CONCLUSIONES TRAS REUNIONES CON EL PRESIDENTE
Gobernadores, alcaldes y jóvenes urgen cesar la violencia

Foto cortes{ia Gobernacion de Cundinamarca

Una nueva etapa se dio en el diálogo nacional que viene adelantando el gobierno Duque con distintos sectores con miras a encontrar una salida a la crisis social, económica y orden público que se exacerbó con la ola de paros, bloqueos y vandalismo de los últimos diez días.

Ayer el turno en la Casa de Nariño fue para los gobernadores y alcaldes, quienes se reunieron con el Jefe de Estado y otros altos funcionarios gubernamentales para analizar la difícil situación.

La delegación de las administraciones seccionales estuvo encabezada por el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, presidente de la Federación Nacional de Departamentos, así como por la mayoría de los titulares de departamentos.

Al término de la reunión, el Jefe de Estado indicó que se acordó con los gobernadores la realización de diálogos regionales en los territorios para escuchar a las comunidades sobre temas tan importantes como la generación de empleo y la protección a los más vulnerables, a fin de encontrar soluciones prácticas, rápidas y efectivas para las necesidades de sectores muy golpeados por la pandemia.

“Los gobernadores también, con el Gobierno Nacional, van a propiciar en los territorios espacios para escuchar a los ciudadanos sobre temas tan importantes como la generación de empleo, la protección de los más vulnerables; abordar también temas relacionados con las comunidades étnicas, y poder encontrar soluciones prácticas, efectivas, a los sectores que han sido los más golpeados por esta pandemia y, también, por otros problemas que han envejecido mal a través de los años”, dijo el Mandatario.

Respondiendo también a la solicitud de los mandatarios seccionales, el Jefe de Estado destacó la importancia de aproximarse a la juventud, conocer sus necesidades y problemas y empoderar la institucionalidad a través de procesos como la elección de los Consejos para la Juventud en todo el territorio.

En una declaración conjunta que emitieron el Gobierno y los mandatarios seccionales se respaldó la institucionalidad, el derecho a la protesta pacífica y se rechazó toda forma de violencia hacia los ciudadanos y la Fuerza Pública. También se llamó al levantamiento de los bloqueos y la importancia de garantizar el normal desarrollo de la vacunación masiva contra el covid.

Según la Federación de Departamentos, los diálogos regionales iniciarán mañana.

De otro lado, en la reunión con los alcaldes, estos solicitaron al Comité Nacional de Paro que acepte “a la mayor brevedad posible” la invitación a dialogar extendida por el Presidente.

Los alcaldes integrantes de la Federación Colombiana de Municipios ratificamos la unión como nación, manifestando la disposición, apoyo y compromiso con el Gobierno Nacional ante los retos sanitarios, económicos y sociales”, indicó la declaración conjunta de Fedemunicipios y el Gobierno.

“Si hay voluntad de ayudarle al país a salir adelante, la recuperación económica y salvar vidas, creo que esta es una solicitud muy vehemente que debe dar un resultado inmediato”, indicó el presidente de Fedemunicipios, Gilberto Toro.

Las alcaldías también apoyaron y mostraron su disposición por participar en los escenarios de escucha y diálogo que ha abierto el Gobierno, tanto a nivel nacional como departamental. Igualmente pidieron que cesen los bloqueos y la violencia.

El Presidente también participó en el espacio de “Escucha Activa” en el cual participaron voceros de plataformas de jóvenes del país, quienes enfatizaron que representaban ni tenían la vocería de los grupos que han hecho parte de las manifestaciones de los últimos días. Pidieron al unísono que cese toda clase de violencia en las marchas y que el Presidente dialogue con las regiones.

Duque planteó construir un “Gran Pacto por la Juventud”, el cual debería ser permanente y no solo responder a las necesidades coyunturales del paro.



Lo que viene

Las reuniones de ayer se sumaron a las que ya realizadas en la Casa de Nariño con altas Cortes, los representantes de las juntas de acción comunal, la llamada “coalición de la esperanza” así como con varios exministros, exalcaldes, directores de medios de comunicación y alcaldes de las ciudades capitales.

Tras cada una de esos encuentros, se han dado a conocer sendas conclusiones, la mayoría de las cuales coincidió en que es imperativo respetar y proteger el derecho a la protesta social, cesar el vandalismo y ataques a las Fuerza Pública, investigar y judicializar a los responsables de las 26 muertes registradas en medio de marchas y desórdenes, así como desbloquear las vías y buscar fórmulas de diálogo con todos los sectores del país que permitan allanar salidas a las crisis económica y social que atraviesa el país, más aun en medio de la pandemia.

La siguiente reunión será una de las más importantes. Mañana está previsto que los delegados del llamado Comité Nacional del Paro asistan a la Casa de Nariño. Si bien el Gobierno les insistió desde el miércoles pasado en adelantar el encuentro, no fue posible.

Marchas y bloqueos en distintas regiones

La jornada de este sábado era, hasta anoche al cierre de esta edición, relativamente tranquila en cuanto a marchas y protestas en distintas partes del país.

En la capital del país hubo algunas marchas y manifestaciones en distintos puntos de la ciudad, que aunque causaron trancones, no desembocaron en desórdenes, vandalismo ni enfrentamientos con la Fuerza Pública. Un fuerte aguacero en la tarde incluso mermó la dimensión de las movilizaciones pacíficas, llenas de simbolismo y lúdica.

La propia alcaldesa Claudia López celebró, a mediodía, que primera vez, tras 10 días de protestas, no hubo un solo lesionado, en tanto que la mayoría de vías de ingreso a la capital estuvieron habilitadas, permitiendo el ingreso de alimentos y demás víveres. También reconoció la “gran labor cumplida por la Policía y sus esfuerzos por  ceñirse a los protocolos”.

Entretanto, el Concejo de Bogotá realizó una sesión en la Plaza de Bolívar en donde escuchó a líderes de la protesta y los movimientos estudiantiles.

En Cundinamarca, de otro lado, varios  municipios y vías principales amanecieron de nuevo bloqueadas. Se registraron alteraciones en Cáqueza y Chipaque, así como en Zipaquirá, Sibaté, Sopó, Nemocón, Cajicá, Cogua, Chía, El Colegio, Guasca, La Calera, Guatavita, Facatativá, Tausa, Sutatausa, Tenjo, Tocaima, Tema, Tabio, Pandi y Cota.



La mayoría de esos taponamientos, protagonizados por manifestantes y algunos grupos de transportadores, se levantaron a lo largo del día, aunque unos pocos persistían anoche al cierre de esta edición.

De otro lado en Cali, de nuevo hubo de nuevo desórdenes aislados la noche del viernes y madrugada del sábado. Incluso, desconocidos habrían disparado contra marchas indígenas en los sectores de Luna y El Paso de Comercio. Se reportó el incendio de un CAI móvil en el kilómetro 2 de la vía que conduce al cerro de Cristo Rey. También se registraron bloqueos en varios sectores de la ciudad. La nota positiva fue una marcha multitudinaria por la paz, que incluso removió varios bloqueos.

De otro lado en Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga y Medellín también se registraron distintas marchas. En otras ciudades, municipios y departamentos también se registraron movilizaciones, cacelorazos y hasta jornadas lúdicas urgiendo al Gobierno que acelere el diálogo nacional y las soluciones a las distintas crisis.

En el entretanto, el presidente Duque volvió a insistir en el llamado para levantar los bloqueos en las vías nacionales. “Los bloqueos están afectando a millones de colombianos que no están recibiendo su alimentación, o están dificultando la llegada de medicamentos o de oxígeno o de otros bienes, pero también están afectando el proceso de vacunación”, precisó.

“El llamado que se hace es a que esta práctica cese por el bien de nuestro país, y mucho más si se están abriendo los espacios para escucharlos. Que nadie, nadie sienta que la única forma de ser escuchado es afectando los derechos de los demás”, dijo Duque.

Del mismo modo,  se dieron marchas en distintas ciudades del mundo en respaldo a la protesta social pacífica, urgiendo un cese a la violencia, castigo a los responsables de las muertes en las marchas y diálogo social amplio.