrorismo 2019, en donde señala que “el Eln ha visto un resurgimiento y en algunas áreas de Colombia está llenando el vacío dejado por los excombatientes de las Farc”.

El informe dice, además, que esta guerrilla obtiene su financiación de extorsionar a compañías extranjeras y locales, del secuestro, la minería ilegal y el tráfico de narcóticos. Agrega que se estima que hay alrededor de 3.000 miembros activos del Eln, “de los cuales 1.400, según el Gobierno, acampan al otro lado de la frontera en Venezuela. Las autoridades colombianas declaran públicamente que hay 36 campamentos del Eln ubicados estratégicamente en el lado de la frontera de Venezuela”.

Cooperación internacional

El ministro Trujillo García dijo que esta realidad obliga a que sean reforzados los controles en las fronteras colombianas para “impedir que estas organizaciones criminales, generadoras de violencia en nuestro país, no solo no sigan destruyendo nuestros recursos y asesinando a los campesinos y líderes sociales, sino que se ataquen sus fuentes de financiamiento. Lo que ocurre es que el asunto se complejiza si estas redes de delincuentes tienen el apoyo de autoridades y estados vecinos”.

Agregó, en cuanto a la persecución internacional de las redes involucradas en la minería ilegal, que no es fácil rastrear sus transacciones. “La laxitud en normas nacionales e internacionales no ayuda a identificar el origen del mineral y facilita que estos recursos sean utilizados como moneda de cambio en transacciones de narcotráfico y lavado de activos. La economía ilícita basada en la extracción ilícita de minerales y el lavado de activos posterior, tiene una compleja ruta y un entramado de actores entre organizaciones ilícitas, autoridades nacionales e internacionales, y empresas comerciales”.

Pero, el Ministro fue enfático en que es “imperativo que a nivel internacional se logre coincidir en la necesidad de ampliar el foco de la lucha contra estos criminales. Necesitamos de la cooperación internacional para ser exitosos contra este fenómeno. Aunque entre gobiernos ya estamos trabajando en algunos de estos temas, desde aquí hago un llamado a la comunidad internacional para que establezcamos mejores instrumentos de cooperación contra estas estructuras criminales”.