Off the record

Foto archivo El Nuevo Siglo

Palo por lado y lado

 

No le ha ido muy bien al expresidente Juan Manuel Santos esta semana, ya que desde distintas orillas políticas e ideológicas le han ‘disparado’ a los resultados de su gestión. Por ejemplo, el presidente Iván Duque dijo el lunes pasado, en el marco del Concordia Américas Summit 2019, que comenzó ese día en Bogotá, que “…existe desafortunadamente, ese calamitoso, escenario de los cultivos ilícitos. En los últimos cinco años, antes de la toma de posesión nuestra, en el mes de agosto, Colombia vio pasar, de menos de 60.000 hectáreas, a más de 200.000 hectáreas los cultivos ilícitos en el país. Y eso es una amenaza ecológica. Porque cuando se siembra una hectárea de coca se destruyen muchas hectáreas de selva tropical húmeda… Tenemos que corregir esa herencia del pasado para construir un mejor futuro. Y por eso es muy importante decirlo desde el primer día”.

 

También Gaviria…

 

Ese mismo día, pero en horas de la noche, el expresidente César Gaviria expidió un comunicado en donde hizo serios señalamientos a la Casa de Nariño en torno a su rol en el marco del escándalo por la cancelación de visas a los magistrados de la Corte Constitucional. En varios apartes del pronunciamiento, el jefe del partido Liberal le lanzó pullas al anterior Mandatario. Cuando se refería al esfuerzo que estaba haciendo nuestro país en materia de lucha contra el narcotráfico, Gaviria no dudó en indicar que “…La administración Santos pudo tomar decisiones que a la luz de las consideraciones de hoy trajeron consecuencias indeseables no buscadas”. Aunque no lo afirma, es posible que el expresidente se refiriera al llamado “incentivo perverso” del que tanto se ha hablado luego de que en la mesa de negociación de La Habana se pactara que se pagaría a los campesinos por erradicar los cocales, lo que llevó a que en muchas zonas se aumentara inmediatamente la siembra de estos.

 

Uribe sin tregua

 

Entre tanto en su cuenta de Twitter el expresidente y senador Álvaro Uribe, durante una gira por Risaralda, volvió a insistir en que la justicia no había investigado los posibles aportes de la multinacional Odebrecht a las campañas presidenciales de Santos. Al responder una pregunta de un medio local, el exmandatario sostuvo que “…lo grave es la financiación que Odebrecht le dio al gobierno Santos, eso sigue en la impunidad. Deberíamos aprender un poquito de los otros países en donde se ha castigado severamente a los políticos que se financiaron con Odebrecht… Aquí han metido a la cárcel a esas personas medias y los han metido muy fácil a la cárcel porque muy poquitos se han ocupado de defenderlos, pero no se ha llegado a quienes tienen llegar, al alto gobierno Santos y al propio expresidente que se financiaron con esos recursos de Odebrecht”.

 

Mutismo de Santos

 

En el entretanto, el exmandatario Santos mantiene su promesa de “retirarse de la política” pero algunos de sus allegados consideran que en un foro sobre temas de paz que se realizará próximamente en la capital del país el expresidente aprovechará su intervención para replicarle a algunos de sus críticos, tanto del gobierno Duque como del Centro Democrático. La última vez que Santos se pronunció fue en la audiencia de la Corte Constitucional en la que el gobierno Duque pidió que se flexibilizaran las condiciones para poder reanudar las fumigaciones aéreas con glifosato. Luego, durante el lanzamiento de su libro en la reciente Feria Internacional del Libro en Bogotá, el exmandatario alcanzó a decir que las objeciones de Duque a la ley estatutaria de la JEP habían sido rechazadas en la plenaria del Senado.