Aumentan 4.5% el salario de trabajadores públicos

Cortesía

Este aumento se convierte en el más alto desde que comenzó a funcionar este espacio de negociación laboral a partir de 2013

_________________________

Un aumento salarial de 4.5% y del 1.32% por encima del índice de precios al consumidor (IPC) para 2020 para los servidores públicos fue el que firmaron los grupos sindicales con el Gobierno, luego de varios meses de negociaciones.

Este aumento se convierte en el más alto desde que comenzó a funcionar este espacio de negociación laboral a partir de 2013, explicó el presidente Duque en el momento en el que hizo oficial este acuerdo.

De igual forma, “hubo consenso en cuanto al fortalecimiento de la carrera administrativa, formalización laboral, garantías sindicales y bienestar para los servidores públicos, así como también el fortalecimiento por parte del Estado de la actividad sindical, para lo cual se contemplan garantías en materia de capacitación y afiliación.

En Colombia, un servidor público gana mensualmente en promedio $2.806.870, sin contemplar las primas y las prestaciones de ley que se recibe anualmente, según información suministrada por el Departamento Administrativo de la Función Pública.

Se avanzó también en la integración de una comisión con representantes tanto del Gobierno Nacional como de los sindicatos para que en el lapso de 30 días se elabore una política pública de protección a los dirigentes sindicales, sobre todo a los que se encuentran actualmente amenazados.

“Durante el lapso que duró la negociación del pliego presentado por las organizaciones sindicales se concretaron cinco acuerdos que recogen 133 peticiones planteadas en las 11 mesas sectoriales que se instalaron para desarrollar las deliberaciones”, aseguró la ministra del Trabajo Alicia Arango Olmos.

Los acuerdos laborales que se lograron en esta negociación y el incremento salarial que se adoptó impactarán a 1.198.834 empleados que están vinculados al sector público.

La ministra Arango Olmos, destacó el ánimo de la dirigencia sindical por llegar a consensos con el Gobierno y dijo que esta negociación “fue armónica con unas deliberaciones dinámicas que permitieron abordar con facilidad todos los puntos” contemplados en el pliego de peticiones.

Por los sindicatos intervinieron representantes de la CUT, la CGT, la CTC, Únete, CSPC, UTC, CTU y CNT.

 

Contra nóminas paralelas

De otro lado, el presidente Iván Duque aseguró que es muy importante que en Colombia haya una formalización del servicio público y por eso pidió a los miembros de su Gobierno que “se avance en esos esquemas de formalización, como están en el acuerdo, y también que esa sea la herramienta más importante para cerrarle el paso a las nóminas paralelas”.

Aseveró que “en la medida que se hace una debida formalización y se avanza, estamos también racionalizando y optimizando los recursos del Estado, pero en beneficio –también- de nuestros servidores públicos”.

El Acuerdo Nacional se determinó, aparte del  incremento salarial, temas relacionados con las plantas de personal, la carrera administrativa y las garantías sindicales del sector público.

Según el Mandatario “el Estado no puede ser un propiciador de la informalidad laboral” para reiterar la importancia de adelantar la formalización de los servidores públicos.

El Jefe de Estado se refirió a la necesidad de capacitación y formación de los servidores públicos y aseguró que “se ha hecho un avance importante con la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP)” sobre la que anotó que “tendrá el mandato de parte del Presidente de ser el instrumento más efectivo para estar irrigando, en toda la nómina del Estado, los programas de capacitación y la actualización de conocimientos”.

También manifestó que para que el propósito de formación de los servidores tenga buen desarrollo, la Esap debe usar “la tecnología, que utilice las nuevas plataformas de transmisión de conocimiento”, lo cual será “fundamental, además de su ya conocida trayectoria presencial”.

Finalmente, afirmó que “esta sea una oportunidad para reivindicar el trabajo arduo, denodado de los servidores públicos, que son el corazón de la administración del Estado. Son quienes, todas las mañanas, llegan a los despachos a hacer posible la presencia del Estado y los servicios del Estado para el ciudadano de a pie”.