Piden hundir proyecto sobre comida chatarra

Foto cortesía.

Hundir el proyecto sobre comida chatarra le pidió ayer a la Comisión Séptima del Senado la ONG que venía impulsando la iniciativa.

Durante una audiencia en el recinto de la Comisión, la ingeniera Carolina Piñeros, directora ejecutiva de la Red Papaz, sostuvo que "la industria ejerció una injerencia indebida en el debate del proyecto de ley 256 que terminó cambiándole el alma al proyecto", de tal manera que la iniciativa ya “no es un avance para el país y no garantiza los derechos de niñas, niños y adolescentes”, reiterando que el articulado “es un retroceso, desconoce los avances de la Ley de Obesidad y no es legítimo”.

La propuesta original era imponer etiquetas octogonales visibles en el frene de los productos procesados, con información fácil de entender en la que se alertara sobre los altos niveles de calorías, sodio, azúcar o grasas saturadas y el peligro que representan para la salud. Sin embargo, este artículo se cayó en la discusión que tuvo la iniciativa en la Cámara.

“Ya somos casi 49.000 que exigimos sellos en el frente de los empaques de comida chatarra”, explicó Piñeros.

“Este proyecto tal como está no garantiza los derechos a la salud y a la alimentación que son fundamentales para los niños y para toda la población”, aseguró Johnatan García, investigador de Dejusticia.

El viceministro de Salud, Iván Darío González, comentó que esta iniciativa no recoge el espíritu que ha impulsado el Ministerio y por ello “se debe esperar en avanzar en este análisis de regulación para tomar una decisión que le sirva más al país”.

De la misma forma, María Isabel Uscher, directiva de la Sociedad Colombiana de Pediatría, sostuvo que para la entidad es muy importante buscar promoción y protección integral de la salud de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, por eso “es de vital importancia presentar un concepto negativo a la aprobación del proyecto de ley 256 de 2018, pues no aporta en la reducción de las cifras de sobrepeso y obesidad en la población infantil colombiana que en los últimos años se han aumentado”.