"Anteponer patentes sobre salud es otra variante del virus"

Foto archivo AFP

El coronavirus sigue castigando a India con una crudeza sin precedentes y más de 4.000 personas murieron en las últimas 24 horas, en un momento en que el debate sobre la liberación de las patentes cobra fuerza en el mundo y ganó un nuevo defensor: el papa Francisco.

El Pontífice dijo este sábado que las iniciativas que piden la liberación de las patentes de las vacunas contra el coronavirus para favorecer el suministro a los países con menos recursos.

"Una variante de este virus es el nacionalismo cerrado, que impide, por ejemplo, un internacionalismo de las vacunas. Otra es cuando ponemos las leyes del mercado o de propiedad intelectual por encima de las leyes del amor y de la salud de la humanidad", dijo Francisco, en un mensaje enviado a los organizadores de un concierto a favor de una vacunación más rápida y justa contra el coronavirus en todo el mundo.

"Otra variante es cuando creemos y fomentamos una economía enferma, que permite que unos pocos muy ricos posean más que todo el resto de la humanidad y que modelos de producción y consumo destruyan el planeta, nuestra casa común", agregó.

Francisco insistió en la necesidad de "un espíritu de justicia que nos movilice para asegurar el acceso universal a la vacuna y la suspensión temporaria de derechos de propiedad intelectual".

"Les ruego que no se olviden de los más vulnerables", insistió.

Entre tanto, la virulencia de la pandemia ha doblegado al frágil sistema sanitario indio, un país de 1.300 millones de habitantes que contabilizó este sábado 4.187 muertes, según datos oficiales.

Personas contagiadas de coronavirus continúan muriendo a las puertas de los hospitales colapsados, pese a la ayuda internacional. Y lo peor aún no ha llegado, dicen especialistas, que esperan un pico a fines de mayo.



 

El gigante asiático acumula ya 238.270 muertes y 21,9 millones de casos, cifras que suben de forma acelerada y esta semana elevaron los contagios en Asia, mientras en prácticamente el resto del mundo las infecciones y muertes parecen más controladas.

Ante el deterioro de la situación, el sábado se inicia en el estado de Kerala, en el suroeste del país, un confinamiento de una semana. En la región de Karnataka, regirá por dos semanas.

Nueva Delhi, la capital de 20 millones de habitantes, y Bombay se están estabilizando, pero aún preocupa la escasez de suministros.

La catástrofe se ha desbordado a las naciones vecinas como Bangladés, Nepal y Sri Lanka, que han cerrado sus fronteras con India, mientras Pakistán impuso nueve días de cierre durante la fiesta musulmana del Aíd al Fitr.

Se reducen contagios en América Latina

En momentos en que las muertes ascienden a 3,27 millones a nivel global, y las campañas de vacunación avanzan de forma desigual, los números de contagios declinaron en Europa, Estados Unidos, Canadá y América Latina.

En México, se disminuirán a partir de la próxima semana las medidas de distanciamiento social en la capital, ante el continuado descenso de los contagios.

En Europa también hay optimismo. Tras un ligero retroceso del número de casos, en Alemania "la tercera oleada parece doblegada", afirmó el viernes el ministro de Salud, Jens Spahn.

Este sábado y después de casi siete meses, los belgas pudieron volver a las terrazas de cafés y bares y en España el estado de alarma, que restringe por ejemplo la movilidad entre regiones, será levantado el domingo.

La situación es diferente en Japón, donde el gobierno prolongó el viernes el estado de emergencia en Tokio y en varias regiones, a menos de tres meses para los Juegos Olímpicos, debido a un aumento de los contagios.

Si bien esta nueva ola de casos es menos grave que la registrada en otros países, sí está llevando al límite al sistema hospitalario del país, donde la vacunación avanza muy lentamente.

Pese al nuevo brote, el vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), John Coates, dijo el sábado que nada podrá impedir que los Juegos Olímpicos de Tokio (del 23 de julio al 8 de agosto) se celebren como está previsto.