Confianza empresarial en economía: leve alza

Foto archivo El Nuevo Siglo

La confianza de los comerciantes e industriales creció durante abril, de acuerdo con la Encuesta de Opinión Empresarial de Fedesarrollo publicada esta semana.

El Índice de Confianza Comercial (ICCO) se ubicó en 29,7%, lo que representa un aumento de 2,2% frente al mes pasado y un incremento de 1% respecto al mismo mes de 2018.

De acuerdo con Fedesarrollo, le mejora en la confianza de los comerciantes obedece principalmente al incremento de 4,5% en el componente de situación económica actual de la empresa y al aumento de 3% en el indicador de expectativas para el próximo semestre. Por su parte, el mejor resultado frente a abril de 2018 se debe a los incrementos de 4,4% y 2,3% en el indicador de situación económica actual y de expectativas, respectivamente, que compensaron el aumento de 3,6% en el nivel de existencias.

El ICCO reúne tres elementos: la percepción de la situación económica actual de la empresa o negocio, el nivel de existencias y las expectativas sobre la situación económica para el próximo semestre.

Mientras que para los industriales, el Índice de Confianza Industrial (ICI) se ubicó en 4,4%, lo que representa una mejora de 1,4% frente a marzo de 2019 y un aumento de 2,4% relativo a abril de 2018. Según la organización, el incremento en la confianza industrial respecto a abril de 2018 se debió principalmente al aumento de 8% en el volumen actual de pedidos y en menor medida a la mejora de 1,6% en el indicador de expectativas de producción, sin embargo, estuvo limitado por el incremento de 2,2% en el nivel de existencias.

El ICI está conformado por tres componentes: volumen actual de pedidos, nivel de existencias y expectativas de producción para los próximos tres meses.

Crecimiento y empleo

El nivel de confianza de industriales y comerciantes crece a pesar de un menor incremento del PIB y del aumento en las cifras de desempleo. Felipe Espitia, analista macroeconómico de Alianza Valores, afirmó que los sectores industrial y comercial seguirán liderando la evolución.

“El arranque de la economía este año ha sido entre débil y modesto. Sin embargo, nuestro positivismo sobre esos dos sectores, tanto el sector industrial manufacturero como el sector comercial y de ventas al por menor, sigue estando en línea con nuestra expectativa de un mayor crecimiento de la economía en general”, afirmó. “En materia económica habíamos planteado que industria y comercio iban a continuar siendo líderes en materia de crecimiento como lo fue en 2018”, agregó Espitia en diálogo con EL NUEVO SIGLO.

Señaló que esto se debe a que “las condiciones macroeconómicas para estos sectores, tasas bajas de interés en lo que respecta al Banco de la República e inflaciones controladas en el rango, incentivan a que empiecen a generar un crecimiento y eso se está plasmando en los resultados de la encuesta que realiza Fedesarrollo”.

Consideró que seguramente la confianza de comerciantes e industriales se mantendrá durante estos meses. No obstante, señaló que la caída de confianza del consumidor, registrada por Fedesarrollo recientemente, podría tener alguna incidencia.

“Lo que pudiese llegar a preocupar un poco es la confianza del consumidor que de pronto nos reste un poco de dinámica y contagie a todos los productores y ahí incluimos a industria y a comercio, debido a que del índice de confianza al consumidor no fue muy bueno, pero 2019, tanto para industriales como comerciantes, pinta como un buen año”, sostuvo.

En relación con ese índice señaló que “veníamos de una recuperación, luego de la reforma tributaria del año pasado. Sorprende el resultado negativo que pudiese permear el pesimismo a los demás sectores. Pero por ahora lo que se muestra es que no está haciendo efecto en los sectores productores del país”.

Confianza del consumidor

El ICC regresó a terreno negativo al registrar un balance de -9,6% en abril de este año, de acuerdo con la encuesta de Fedesarrollo. Este resultado representó una reducción de 10,7 puntos porcentuales frente al mes anterior y 11 puntos frente al mismo mes de 2018.

El deterioro frente a marzo obedeció a una caída tanto del Índice de Condiciones Económicas como del Índice de Expectativas del Consumidor. Por su parte, la confianza de los consumidores disminuyó en cuatro de las cinco ciudades analizadas frente a marzo de 2019, y respecto a abril de 2018. Finalmente, la disposición a comprar vivienda y bienes durables disminuyó relativo al mes anterior y al mismo periodo del año pasado.

Al comparar los resultados de abril con el promedio observado durante el primer trimestre de 2019, tanto la valoración de los consumidores sobre la situación del país como la valoración de los consumidores sobre la situación de sus hogares empeoró en 8,5 puntos y 7,2 puntos respectivamente. Por su parte, la disposición de los consumidores a comprar bienes durables se ubicó en -11,4%, resultado que implica una reducción de 11 puntos relativo al balance promedio registrado durante el primer trimestre de 2019.

Percepción sobre exportaciones

La encuesta de Fedesarrollo también midió la percepción de los industriales sobre las exportaciones. Respecto a la medición anterior, su percepción sobre el valor exportado disminuyó. Así mismo, cayeron las expectativas de los exportadores sobre el desempeño de su actividad en los próximos meses y los pedidos de compras en el exterior.

En el primer trimestre del año, el balance sobre el valor exportado en dólares fue de 2,5%, es decir que el porcentaje de encuestados que manifestó que sus exportaciones aumentaron es mayor al de aquellos para los cuales las exportaciones se redujeron.

El resultado representó un deterioro de 8,2% respecto al trimestre anterior y un aumento de 4,9% frente al mismo trimestre de 2018. Por su parte, el balance de los pedidos de exportación se ubicó en -6,3%, que implica una reducción de 17% frente al trimestre anterior y una disminución de 9,9 pps con relación al mismo trimestre de 2018.

La Encuesta de Opinión Empresarial hace seguimiento mensual a la dinámica de los sectores industrial y comercial a través de preguntas sobre la situación económica actual y las expectativas de los empresarios.