24 GAOs siembran violencia en el país

Foto cortesía

Directora Nacional Especializada contra las Organizaciones Criminales de la Fiscalía dijo que ‘Otoniel’ está aislado y que en 12 departamentos hacen presencia disidencias de las Farc.

Ejecución de homicidios selectivos, enfrentamientos y generación de desplazamientos en su lucha por hacerse con el control territorial para obtener multimillonarias sumas de dinero producto del narcotráfico, la explotación minera ilegal y numerosas modalidades de extorsión, tienen como protagonistas a los Grupos Armados Organizados, GAO.

Estos generadores de violencia, que libran una guerra a muerte por el control de los espacios que dejaron las Farc, según los servicios de inteligencia del Estado, cuentan con 24 estructuras que delinquen en diferentes zonas del país.

Entre esos GAOs figuran la guerrilla del Eln, las disidencias de las Farc, el Clan del Golfo, Los Pelusos, Los Puntilleros, Los Rastrojos y Los Pachencha.

Lea también: Goldberg reconoce lucha de Colombia contra la coca

Además preocupan a las autoridades los grupos criminales que delinquen en Medellín, Cali, Buenaventura, Santa Marta, Cartagena, Barranquilla y Bogotá, entre otras ciudades.

Así mismo, de acuerdo con los informes de las agencias de seguridad del Estado, de los 24 Grupos de Delincuencia Organizada, GDO, identificados que delinquen en todo el país, 10 de ellos adelantan sus actividades criminales en Medellín y sectores periféricos: La Sierra, Robledo, Los Triana, La Terraza, Picacho, Los Chatas, Pachelly, Trianón, La Unión y Caicedo.

Los investigadores establecieron que siete de estas redes integran la llamada ‘Oficina’, mientras que otras tres conformaron la autodenominada Alianza de Estructuras Criminales. De éstas 10 organizaciones delictivas que despliegan su accionar en la capital de Antioquia y en el Valle de Aburrá, se desprenden 84 Grupos Delincuenciales Criminales Organizados, GDCO.

La directora nacional especializada contra las Organizaciones Criminales de la Fiscalía, Claudia Victoria Carrasquilla Minamí, en diálogo con EL NUEVO SIGLO, dijo que preocupa el reacomodamiento de las llamadas disidencias por cuanto están creciendo y expandiendo sus actividades al margen de la ley y vienen ocupando los espacios que abandonaron las extintas Farc, al igual que otros grupos delictivos.

Denunció que ahora la guerrilla del Eln controla en la zona de frontera con Venezuela la explotación ilegal del coltán para fortalecer sus actividades delictivas y para la adquisición de material de guerra.

ELN

“Grupos armados organizados están ocupando los espacios abandonados por las otrora Farc. Se buscaba con el acuerdo de paz limpiar los territorios de presencia de criminales, pero esas zonas vienen siendo ocupadas por el Eln, por las disidencias, el Clan del Golfo y otros grupos armados organizados”, señaló.

“Se vienen registrando nuevamente homicidios, desplazamientos forzados, extorsiones, tráfico de sustancias estupefacientes, minería ilegal y otras modalidades delictivas que afectan a los ciudadanos y generan inseguridad”, aseveró.

La funcionaria judicial indicó que es importante establecer diferencias entre el accionar criminal, entre los grupos armados, porque “si estamos hablando de los GAO: Clan del Golfo, Los Pelusos y Los Puntilleros, entre otros, estos delinquen con otra metodología”.

Mutación

Precisó que “el Clan del Golfo con raíces en el paramilitarismo mutó en diferentes organizaciones delincuenciales que fueron cooptando espacios en gran parte del país para finalmente constituirse en esta estructura, cuyo cabecilla es Dairo Antonio Úsuga David, alias ‘Otoniel’. Esta organización se dedica para su financiamiento al narcotráfico, a la explotación ilícita de yacimientos mineros y en algunas regiones del país a la extorsión”.

Lea también: ¿Qué pasa en la frontera con Venezuela?

El Clan del Golfo, de acuerdo con las autoridades, tiene presencia en casi todo el territorio nacional.

Acotó que “lo mismo pasa con Los Pelusos en Norte de Santander y en Cauca. Ellos se han dedicado al narcotráfico en toda la región del Catatumbo y demás regiones que comprenden Norte de Santander”.

En cuanto a “Los Puntilleros”, indicó que “se trata de una organización que existía hace mucho tiempo en la zona oriental del país. Ellos de igual manera tienen como fuente de financiación el narcotráfico”.

Aclaró que “cuando estamos hablando de los grupos de delincuencia organizada, nos referimos a las llamadas Oficinas de Cobro. Estas redes también se dedican al narcotráfico y al microtráfico en cada una de las ciudades donde delinquen, al cobro de extorsiones y crean el desplazamiento forzado y ejecutan homicidios selectivos por control de territorio”.

“Los grupos de delincuencia criminal organizada, GDCO, se dedican al fleteo, al hurto, al microtráfico, al cobro de la extorsión y en algunas oportunidades trabajan en outsourcing para los grupos de delincuencia organizada, GDO, que son organizaciones más estructuradas y más grandes en Cali, Medellín y Barranquilla”, explicó.

Grupos guerrilleros

En cuanto al Eln, Carrasquilla Minamí, afirmó que hace presencia en varias regiones del país a través de sus frentes y sus fuentes de financiación son: el Coltan, en Arauca; el narcotráfico y la explotación ilegal de yacimientos mineros.

De acuerdo con las autoridades el Eln hace presencia en el Arauca, Bajo Cauca, Boyacá, Casanare, Cauca, Cesar, Chocó, Nariño, Nordeste Antioqueño, Norte Antioqueño, Santander, Norte de Santander, Sur de Bolívar, Amazonas y en Venezuela.​

ejercito bacrim

La Fiscal señaló, igualmente, que “los grupos armados residuales, GAOR, de las Farc, están haciendo presencia en muchas regiones del país y están creciendo en número de hombres y mujeres, al igual que en redes de apoyo. Hacen presencia en Guainía, Guaviare, Vichada, Nariño, Putumayo, Valle, Meta, Antioquia, Arauca, Meta, Vaupés y Caquetá”.

Lea también: Presuntos combates en Montes de María generaron debate

Los grupos residuales, dijo, “utilizan como fuentes de financiación la extorsión, el narcotráfico, el abigeato, la explotación de madera, en algunas regiones donde se presenta este fenómeno y el control en yacimientos mineros ilegales”.

Aislado ‘Otoniel’

La Directora contra las Organizaciones Criminales afirmó que alias ‘Otoniel’ está aislado y no tiene mando sobre todas las estructuras del llamado Clan del Golfo, de acuerdo con la información de diferentes medios de investigación, declaraciones de capturados, por el trabajo de los servicios de inteligencia y otras fuentes.

Recordó que Úsuga David también es buscado por el gobierno de los Estados Unidos por tráfico de estupefacientes y ofrece US$ 5.000.000 por su captura, mientras que en el país se ofrecen $3.000 millones para lograr su sometimiento a la justicia.

Recordó que desde el 7 de octubre de 2012 ‘Otoniel’ fue incluido en la lista de los 100 fugitivos más buscados y desde el 15 de febrero de 2015 comenzó la Operación Agamenón, ordenada por el alto gobierno contra el Clan del Golfo y que arroja la incautación de más de 250 toneladas de cocaína y la ocupación de numerosas propiedades en Cundinamarca, Casanare, Meta, Boyacá, Santander, Norte de Santander, Antioquia, Córdoba  y Risaralda, entre otras regiones que pasaron a procesos de extinción de dominio.

otoniel

En más de cuatro años de operación, han sido capturados más de 2.200 de sus integrantes, entre ellos los cabecillas: Camilo Torres, alias ‘Fritanga’; Melquicedec Henao, alias ‘Belisario’; Henry López, en Argentina; Nelson Hoyos, alias ‘Z-5’ y Carlos Mario Moreno, alias ‘Nicolás’, el segundo al mando y quien sucedió al abatido alias ‘Gavilán’, entre otros.

Además, se entregó a las autoridades Eber Enrique Monterrosa, alias ‘Furia’, el segundo al mando del Clan del Golfo, el 3 de junio de 2019, gracias al trabajo de la Fiscalía, la Policía y las Fuerzas Militares.

Entre los cabecillas del Clan del Golfo abatidos, anotó, se encuentran: Juan de Dios Úsuga David, alias ‘Geovanni’, hermano de ‘Otoniel’; Jorge Arboleda, alias ‘Arboleda’; Jairo Durango, alias ‘Guagua’; el segundo al mando de la organización, Roberto Vargas, alias ‘Gavilán’; Luís Padierna, alias ‘Inglaterra’; Aristídes Meza, alias ‘El Indio’, tercero al mando de la estructura criminal; José Abel Bustamente, alias ‘Mordisco’ y Neil Acosta Manga, alias ‘Cole’, entre otros.

Lea también: Retienen a tres militares en el Catatumbo

Explicó que ante el cerco tendido por la Fiscalía y la Operación Agamenón, alias ‘Otoniel’ reestructuró la cúpula del Clan del Golfo quedando de la siguiente manera: Giovanis Ávila, alias ‘Chiquito Malo’;  Nelson Hurtado Simanca, alias ‘Marihuano’; Wilmer Quiroz, ‘Siopas’; Dario Úsuga Torres, alias ‘Pueblo’; José Sánchez, alias ‘Gonzalito’; José Córdoba, alias ‘Negro Perea’ y alias ‘Furia’, quien se entregó a las autoridades.

“Reflejo de la difícil situación que afronta alias ‘Otoniel’, el Clan del Golfo inició acercamientos con el Gobierno el año pasado para un supuesto sometimiento a la justicia, pero esa iniciativa no fue exitosa y no fue atractiva para la organización por la falta de comunicación y cohesión”, señaló.

De otro lado, precisó que las autoridades trabajan para neutralizar al máximo a la banda Los Pachenca, que delinque en el Caribe,  ras ser abatidos sus dos cabecillas principales, entre ellos Jesús María Aguirre Gallego, alias ‘Chucho Mercancía’.

“Esta red es sindicada de homicidios selectivos y del aumento de crímenes en Santa Marta, Cartagena y municipios de La Guajira, al parecer, para ejercer control territorial. También basa su economía en el narcotráfico”, expresó.

Las cifras

La Directora Contra las Organizaciones Criminales reveló que de acuerdo con los servicios de inteligencia el Clan del Golfo cuenta con unos 1.600 hombres en armas, mientras que Los Pelusos y los Puntilleros, con unos 700 elementos.

De acuerdo con la información oficial, las disidencias de las Farc, tienen en sus filas unos 1.600 hombres y mujeres, mientras que el Eln unos 4.000.

Lea también: Guerrillas han reclutado 15 mil venezolanos: ONG

“Los grupos de delincuencia organizada, GDO, que delinquen en Medellín, Cali, Buenaventura, Bogotá y en el Caribe, podemos estar hablando de unos 700 u 800 hombres armados”, indicó.

Sobre los grupos de delincuencia común organizada, señala, que de acuerdo con los estimativos de las autoridades se podría estar hablando de unas 1.200 personas.

Anotó que “es necesario tener en cuenta que hay organizaciones muy pequeñas, integradas por unas cuatro o cinco personas y que son pandillas que pertenecen a los barrios donde delinquen y que han venido generando toda esta situación de inseguridad en las diferentes ciudades”.

En Bogotá

Aclaró que en la capital del país “no tenemos estructuras delincuenciales grandes, pero se presenta el microtráfico que afecta zonas periféricas y localidades extremas, en los que se registran algunos homicidios selectivos por el control de esa actividad criminal y el tráfico de armas que generan situaciones de inseguridad”.

También se persigue a estructuras dedicadas al hurto de celulares, de bicicletas, al fleteo, al raponazo y otras modalidades criminales que generan la sensación de inseguridad.

sicariato

Sin embargo, reveló Carrasquilla Minamí, que “la organización más fuerte que tiene Bogotá es ‘La Banda de La 38’, que sin estigmatizar la zona de los Sanandresitos, es una oficina de cobro, donde sabemos que allí se manejaba el tema del contrabando, del tráfico de armas y el movimiento también de sustancias estupefacientes”.

Lea también: No hay grupos armados organizados en Bogotá: Secretario de Seguridad

Recordó que “el año pasado hubo una operación grande en la que fueron capturadas 22 personas, entre ellas a todos sus cabecillas, al tiempo que se logró la incautación y ocupación de bienes por más de $1 billón que pertenecían a esta estructura delincuencial”.

Explicó que “el balance operacional es altamente positivo en resultados y las cifras así lo consignan debido a qué desde el primero de enero de 2018 a la fecha, han sido capturados 1.017 supuestos integrantes de los grupos armados al margen de la ley, entre ellos 611 miembros del Clan del Golfo, de Los Pelusos, Los Puntilleros y Los Pachenca, entre otros; del Eln, 225 y de las disidencias de las Farc, 181.

Informó que entre los capturados se encuentran 91 cabecillas de los grupos armados organizados, 15 del Eln y 13 de las disidencias de las Farc.

Señaló que desde el 1 de enero de 2016 a la fecha, fueron capturados 22 cabecillas de las estructuras criminales que conforman la llamada “Oficina” en Medellín.

Reveló que en el mismo lapso han sido abatidos cinco cabecillas de la delincuencia organizada, cinco del Eln y ocho de las disidencias.

Agregó que en materia de procesos judiciales el balance es altamente positivo, debido a que desde el 1 de enero de 2018 a la fecha, se han llevado a cabo 2.180 sentencias condenatorias; 3.511 imputaciones; 2.335 escritos de acusación y 446 allanamientos a cargos.