“Migrantes venezolanos en La Guajira son más de lo que dicen”

Foto cortesía

La migración venezolana en La Guajira “es mucho mayor que el que podemos ver en estadísticas”, sostuvo el Representante Alfredo Deluque, del Partido Social de Unidad Nacional (La U), ya que, explicó, la mayoría de esas personas llega de manera ilegal y no acepta ningún tipo de censo.

Sobre la apertura de los pasos fronterizas efectuada por el gobierno de Venezuela, Deluque expresó que en su opinión “eso no afecta el flujo migratorio, porque eso se daba todo el tiempo: los pasos se abrían en unos horarios específicos, pero la mayoría de personas pasan por pasos migratorios e ilegales sin ningún tipo de control institucional ni estadística”.

“No creo que haya un gran impacto o un mayor flujo de venezolanos del que hay hoy en día, porque además hay muchos que vienen en la mañana y se van en la tarde”, agregó.

En cuanto al propuesto Plan Venezuela, Deluque consideró que “lo que hay que buscar son los beneficios que le pueda traer a los habitantes de la frontera y que sea de manera organizada para que podamos ver los resultados”.

“Es cierto que no solo hay que atender la población venezolana sino a la colombiana que también se ha visto afectada por este problema”, anotó.

Según Migración Colombia, hay 1.260.594 venezolanos en Colombia, de los cuales 770.975 están de forma regular, mientras que 489.619 están de forma irregular.

EL NUEVO SIGLO: La atención del problema de la migración se concentra en Norte de Santander, ¿pero qué pasa en La Guajira?

ALFREDO DELUQUE: Maicao, Uribia y Riohacha son municipios que están llenos de venezolanos, en condiciones casi que de indigencia, lo que nos genera un grave problema social.

Además de eso muchos de ellos vienen y desplazan la mano de obra local lo cual también nos genera desempleo.

Este es un tema que hay que mirar independientemente de los casos de delincuencia que se presentan. Debemos mirar no solo el punto en Norte de Santander, sino en los demás municipios fronterizos con tal que podamos definir unas políticas claras para esta población.

ENS: ¿Cuáles son las cifras de migración en los municipios de La Guajira?

AD: Hace poco Migración Colombia dijo que el departamento de La Guajira registra el segundo lugar de recepción de población venezolana, con más de 101.000 registros, pero estas cifras pueden estar por debajo de las reales. La mayoría de los migrantes llegan de manera ilegal y no aceptan ningún tipo de censo.

El tema es mucho mayor que el que podemos ver en estadísticas.

ENS: ¿Cómo están las economías de los municipios fronterizos?

AD: Principalmente Maicao ha sufrido un decrecimiento importante desde que Venezuela ha decaído, porque vivía en un gran porcentaje del comercio con ese país.

Los niveles de desempleo en la Guajira son superiores al promedio nacional, más o menos el 15% en Riohacha, lo que significa que no hay una política de empleo y todo se ve afectado por la presencia de venezolanos lo que afecta la economía.

ENS: ¿Cómo está el paso en la frontera norte luego de la decisión del gobierno venezolano de abrir el paso?

AD: Yo creo que eso no afecta el flujo migratorio, porque eso se daba todo el tiempo: los pasos se abrían en unos horarios específicos, pero la mayoría de personas pasan por pasos migratorios e ilegales sin ningún tipo de control institucional ni estadística.

No creo que haya un gran impacto o un mayor flujo de venezolanos del que hay hoy en día, porque además hay muchos que vienen en la mañana y se van en la tarde.

ENS: ¿Qué piensa del Plan Venezuela anunciado por el Gobierno?

AD: Todos esos planes son importantes. Lo que hay que buscar son los beneficios que le pueda traer a los habitantes de la frontera y que sea de manera organizada para que podamos ver los resultados.

Es cierto que no solo hay que atender la población venezolana sino a la colombiana que también se ha visto afectada por este problema.

Queremos que haya una equidad en el gasto de esa inversión. Hay personas que ya se quejan de la destinación de dineros para los venezolanos cuando en Colombia también hay muchas necesidades.