Atlántico protege 7 mil hectáreas más de bosque seco tropical

Cortesía

Con la declaratoria de una quinta área protegida bajo la categoría de Distrito Regional de Manejo Integrado, el Banco Totumo-Bijibana ubicada en el municipio de Repelón, se suman más de 7.064 hectáreas de bosque seco tropical declaradas en el departamento en el Atlántico, por parte de la Corporación Autónoma Regional, CRA.

La autoridad ambiental, en cabeza de su director Alberto Escolar, dio a conocer los detalles de esta nueva área de conservación en la tercera versión del foro “Cambio Climático, por un planeta sano”, que se llevó a cabo en la mañana de ayer en la sede Country de Combarranquilla.

“Las áreas protegidas del departamento constituyen un gran aporte para la conservación de nuestro Ecosistema, lo que permite preservar los relictos de bosque seco que están más vulnerables en el Atlántico y conformar con los habitantes de la zona un equipo para trabajar conjuntamente por la sostenibilidad del área, a través de la elaboración y ejecución de los Planes de Manejo”, aseguró Escolar.

Esta área posee especies endémicas del bosque seco y especies amenazadas reportadas por la Corporación Autónoma Regional del Atlántico CRA, además de proveer servicios ecosistémicos tales como recurso hídrico, reducción de riesgos naturales como inundaciones, deslizamientos, incendios, erosión, entre otros.

La comunidad beneficiada reconoce los múltiples beneficios que brinda a los parceleros y a la región, la conservación de esta área, ya que genera el sustento y calidad de vida de sus familias, produce alimentos y oxígeno, mitiga el cambio climático en la región, alberga especies de fauna silvestre y tiene potencial para el ecoturismo.

Con Bijibana, son cinco zonas estratégicas declaradas: La primera corresponde al Distrito de Manejo Integrado Luriza en Usiacurí, con 837 hectáreas  permite proteger, conservar y recuperar una de las áreas más representativas de los bosques secos del Caribe colombiano, refugio de las especies de animales y plantas más características de la región, protección de la biodiversidad biológica y genética.

La segunda es el Parque Natural Regional Rosales en Luruaco, son 1304 hectáreas, que funcionan como hábitat del Tití Cabeciblanco, especie que se encuentra en peligro crítico de extinción.

Como tercer área fue declarado El Palomar, en Piojó, siendo esta la primera Reserva Forestal Protectora, con  772 hectáreas alberga especies de fauna y flora consideradas dentro de las categorías de amenaza de Colombia, el Distrito Regional de Manejo Integrado Palmar del Tití, que cuenta con 2.622 Hectáreas, asegurando la conectividad con las áreas protegidas regionales de Atlántico y Norte de Bolívar.

Una quinta área es declarada formalmente este viernes durante un Consejo Directivo de la C.R.A, como Distrito Regional de Manejo Integrado Banco Totumo Bijibana, ubicada entre los cascos urbanos de Villa Rosa y Repelón, cuya extensión a la fecha es de 1528 hectáreas, en la subzona hidrográfica del canal del Dique. Se encuentra a dos horas de Barranquilla y está ubicada entre los cascos urbanos de Villa Rosa y Repelón.