“Industria y ONG deben acordar cómo etiquetar comida chatarra”

Cortesía
Si no logran entendimientos en tiempo determinado, Minsalud definirá qué tipo de información irá en empaques
 

“Propongo crear una comisión para que el etiquetado vaya en consonancia con el consumidor y la red de ONG que velan por él en el país, pero también cuente con la participación de los industriales de productos alimentarios”.

Así lo manifestó el Representante por Norte de Santander, Jairo Humberto Cristo, de Cambio Radical, ponente del proyecto número 214 de 2018 Cámara, “por medio del cual se promueve el acceso a información necesaria para fomentar entornos alimentarios saludables y prevenir enfermedades no transmisibles y se adoptan otras disposiciones”.

El objetivo de la iniciativa es etiquetar la comida chatarra para que, como ocurre con los cigarrillos, los consumidores sepan que el producto es nocivo para la salud.

Mientras este proyecto, radicado el 18 de octubre, espera primer debate en la Comisión Séptima de la Cámara, en Senado está para tercer debate el proyecto número 19 de 2017 Cámara – 256 de 2018 Senado, “por medio de la cual se establecen medidas de salud pública para el control de la obesidad y otras enfermedades no transmisibles derivadas y se dictan otras disposiciones”, radicado el 25 de julio de 2017.

Como lo ha publicado EL NUEVO SIGLO, la Red Papaz buscó volver a tramitar la iniciativa luego de que, en su concepto, se le quitaran los aspectos más importantes volviéndola inocua para los fines que se persiguen.

“Lo que estamos buscando con esta comisión es que todos los actores se sienten en igualdad y la industria tenga la capacidad de reinventarse con mejores alimentos para el consumo de los colombianos”, explicó Cristo.

EL NUEVO SIGLO: ¿Quiénes intervienen en este proyecto?

JAIRO HUMBERTO CRISTO: Como legisladores debemos ver, debemos tener en cuenta la visión de las ONG y la de Red Papaz, porque considero que todos debemos estar informados sobre los productos alimenticios que nos pueden causar síndromes metabólicos, obesidad y diabetes. Debemos estar bien informados, además hay que educar al consumidor para que revise la información.

Por otro lado está la industria que dice que esto va a generar incertidumbre en las ventas.

Por eso propongo crear una comisión para que el etiquetado vaya en consonancia con el consumidor y la red de ONG que velan por él en el país, pero también cuente con la participación de los industriales de productos alimentarios.

ENS: ¿Cuál será la tarea de esa comisión?

JHC: Esta comisión debe generar en seis meses un resultado. Debe decirle al país cuál es el etiquetado de tipo final para que el usuario sepa lo que va a consumir.

En Colombia debemos consumir productos naturales y saber qué estamos consumiendo. Frente al tema de publicidad estamos de acuerdo que no se genere publicidad engañosa y definiremos qué productos no pueden estar en horario triple A, además cuáles de ellos no van a poder patrocinar eventos deportivos, porque tiene mucha razón que un producto nocivo no patrocine eventos deportivos.

Nuestro objetivo es darles una solución real a los colombianos.

ENS: ¿Qué va a pasar si la comisión no obtiene ningún resultado?

JHC: Estamos redactando el artículo para que sea de obligatoriedad. Podríamos para ser más drásticos aplicar sanciones a los ministerios. Además podríamos buscar la alternativa para que haya un consenso.

Esta regulación no es un problema exclusivo de nuestro país. Ya Codex está tratando de regular eso a nivel internacional. Queremos incluir en el proyecto unas sanciones pecuniarias para las empresas en caso tal de que no asistan a la comisión; de hecho, si no se ponen de acuerdo la sociedad civil y la industria entregaremos una prórroga de 30 días para que el Ministerio de Salud expida un etiquetado frontal que beneficie a todos los colombianos.

ENS: ¿Por qué volver a radicar un proyecto que ya está en trámite?

JHC: Los que presentaron la iniciativa consideran que los ajustes que se le hicieron al proyecto en la plenaria no los satisfacen, por eso, volvieron a radicar la iniciativa y es nuestro deber discutirla a profundidad.

ENS: ¿Por qué habla de una ponderación de derechos?

JHC: Cada iniciativa tiene grupos de presión. Sin embargo, frente a esto hay que hacer una ponderación de derechos.

El primero es a la salud, que es muy importante y que prima sobre todo; pero también está el derecho al trabajo, si la industria va a ser capaz de reinventarse, porque el temor es que tenga que sacar empleados de su línea de producción y eso hay que mirarlo muy bien.

Lo que estamos buscando con esta comisión es que todos los actores se sientan en igualdad y la industria tenga la capacidad de reinventarse con mejores alimentos para el consumo de los colombianos.

ENS. ¿Por qué no copiar un modelo extranjero?

JHC: El modelo de copy-paige no funciona. No podemos menospreciar a la sociedad civil colombiana ni a las ONG, ni a las empresas. Por eso no podemos copiar modelos de otros países. El Congreso debe tener la capacidad de darle la mejor respuesta al consumidor colombiano.