ONU: 1.644 las personas desplazadas en Juradó, Chocó

Foto cortesía.

El número de personas desplazadas y confinadas en Juradó, Chocó, llegó a 1.644, según reportó este fin de semana la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), con base en información suministrada por el Equipo Local de Coordinación (ELC) Chocó, entre otras fuentes.

Las víctimas de estas acciones, que vienen siendo reportadas desde el 6 de abril, pertenecen a 11 comunidades indígenas Embera y Wounaan.

De este total, al menos 971 personas (492 son niños, niñas y adolescentes) se desplazaron a la vereda Dos Bocas y la mayoría se alojó en albergues improvisados; otras personas se ubicaron en dos de las aulas de la institución educativa de la comunidad receptora.

Mañana, el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) ingresará al territorio, previa coordinación y en complementariedad con la institucionalidad, con el fin de realizar atención en sectores de albergue, agua y saneamiento y educación en emergencias.

El jueves, la Unidad para la Atención y Reparación Integral para las Víctimas (Uariv), en coordinación con la Gobernación y la Armada Nacional, entregará 16 toneladas de ayudas humanitarias a las comunidades afectadas, las cuales corresponden a 333 kits de alimentos y aseo.

Situación General

Las restricciones a la movilidad desde el 26 de abril también limitaron el acceso a medios de vida, bienes y servicios básicos de cuatro veredas y exponen a riesgos de protección, configurando el confinamiento de 673 personas (337 son niños, niñas y adolescentes) incluidas las que actualmente habitan en la comunidad receptora de Dos Bocas.

Diferentes eventos de conflicto y violencia por parte de los grupos armados que hacen presencia en el territorio son los desencadenantes de estos hechos victimizantes, causando constante temor en las comunidades afectadas.

Según el censo emitido por Uariv, se han identificado cerca de 829 niños, niñas y jóvenes afectados. Ante el deterioro de la situación, la Defensoría del Pueblo, la Uariv y autoridades ancestrales de los pueblos indígenas, hacen seguimiento de la situación y continúan alertando sobre nuevas acciones armadas

Acción Humanitaria

El 2 de mayo, la Uariv realizó una misión de verificación y acompañamiento a las comunidades afectadas en la cual se realizó toma de declaraciones a todas las víctimas de estos hechos, y se identificaron necesidades sectoriales en el marco de la emergencia humanitaria.

El 5 de mayo, una comisión compuesta por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), el Instituto Nacional de Salud, Fuerza Pública, Administración municipal, entre otras entidades, ingresaron a las comunidades evidenciando afectaciones y enfermedades ya mencionadas.

El 7 de mayo, la IPS indígena Erchicijay y a la EPS Comfachocó realizaron atención médica a las comunidades afectadas. Desde el 8 al 11 de mayo la Secretaria de Salud Departamental junto con la Administración municipal también realizan brigadas de salud en la zona; para esta acción se convocó a médicos, odontólogos, bacteriólogos y enfermeros, quienes brindarían la atención médica a los menores y adultos afectados.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) emitió un comunicado de prensa alertando la gravedad de la crisis humanitaria en Juradó, y haciendo un llamado para que las autoridades y entes competentes garanticen la asistencia humanitaria de las necesidades identificadas y la protección de las comunidades indígenas afectadas.

Coordinación general

El 7 de mayo se realizó la Mesa extraordinaria de prevención, protección y atención liderada por la Unidad para las Víctimas y acompañada por líderes indígenas, Policía de Quibdó, Defensoría del Pueblo, Gobernación Departamental, Secretaría de Educación Departamental, agencias de cooperación internacional y Sistema Naciones Unidas. En el espacio se analizaron y establecieron acciones de respuesta para atender la emergencia humanitaria.

Unicef en coordinación con el ICBF y la Secretaría de Educación Departamental planean un posible ingreso a la zona, al igual que instalación de aulas temporales y entrega de tanques; Unicef espera la solicitud formal de la Secretaría de Educación para implementar estas acciones de complementariedad.

El Servicio de Acción contra las Minas de las Naciones Unidas (Unmas) tiene la disponibilidad para realizar acompañamiento y Educación en el Riesgo de Minas (ERM) en las comunidades afectadas, previa coordinación con la institucionalidad.

Por su parte, el ELC continúa monitoreando la situación y coordinando acciones de respuesta de ser requerido, en el marco de la complementariedad con la institucionalidad.