Corredores humanitarios, solución parcial a los bloqueos

Foto cortesía Gobernacion de Cundinamarca

La creación de corredores humanitarios en prácticamente todos los departamentos del país ha permitido a los colombianos mitigar el desabastecimiento de alimentos, combustibles, medicamentos, productos agropecuarios y toda clase de insumos para el hogar y la industria, gracias a la gestión que han venido realizado los funcionarios designados por el Gobierno nacional para dialogar en las regiones con los promotores del paro.

Hasta el miércoles pasado el Ministerio de Defensa tenía el reporte de 2.084 bloqueos en las principales vías nacionales, lo que supone un incremento de casi el 30 por ciento más que con respecto a las 1.501 obstrucciones registradas una semana antes.

De ahí que la presencia de los altos funcionarios del Estado, desde ministros, pasando por viceministros y altos Consejeros, ha sido determinante para el trabajo articulado que se ha desarrollado en los últimos días con Alcaldes y Gobernadores para levantar los bloqueos en varias zonas del país.

No obstante, es claro que aún faltan muchas regiones por regresar a la normalidad, pues a las afectaciones económicas producto de la pandemia se suman los efectos de los bloqueos para la economía formal.

Recientemente, el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, reveló que cada día de bloqueos en las vías nacionales le puede costar unos $484.000 millones a la economía nacional.

Las principales obstrucciones para el tránsito de carga de productos e insumos básicos se siguen sintiendo con especial énfasis en el suroccidente colombiano, en departamentos como Valle del Cauca, Cauca y Nariño, Huila, Putumayo y Caquetá, de acuerdo con el informe del Ministerio de Defensa.

 

Algunos casos

Una de las regiones más afectadas por los bloqueos ha sido el Valle del Cauca, y en particular el puerto de Buenaventura, el más importante del país por cuanto es la vía de entrada y salida de más del 80 por ciento de las mercancías que entran y salen del país.

En el puerto, a pesar de los hechos vandálicos de esta semana, la Fuerza Pública ofrece protección al corredor vial que se estableció con el centro del Valle del Cauca no solo para la salida de mercancías hacia el interior del país, sino para que a ese Distrito ingresen alimentos y combustibles. Desde el lunes pasado Buenaventura no tiene gas natural, tampoco se consigue ese combustible en pipetas, y la gasolina para automóviles comenzó a escasear.

Mientras tanto, en el departamento del Cauca se logró habilitar un tercer corredor humanitario por 72 horas que comenzaron el jueves pasado y se extenderá hasta mañana domingo en horas de la noche  para permitir el ingreso al departamento de insumos médicos, víveres y combustible que les permita a sus habitantes aprovisionarse.

Este corredor, que estará protegido por las autoridades, se extenderá hasta el departamento de Nariño, que por estos días ha evidencia un crudo desabastecimiento de productos básicos y combustibles para el hogar.

En Nariño son varios los municipios afectados, y se teme que en las próximas horas la situación podría complicarse para los habitantes de San Juan de Pasto, su capital, donde ya no se consigue combustible.

Los gobernadores de Cauca y Nariño adelantan acercamientos con los dirigentes regionales del paro para que este corredor humanitario pueda extenderse hasta la otra semana.

Mientras tanto, en el sector de La Línea, del lado de Calarcá (Quindío), gracias a la gestión de las autoridades locales cerca de un centenar de camioneros que mantenían boqueado el paso por ese corredor vial, decidieron levantarlo transitoriamente por dos horas al día para permitir el paso de los insumos básicos.

En el sector de Versalles, en Calarcá, el paso vial estará habilitado dos horas diarias a la espera de cómo avancen las negociaciones del Comité Nacional de Paro con el Gobierno nacional en Bogotá.

Los delegados gubernamentales y os representantes de los camioneros tendrán una nueva reunión este fin de semana para tratar de llegar a un acuerdo que permita el tráfico de carga durante ocho horas diarias.

En Caquetá, mientras tanto, avanzan la conversaciones con los delegados del paro en esa sección del país, pues hay cerca de 1.200 tractomulas cargadas con más de medio millón de sacos de café que no han podido llegar a los diferentes puertos de Colombia.

Y en el Putumayo, avanza al cierre de esta edición se realizaba una reunión en Puerto Caicedo entre alcaldes de varios municipios con la voceros de los manifestantes para permitir un corredor humanitario que permita el ingreso de alimentos y combustible, y la salida de productos de pancoger que están a punto de perderse si no son llevados a los centros de consumos. Se espera que este sábado haya luz verde.

 

Levantan bloque en El Hobo

Por su parte, la Minga Indígena que se había concentrado en el puente El Pescador, municipio de El Hobo, departamento del Huila, habilitó totalmente el paso en esa vía nacional desde el jueves pasado y hasta el próximo domingo.

Sin embargo, en todo el departamento las autoridades estiman en 25 los bloqueos viales que aún persisten, muchos de ellos en vías secundarias y terciarias, impidiendo el paso de alimentos. El compromiso es que antes de terminar esta habilitación las partes logren un acuerdo para extenderla.

También surtió efecto la mediación de los funcionarios nacionales y locales en el departamento de Risaralda, donde ayer fue levantada la restricción que por dos semanas impidió el paso en el puente vehicular que comunica a la ciudad de Pereira con Cartago, en el Valle del Cauca. Bajo custodia de la Fuerza Pública quedó esa importante estructura donde permanecieron varios días dos vehículos cargados que impedían la circulación normal.

Otros bloqueos que están en ‘negociación’ entre los promotores del paro, los manifestantes y las autoridades afectan al departamento de Santander, en especial a su capital y el área metropolitana, donde persisten los obstáculos viales en por lo menos 12 puntos estratégicos.

 

“Bloqueos no son protesta legítima”

Ayer el Consejo Gremial Nacional que agrupa a los principales gremios de la producción, enviaron una carta abierta a organismos internacionales en la que plasman su visión sobre los bloqueos a la red vial nacional, que está afectando la economía del país.

“Creemos que los bloqueos en las vías no hacen parte del ejercicio legítimo de la protesta social pues no son acciones pacíficas, su ejercicio representa la vulneración de derechos fundamentales de terceros”, dice la misiva.

Asegura el CGN que el Gobierno ha garantizado la protesta social, y dicen que aunque se retiró del Congreso el proyecto de ley de Reforma de Tributaria, que dio origen al paro nacional, continúan las protestas y los bloqueos “generando un impacto demoledor en el proceso de reactivación económica, en la generación de empleo, en la sostenibilidad de las empresas y en el libre acceso a servicios de salud, a seguridad alimentaria, a servicios públicos domiciliarios, a la libre locomoción y a ejercer el derecho al trabajo”.
La carta fue enviada al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres; a la comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet; al secretario General de la OEA, Luis Almagro, y la secretaria Ejecutiva (e) de la CIDH, María Claudia Pulido.