A DOS MESES Y MEDIO DE CULMINAR SU CUATRIENIO
La intensa agenda exterior de Iván Duque al final de su periodo

En lo corrido del año el presidente Iván Duque ha estado en cuatro países de Europa, tres veces en Estados Unidos, una en República Dominicana y otra en Costa Rica. Aún le quedan viajes pendientes en su agenda para estos dos meses y medio de Gobierno que le restan: uno en junio para la Cumbre de las Américas en Los Ángeles y se rumora que tendría otro viaje a Europa.

En lo que va del 2022, Duque inició el año con una gira a Luxemburgo, Bruselas, Francia y La Haya, donde según la Casa de Nariño se firmaron acuerdos de cooperación, avanzó en convenios de doble tributación, en acuerdos ambientales, en inversión económica, en seguridad y hasta en observación electoral para los comicios de este año.

En marzo se produjo el esperado encuentro oficial entre los mandatarios de Estados Unidos y Colombia en la Casa Blanca, donde hablaron por cerca de 40 minutos sobre temas relacionados con la migración, el covid-19, la seguridad global, el cambio climático, entre otros.

Luego, en abril, el mandatario colombiano regresó al país norteamericano, donde intervino en el Consejo de Seguridad de la ONU para hablar de la implementación del Acuerdo de Paz, tuvo una reunión con el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y entre otras cosas hizo el tradicional toque de la campana en el cierre de la jornada en Wall Street.

Su última visita fue la más reciente, donde estaban agendadas una serie de reuniones con bancos franceses y estadounidenses y donde el Gobierno asegura que cerró acuerdos de inversión extranjera por más de US$2.500 millones. El Presidente también asistió a la Cumbre llamada “Inside Out” que se llevó a cabo en el marco de los 10 años del Tratado Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos, en donde presentó un panorama de logros de su Gobierno y la hoja de ruta que deja al país en sectores clave y oportunidades de negocios.

A Centroamérica

El mandatario colombiano estuvo en República Dominicana, donde sostuvo un encuentro privado con el presidente de ese país, Luis Abinader, y posteriormente participó en un almuerzo con delegaciones de los dos países. También se firmaron acuerdos entre los gobernantes, se impusieron condecoraciones y se efectuó una conferencia de prensa.

Igualmente, con una agenda enfocada en reactivación económica, comercio, inversión, transición energética, migración, seguridad, ambiente y lucha contra el cambio climático, el presidente Iván Duque viajó la semana pasada a San José, donde participó en la ceremonia de transmisión del mando presidencial y toma de posesión del nuevo presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves.

Durante su estadía en la capital costarricense, el presidente Duque adelantó una agenda complementaria, que incluyó un encuentro con Su Majestad el rey Felipe VI de España, al igual que reuniones bilaterales con el primer ministro de Marruecos, Aziz Ajanuch; el primer ministro de Curazao, Gilmar Pisas, y con los presidentes de Panamá, Laurentino Cortizo, y de República Dominicana, Luis Abinader. Así mismo, se reunió con el presidente de la Asamblea Nacional Legislativa de Costa Rica, Rodrigo Arias Sánchez.

Viaje en junio

Entre el 6 y 10 de junio se celebrará la Novena Cumbre de las Américas en Los Ángeles (Estados Unidos) que reunirá a líderes de América Latina y el Caribe.

El presidente Duque sobre este evento escribió: “La próxima Cumbre de las Américas será una magnífica oportunidad para reiterar que Colombia quiere ser uno de los modelos de referencia para América Latina de la iniciativa B3W (plan denominado Reconstruir Mejor el Mundo -Build Back Better World-), gracias a los proyectos en materia de energía limpia, adaptación e infraestructura”.



Lo que dicen expertos

EL NUEVO SIGLO consultó a algunos analistas que dieron su opinión sobre estos viajes del Presidente a pocos meses de culminar su cuatrienio.

La analista Laura Gil aseguró que “todavía en política exterior, la diplomacia presidencial es importante. Creo que hay ciertos temas de la agenda de política exterior que solo pueden ser impulsados, destrabados o promovidos por la figura presidencial, que aún importa en América Latina. Pero el problema de los viajes del Presidente hoy en día es viajar por viajar y los viajes se están dando probablemente por una agenda privada del Presidente y, de hecho, si uno mira las últimas dos agendas que ha tenido son de importancia menor. El interés de los viajes no está claro, no veo mucho la necesidad de los desplazamientos”.

Por su parte, Jairo Libreros, analista y profesor de política de seguridad y defensa nacional, indicó que lo que hay que mirar es qué tan conveniente es el viaje a nivel interno, como en medio de un paro armado o de una crisis institucional por cuenta de una decisión de la Procuraduría.

“Creo que lleva unos dos meses de diplomacia presidencial, quizás algunos lo interpretan como un mecanismo para fortalecer las relaciones internacionales, pero también hay muchas críticas. Independientemente de eso, yo sí creo que el Jefe de Estado debe atender compromisos internacionales, eso hace parte de la esencia del Presidente de la República, pero hay situaciones de crisis interna que ameritarían una presencia más cercana del mandatario. Ante el paro armado del ‘Clan del Golfo’ durante cuatro días, con efectos que se sintieron en cinco regiones del país y 11 departamentos, creo que el lugar del Jefe de Gobierno en esa situación era Colombia”, observó.

“En un mundo actual, donde la globalización ha dejado de ser un discurso y es real por la necesidad de fortalecer los intercambios comerciales, la seguridad, como el caso del asesinato del fiscal paraguayo en Cartagena, yo creo que sí es necesaria la presencia del Presidente, pero que se logren alcanzar objetivos a largo plazo o alianzas”.

“Estos viajes hacen parte de un proceso para cerrar las actividades presidenciales de Duque, lo cual es legítimo y todos los presidentes del mundo lo hacen”, finalizó.

El excanciller Fernando Araújo manifestó que Iván Duque es presidente hasta el último día y “hay que estar al frente de las obligaciones todo el tiempo, tiene el deber de seguir atendiendo todas sus responsabilidades”.

“Las relaciones entre los países son entre Estados, no entre personas. El Presidente representa al Estado, no son a nombre de Iván Duque sino a nombre del pueblo colombiano. No le veo ningún inconveniente a sus desplazamientos al exterior”, finalizó.