Rezago del Congreso en ratificación de acuerdos internacionales

Foto Diana Rubiano- El Nuevo Siglo

Sigue pendiente por parte del Congreso la ratificación del Acuerdo de Escazú que firmó el Gobierno, un tema que se ha robado la atención por sus implicaciones en materia ambiental y que ha dividido opiniones entre el sector de la producción y los conservacionistas.

Pero este no es el único caso, pues hay acumulación de una serie de proyectos del Ejecutivo para ratificar acuerdos internacionales que ha firmado, y que en su mayoría muestran un gran rezago en su trámite.

En la Comisión Segunda del Senado está pendiente de primer debate un proyecto de ley por el cual se aprueba el tratado relativo a la transmisión electrónica de solicitudes de cooperación jurídica internacional entre autoridades centrales, suscrito en el marco de la plenaria de la Conferencia de Ministros de Justicia de los países Iberoamericanos, llevada a cabo en Medellín en julio de 2019.

Dicha iniciativa fue radicada por la Cancillería en septiembre de 2019 y cuenta con ponencia para primer debate desde hace cerca de dos años, sin que este se haya dado. Mientras que en la plenaria del Senado hace pocos días se autorizó en segundo debate el proyecto por medio del cual se aprueba el Convenio sobre cobro internacional de alimentos para los niños y otros miembros de la familia, suscrito en La Haya, Reino de los Países Bajos, el 23 de noviembre de 2007. La iniciativa fue radicada en septiembre de 2020 por la Cancillería y el Ministerio de Justicia.

En tanto que sigue pendiente de segundo debate en la plenaria del Senado el proyecto para aprobar la carta de constitución del Consejo de Países Productores de Aceite de Palma, adoptada en Kuala Lumpur, Malasia, el 21 de noviembre de 2015. El respectivo proyecto fue radicado en septiembre de 2020 por la Cancillería y el Ministerio de Agricultura.



En una situación similar se encuentra pendiente de segundo debate en la plenaria del Senado el proyecto de ley por medio del cual se aprueba el Tratado entre Colombia e Italia sobre el traslado de personas condenadas, suscrito en Roma el 16 de diciembre de 2016. Ese fue radicado en agosto de 2020 por la Cancillería y el Ministerio de Justicia.

Pendiente de tercer debate en la Comisión Segunda de Cámara está una iniciativa por medio de la cual se aprueba el Convenio Internacional del Cacao, adoptado en Ginebra, Suiza, el 25 de junio de 2010. La iniciativa fue radicada en agosto de 2020 por el Ministerio de Agricultura y la Cancillería.

Mientras que pendiente de segundo debate en la plenaria del Senado está el proyecto de ley por medio del cual se aprueba el Acuerdo entre Colombia y el Instituto Global para el Crecimiento Verde con respecto a la personería jurídica y los privilegios e inmunidades del Instituto Global para el Crecimiento Verde, suscrito en Seúl, Corea del Sur, el 31 de enero de 2017, y en Bogotá, el 6 de marzo de 2017. Este texto fue radicado en agosto de 2020 por el Ministerio de Ambiente y la Cancillería.

Más proyectos

Un proyecto que sí ha avanzado de manera satisfactoria en su trámite es el convenio entre Colombia y Japón para la eliminación de la doble tributación, con respecto a los impuestos sobre la renta y la prevención de la elusión y la evasión tributaria. La iniciativa radicada en agosto de 2020 por la Cancillería tiene ponencia desde hace cerca de un mes para su cuarto debate en la plenaria de la Cámara.

Otro proyecto que se ha movido en su discusión es para ratificar el tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, suscrito en 1967 en Washington, Londres y Moscú.

La iniciativa, que fue radicada en junio de 2020 por la Cancillería y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, tiene ponencia positiva para cuarto debate en la plenaria de la Cámara.

Vale señalar que hace pocos días fue aprobado en cuarto debate, por lo que pasa a sanción presidencial, el Tratado entre Colombia y China sobre el traslado de personas condenadas, suscrito en Beijing, el 31 de julio de 2019.