De Iguazú a Fin del mundo: los 10 destinos más ‘instagrameables’

Foto cortesía

La coyuntura actual ha cambiado los hábitos de consumo, planes, formas de viajar y reuniones. Sin embargo, ya que muchos cuentan los días para poder conocer nuevos destinos otra vez, a continuación encontrará una lista de los lugares imperdibles o más ‘instagrameables’ donde podrá hace un buen retrato para redes sociales cuando visite Argentina.

Cataratas de Iguazú

Muchos se largan a llorar de la emoción, otros tantos se quedan sin palabras y la mayoría inmortaliza el momento con una selfie. Las cataratas de Iguazú, en la provincia de Misiones, al norte de Argentina, son hipnóticas y deslumbrantes. Destacadas como una de las maravillas naturales del mundo, el lugar indicado para la foto es la majestuosa Garganta del Diablo. El arcoiris y las nubes de niebla que forman las aguas al caer se ven a una distancia de hasta siete kilómetros. Pura energía. Y foto obligada. 

Parque Nacional los Glaciares

Este parque es uno de los más visitados de la Argentina. Ubicado en La Patagonia, la puerta de entrada es la ciudad de El Calafate, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Con un frente de 5 kilómetros y sus 60 metros de altura sobre el agua, es el marco digno para una foto. ¿Desde dónde sacarla? Recomendamos la pasarela superior, e idealmente con gran angular, para tener la mejor perspectiva.

Buenos aires

Fútbol, historia, barcos, tango y arte. El barrio portuario de La Boca, ubicado en la zona sur de Buenos Aires, fue donde se asentó buena parte de los inmigrantes italianos que llegaron al país en los siglos XIX y XX. También es el barrio que alberga la emblemática Bombonera, la cancha del club Boca Juniors y el barrio que pintó Quinquela Martin, artista nativo de La Boca. Su calle más famosa es Caminito con sus casas típicas de colores estridentes, donde suelen congregarse los artesanos y bailarines.

Fin del mundo

Hasta el fin del mundo llegaban los aventureros, los delincuentes más peligrosos (su prisión fue famosa y hoy es un museo) y actualmente viajeros de todo el mundo. Desde Ushuaia, capital de la provincia de Tierra del Fuego, uno de los paseos más populares es al Faro Les éclaireurs (Los exploradores). Es un faro de 11 metros de altura, pintado de rojo y blanco, que lleva más de 100 años funcionando. Desde la embarcación que rodea el islote y con la que también se visitan las Islas de Los Pájaros y de Los Lobos, la selfie es obligada.

Península Valdés

Orcas, ballenas, lobos y elefantes marinos, pingüinos, guanacos e infinidad de aves. Península Valdés es un reservorio de vida silvestre y biodiversidad único en el mundo, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Ubicada en la Patagonia Atlántica, en el sur de la Argentina (provincia de Chubut) tiene casi 360 mil hectáreas en las que viven muy pocas personas. El único asentamiento poblacional es Puerto Pirámides, sobre la costa y rodeada de espléndidos acantilados dorados. Un buen lugar para tomarse una foto. 



Norte de Argentina

Un paseo por las nubes. Hacia el Norte de la Argentina viajan quienes quieren dar un paseo en uno de los tres trenes más altos del mundo, que llega a una altura de más de 4220 metros. El Tren a las Nubes hace el recorrido entre San Antonio de los Cobres y La Polvorilla, en Salta, sobre vías trazadas en 1920 por el ingeniero Richard Maury. Son unos 50 minutos de viaje, que atraviesan paisajes llenos de colores y quebradas que ofrecen varias oportunidades de foto.  

Mendoza, cuyo

Mendoza es el emblema del Malbec y una de las grandes regiones vitivinícolas del mundo (produce el 70 por ciento de todo el vino que se hace en la Argentina). Durante el recorrido por las bodegas de lugares como Luján de Cuyo, Maipú o el Valle de Uco, a una hora de la ciudad, es imposible no admirar el paisaje cordillerano de cielos azules y cumbres nevadas. Mendoza se emplaza al este de los Andes, lo que regala unos atardeceres para la foto con el marco de las montañas.  

Córdoba

Destino con mucha personalidad e historia, la provincia de Córdoba, en el centro de la Argentina, se destaca por muchas razones. El humor y la calidez de su gente, sus paisajes serranos con atardeceres grandiosos, sus arroyos y lagos, y el hecho de haber inventado dos pasiones populares: el cuarteto (un género musical bailable) y el Fernet-cola, una bebida muy consumida en la Argentina. Además, alberga la universidad más antigua del país. A la hora de la foto hay un punto inevitable: la imponente catedral de Nuestra Señora de la Asunción de Córdoba, ubicada frente a la plaza principal de la Ciudad de Córdoba.

Mar del Plata

Mar del Plata o La Feliz, como popularmente se la conoce. Muchos argentinos pasan sus vacaciones de verano en esta ciudad balnearia que, en realidad, es un gran destino para visitar todo el año por sus paisajes, su arquitectura y su gastronomía. Ubicada en la costa del océano Atlántico, a 400 km de la ciudad de Buenos Aires, su rincón más fotografiado se emplaza en la rambla, donde se encuentran las famosas esculturas de dos lobos marinos y el icónico hotel Provincial. 

Bariloche

Otra foto imprescindible en el álbum argentino: Bariloche. La ciudad patagónica, que alberga el centro de esquí más grande de Latinoamérica, ofrece incontables posibilidades de instantáneas. Bosques de alerces, muelles sobre lagos diáfanos, los refugios en los distintos cerros, como el Catedral, López, Tronador, Otto, o el histórico hotel Llao Llao son algunos de los spots favoritos por los viajeros. Pero si hay una foto ineludible es en la costa del Lago Nahuel Huapi, el gran y profundo lago que comparten las provincias de Neuquén y Río Negro.