La subida catastrófica del mar por deshielo antártico es posible

/ RUTGERS UNIVERSITY-Europa Press

Si el calentamiento global pasa de 2 grados, el riesgo de que las plataformas de hielo del perímetro antártico se derritan aumentaría notablemente y su colapso desencadenaría un rápido deshielo.

Eso resultaría en al menos 0,17 centímetros de aumento promedio mundial del nivel del mar por año en 2060 y más allá, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature.

Eso es más rápido que la tasa promedio de aumento del nivel del mar en los últimos 120 años y, en lugares costeros vulnerables ha llevado ya a un aumento dramático en los días de inundaciones extremas.

El calentamiento global de 3 grados Celsius podría provocar un aumento catastrófico del nivel del mar debido al derretimiento de la Antártida, un aumento de al menos 0,5 centímetros por año en todo el mundo después de 2060, en promedio.

“El colapso de la capa de hielo es irreversible durante miles de años, y si la capa de hielo de la Antártida se vuelve inestable, podría continuar retrocediendo durante siglos”, dijo en un comunicado el coautor Daniel M. Gilford, asociado postdoctoral en el Laboratorio de Política y Ciencia del Sistema Terrestre de Rutgers, que participó en el estudio. “Eso es independientemente de si se emplean estrategias de mitigación de emisiones como eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera”.


Le puede interesar: ¿Cuál es el estado de amenaza de los helechos arborescentes en Colombia?


El Acuerdo de París, logrado en una conferencia sobre cambio climático de las Naciones Unidas, busca limitar los impactos negativos del calentamiento global. Su objetivo es mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, junto con los esfuerzos para limitar el aumento a 1,5 grados Celsius. Los signatarios se comprometieron a eliminar las emisiones globales netas de dióxido de carbono en la segunda mitad del siglo XXI.

El cambio climático provocado por las actividades humanas está generando un aumento del nivel del mar, y proyectar cómo contribuirá la Antártida a este aumento en un clima más cálido es un desafío difícil pero crítico. No se comprende bien cómo las capas de hielo podrían responder al calentamiento, y no sabemos cuál será la respuesta política global definitiva al cambio climático. Groenlandia está perdiendo hielo a un ritmo más rápido que la Antártida, pero la Antártida contiene casi ocho veces más hielo sobre el nivel del océano, lo que equivale a 60 metros de aumento promedio global del nivel del mar, señala el estudio.

El estudio exploró cómo podría cambiar la Antártida durante el próximo siglo y más allá, dependiendo de si se cumplen o superan los objetivos de temperatura del Acuerdo de París. Para comprender mejor cómo podría responder la capa de hielo, los científicos entrenaron un modelo de capa de hielo de última generación con observaciones satelitales modernas, datos del paleoclima y una técnica de aprendizaje automático. Utilizaron el modelo para explorar la probabilidad de un rápido retroceso de la capa de hielo y el colapso de la capa de hielo de la Antártida occidental bajo diferentes políticas globales de emisiones de gases de efecto invernadero.

Es probable que las políticas internacionales actuales provoquen un calentamiento de unos 3 grados Celsius, lo que podría debilitar las capas protectoras de hielo de la Antártida y desencadenar un rápido retroceso de la capa de hielo entre 2050 y 2100. En este escenario, las estrategias de geoingeniería, como la eliminación de dióxido de carbono de la atmósfera y el secuestro (o almacenar) no evitaría la peor contribución de la Antártida al aumento global del nivel del mar.

“Estos resultados demuestran la posibilidad de que se desencadene un aumento catastrófico e imparable del nivel del mar desde la Antártida si se superan los objetivos de temperatura del Acuerdo de París”, dice el estudio.

Gilford dijo que “es fundamental ser proactivo en la mitigación del cambio climático ahora a través de la participación internacional activa en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y al continuar reduciendo las políticas propuestas para cumplir con los ambiciosos objetivos del Acuerdo de París”./Europa Press