Cierre vía al llano: a diario se pierden $4.000 millones

Foto cortesía Coviandes
Sacar los productos incrementa los gastos en 45% para los productores

_________

Pérdidas cercanas a los $4.000 millones diarios arrojan los continuos cierres en la vía a los Llanos entre Bogotá y Villavicencio. Las empresas de la ANDI ubicadas en la zona señalan que dicha cifra en la mayor proporción no es recuperable, debido a que los productos son abastecidos por empresas de otras regiones.

Asimismo, la falta de comunicación directa con Bogotá les genera sobrecostos a las empresas, que deben implementar planes alternos para traer o movilizar materiales y el costo del transporte aumenta en cerca del 45%.

Ante la difícil situación presentada por los continuos cierres de la vía Bogotá-Villavicencio, que han afectado a la población y la economía de los Llanos Orientales (Arauca, Casanare, Guaviare, Meta y Vichada) y Cundinamarca, la Asociación Nacional de Empresarios solicita que se tomen las medidas necesarias y soluciones definitivas con el concesionario y así evitar los continuos cierres en la vía por causa de los derrumbes.

La región de los Llanos Orientales se ha visto gravemente afectada al no poder enviar y comercializar sus productos hacia el interior del país y zonas portuarias, situación que compromete la competitividad y operación de empresarios de los sectores agroindustrial, hidrocarburos, minería y de servicios, entre otros.

De la misma manera, se ha visto afectada la recepción de insumos necesarios para el desarrollo de los procesos industriales y agropecuarios.

Vías alternas

Indica el gremio empresarial que las vías alternas como Restrepo-Cumaral-El Secreto-Guateque-Sisga-Bogotá están en mal estado y no permiten el paso de vehículos pesados y por la ruta Bogotá-Tunja-Paipa-Duitama-Tibasosa-Sogamoso-Pajarito-Aguazul-Tauramena-Monterrey-Barranca de Upía-Paratebueno-Cumaral-Restrepo-Villavicencio solo pueden transitar vehículos con un peso máximo de 50 toneladas.

De otra parte, la ANDI señala que se requiere una política de promoción del transporte aéreo para ampliar el transporte de pasajeros y el envío de correo a costos factibles hacia Villavicencio.

Sostienen los empresarios que “tras cerca de 20 años de operación del corredor vial Bogotá-Villavicencio, el concesionario de la vía debería tener un conocimiento detallado de las causas de las afectaciones (derrumbes, deslizamientos, hundimientos, restricciones para el paso de la carga por los túneles y gestión de tráfico, pago de peajes, entre otras). Sin embargo, el cierre de la vía se ha convertido en una situación usual, cuando debería contarse con el modelo de gestión que permita responder al flujo de tráfico que afecte lo menos posible la competitividad”.

Por su parte, el viceministro de Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez, manifestó que la prioridad será reabrir lo más pronto posible la vía en condiciones de absoluta seguridad.

El servidor público informó que se necesitarán cerca de $20 mil millones para solucionar los inconvenientes presentados en el kilómetro 58, punto crítico de la vía y en donde el pasado jueves cayeron 6.000 metros cúbicos de tierra.

De igual forma, Gutiérrez reiteró que lo más importante es evitar que la vía se cierre ya que eso es algo que preocupa a toda la comunidad del Meta. “Nuestro trabajo es buscar soluciones y atender cada punto crítico de la vía”, dijo.

Sostuvo que “estamos trabajando en dar una solución definitiva, nuestra obsesión es habilitar la vía lo más pronto posible. Nos preocupa lo que sucede en los puntos críticos de los kilómetros 64 y 58. Ahora lo que buscamos es una solución integral que permita tratar integralmente los diferentes puntos críticos que existen en la vía Bogotá-Villavicencio”.

El funcionario señaló que se realizará un estudio para definir y tener bien claro lo que está sucediendo en la vía para tener una hoja de ruta sostenida y que garantice soluciones a largo plazo.

 “Desde que entramos al gobierno teníamos un par de puntos críticos como lo son los kilómetros 46 y 64. Nos comprometimos a entregar el kilómetro 46, que estuvo 10 meses cerrado, y lo entregamos antes de Semana Santa y así lo hicimos. El Instituto Nacional de Vías realizará la prolongación de lo que se llama Túnel Falso, que será una solución permanente”, dijo el Viceministro.