Ciencia gana terreno con anticuerpos contra virus

Foto archivo Anadolu
Científicos de Israel y Japón descubrieron anticuerpos que ayudarían a neutralizar el virus, lo que permitiría acelerar la creación de fármacos. En Oxford y EU avanzan con los estudios clínicos de una vacuna.

___________

Hallar una vacuna o un medicamento contra el Covid-19 lo más pronto posible es el reto de un importante número de científicos alrededor del mundo. Esta semana fueron anunciados nuevos avances en la lucha contra la pandemia que ya ha causado más de 250.000 fallecimientos desde su aparición en diciembre, en China.  Científicos de Israel y Japón anunciaron el descubrimiento de anticuerpos que ayudarían a neutralizar el virus, lo que permitiría acelerar la creación de fármacos.

A comienzos de semana, el ministro de Defensa israelí, Nafatlí Bennet, comunicó al mundo que científicos del Instituto de Israel para la Investigación Biotecnológica desarrollaron un primer anticuerpo con alta efectividad para combatir el coronavirus. “El anticuerpo ataca al virus de manera monoclonal y puede neutralizarlo dentro de los cuerpos de los enfermos", afirmó trasuna visita realizada a los laboratorios del Instituto.

Posteriormente, el jueves, al anunciar el desarrollo de otros anticuerpos que podrían utilizarse si el virus muta, los investigadores subrayaron que permitirá desarrollar medicamentos para pacientes con Covid-19, pero que no se trata de una vacuna.

Según el gobierno israelí, en los próximos días se llevará a cabo el registro de patentes y luego los investigadores publicarán un artículo científico para su revisión por pares.

“El mundo entero espera el día en que se encuentre un anticuerpo, una inmunización, un medicamento o un tratamiento que nos ayude a salvar vidas", afirmó el presidente de Israel, Reuven Rivlin, al destacar los significativos avances.

Por otro lado, en Japón, un equipo de investigadores de la Universidad de Kitasato, el Epsilon Molecular Engineering y la firma Kao anunció el descubrimiento de un anticuerpo capaz de neutralizar el virus y que, según explicaron, tiene el potencial de ser desarrollado como una nueva terapia y herramienta de diagnóstico de Covid-19.

Japón, además, se convirtió el jueves en el segundo país en autorizar el medicamento remdesivir para tratar a pacientes de Covid-19.

Los procedimientos de autorización de un nuevo medicamento son generalmente largos en Japón, pero el Gobierno decidió hacerlo rápidamente esta vez, ante la ausencia de soluciones terapéuticas validadas.

El viernes pasado, este medicamento obtuvo una autorización de emergencia similar de la agencia estadounidense del medicamento (FDA), sobre la base de un ensayo clínico positivo en Estados Unidos.

El remdesivir, la molécula del laboratorio estadounidense Gilead Sciences, fue desarrollada inicialmente para tratar a los pacientes con fiebre hemorrágica del ébola, pero nunca había sido aprobado para ninguna enfermedad antes del Covid-19.

Esta es la primera terapia que demostró cierta eficacia frente a la covid-19 en un ensayo clínico significativo, con más de mil pacientes.

Los pacientes hospitalizados con Covid-19 y tratados con remdesivir redujeron su tiempo de recuperación en cuatro días, pasando de 15 a 11 días, según los resultados del ensayo estadounidense.

Japón también tiene la intención de autorizar este mes otro medicamento antiviral, el Avigan (favipiravir), para tratar la covid-19, precisó el jueves el portavoz del gobierno Yoshihide Suga.

Desarrollado por una filial del grupo nipón Fujifilm, Avigan fue autorizado en 2014 en Japón para tratar formas graves de gripe. Debido a los efectos secundarios potencialmente graves, especialmente para las mujeres embarazadas, sólo se puede producir y distribuir en Japón a petición del gobierno.

A raíz de los resultados alentadores de los estudios realizados en China, se están efectuando otros ensayos clínicos en todo el mundo para comprobar la eficacia de Avigan contra el nuevo coronavirus.

Oxford

Como informó EL NUEVO SIGLO, la Universidad de Oxford dio inicio la semana pasada a ensayos clínicos en humanos de una vacuna contra el virus con la muy ambiciosa esperanza de que esté disponible antes de finales de año y permita pasar la página del confinamiento.

De los más de cien proyectos de investigación que se llevan a cabo en todo el mundo para encontrar una vacuna -la única forma posible de volver a la "normalidad" según Naciones Unidas-, ocho se encuentran actualmente en fase de ensayos clínicos, según la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Este tipo de pruebas ya han comenzado en China y Estados Unidos y se espera que comiencen a finales de mes en Alemania, donde la autoridad federal a cargo de las vacunas dio luz verde.   

El proyecto de la universidad de Oxford cuenta con un fuerte respaldo del gobierno británico: fue el ministro de Sanidad, Matt Hancock, quien anunció el comienzo de las pruebas en humanos.

Dirigiéndose  a una Cámara de los Comunes reunida en gran parte por videoconferencia, Hancock saludó el pasado miércoles un "desarrollo prometedor" que normalmente tardaría "años" en alcanzar esta fase de la investigación.

En su primera etapa clínica, el ensayo realizado por el Instituto Jenner de la universidad de Oxford para evaluar la seguridad y la eficacia de la vacuna involucrará a 1.112 voluntarios: 551 recibirán una dosis de la potencial vacuna del covid-19 y otro tanto servirán como grupo de control al recibir sin saberlo un inyección sin producto activo.

Los diez participantes restantes recibirán dos dosis de la vacuna experimental, a cuatro semanas de intervalo.

El equipo de la profesora Sarah Gilbert estima sus probabilidades éxito al 80% y en paralelo a la investigación prevé producir un millón de dosis hasta septiembre, para tener amplia disponibilidad antes de finales de año si se confirma su eficacia.  Es un calendario "extremadamente ambicioso" y podría cambiar, reconocen los investigadores.

Hidroxicloroquina

Un estudio realizado en hospitales de Nueva York no encontró evidencia de daños o beneficios del uso de la hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria, con pacientes con coronavirus gravemente enfermos.  “El riesgo de intubación o muerte no fue significativamente mayor o menor entre los pacientes que recibieron hidroxicloroquina que entre los que no lo hicieron", dijeron los autores del estudio.

La investigación, publicada el jueves en The New England Journal of Medicine, "no debería servir para descartar el beneficio ni el daño del tratamiento con hidroxicloroquina", según señalaron sus autores.

“Sin embargo, nuestros hallazgos no respaldan el uso de hidroxicloroquina en la actualidad, fuera de los ensayos clínicos aleatorios que prueban su eficacia", precisaron.

Así las cosas, ante la rápida expansión y letalidad del coronavirus, son varios los centros de investigación y universidades de todas partes del mundo que trabajan contra el reloj para desarrollar medicamentos y vacunas que permitan combatirlo con eficacia y solo así el mundo podrá volver a la normalidad.