Desempleo habría subido 6,1% en mayo hasta alcanzar el 25,9%

Foto Diana Rubiano/ El Nuevo Siglo

Si en abril la tasa de desempleo llegó a 19,8% con 5,4 millones de personas que quedaron desocupadas, en mayo la situación puede ser peor. De acuerdo con un informe de previsiones económicas denominado “Nowcast Bancolombia”, el desempleo promedio en las trece principales áreas urbanas del país se habría ubicado en 25,9% para mayo.

Este resultado, de materializarse, implicaría un nuevo máximo para la tasa de desocupación en lo que va del siglo, causado por cuenta de la reducción de la actividad económica y la fragilidad de la demanda por trabajo desde las empresas, a pesar de la reapertura de algunos sectores económicos durante el mes.

“Si bien durante mayo la capacidad de producción fue superior a la observada en abril, esta no habría impulsado una corrección de la tasa de desempleo. En concreto, nuestro “Nowcast Bancolombia” señala una recuperación cercana a 5 puntos porcentuales en el crecimiento anual de mayo con respecto a abril”, señala el informe.

Indican los analistas que “no obstante, el análisis de nuestra información sobre los pagos de nómina a través de canales Bancolombia que la caída anual del empleo formal del -7% en abril avanzó hasta -12% en mayo. Así pues, la reactivación parcial de la actividad productiva no se estaría traduciendo en una mayor demanda de mano de obra, con una única excepción en el sector de la construcción”.

 

Razones

Además de esta señal, los resultados de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) de abril revelaron que más del 50% de los ocupados manifestaron una menor intensidad de horas trabajadas, en donde la segunda razón de esta caída era la suspensión o culminación de sus contratos.

En efecto, más de 1,3 millones de personas sufrieron este impacto en su vinculación laboral. Como en abril de 2019 fueron 300.000 personas quienes declararon lo mismo, sobresale esta vulnerabilidad laboral para un millón de personas de más.

“Otro aspecto a resaltar es que, a excepción de la tendencia evidenciada en los últimos dos meses, para mayo esperamos que la participación laboral haya aumentado, con un importante flujo de individuos de la inactividad hacia la desocupación”, sostienen los investigadores.

Específicamente, la flexibilización de las medidas de aislamiento y las crecientes necesidades de recursos habría motivado el regreso a la participación en el mercado laboral por parte de los hogares.

No obstante, la debilidad imperante en la demanda, que la continuaría golpeando a la par de la capacidad de producción y los ingresos por trabajo desde las empresas, sería el factor que limitaría el flujo de este grupo que deja la inactividad hacia la ocupación.

 

Señales

Aseguran que “en su conjunto, estas señales nos permiten prever que en mayo la desocupación continuaría en incremento. Se hace poco probable una sorpresa positiva como la evidenciada en EU dada la diferencia de los esquemas laborales en cada país. Además, para los meses subsiguientes cabe esperar que, con la presión de la población inactiva que regresa al mercado laboral, la tasa de desempleo continúe creciendo ligeramente”.

Como ya se sabe, en abril de 2020, la tasa de desempleo en el país fue 19,8%, a la vez que en las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue de 23,5%. Con respecto al mismo mes de 2019, se reflejan incrementos de 9,5 puntos porcentuales y de 12,4 puntos, respectivamente.  

A nivel nacional, la población ocupada en abril de 2020 fue de 16,5 millones de personas, que representa una disminución de 5,4 millones de personas (variación estadísticamente significativa) en comparación con abril del año anterior.

En las 13 ciudades y áreas metropolitanas, esta población fue de 7,7 millones de personas (-3,0 millones de personas, variación estadísticamente significativa).

Por actividades, industrias manufactureras fue la rama económica que concentró, para abril de 2020, la disminución más alta de población ocupada (-1,0 millones de personas), con una contribución de -4,6 puntos al total nacional (variación estadísticamente significativa). En cambio, suministro de electricidad, gas, agua y gestión de desechos presentó un incremento de 9.000 personas ocupadas (0,0 puntos al total nacional).