25 AÑOS DE HISTORIA
Sial Pigmalión, editorial española que apuesta al talento colombiano

Foto cortesía

25 AÑOS DE HISTORIA entre las cientos de historias que habitan en cada rincón de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, se destaca la de Sial Pigmalión, el grupo editorial madrileño que en su portafolio cuenta con más de 200 autores colombianos.

La editorial madrileña cumple 25 años editando grandes obras de narrativa, poesía, ensayo, teatro, crítica literaria, cine, libro infantil y literatura de autor, y los celebra en la Feria del Libro de Bogotá.

Este grupo surge en 1997 como respuesta a la intensa actividad cultural madrileña de esa década. Está formado por las editoriales Sial Ediciones y Pigmalión Edypro, y su gran apuesta literaria es la recuperación de autores y textos de referencia.

Actualmente dispone de sellos y colecciones, entre los que destacan Casa de África, la principal referencia en estudios africanos e hispanoafricanos; Trivium, textos y ensayo; Prosa Barroca, la principal colección de narrativa áurea hispánica; Contrapunto, colección de antologías y poesías reunidas de destacados autores de todos los tiempos; Candilejas, de teatro; Sial y Pigmalión Narrativa; la colección Fugger librosLitecom, sobre literatura y comunicación; Lumiére, sobre cine; El Basilisco, de libros ilustrados; Extremadura, de autores y temas extremeños; Eros, de literatura y estudios de temática erótica, y Magíster, de textos didácticos y pedagógicos, entre otros.

Gustavo Álvarez Gardeazábal, Roberto Gil de Mares, Gustavo Tatis, Plinio Apuleyo Mendoza, Víctor Gaviria, José Eustasio Rivera, Jorge Isaacs y Manuel Zapata Olivella son algunos de los autores colombianos, actuales y ya desaparecidos, que hacen parte de esta familia editorial.

Basilio Rodríguez Cañada, presidente del Grupo editorial Sial Pigmalión y de la organización de escritores PEN Club Español, que estos días se encuentra en Bogotá acompañando la delegación del país ibérico presente en la Feria del Libro de Bogotá (Filbo), reunida en el estand de España 1907 A, pabellón 17 internacional, nivel 1, habla sobre la editorial, sus autores y las cuestiones del mundo actual literario.



¿Cómo celebra Sial Pigmalión estos 25 años?

BASILIO RODRÍGUEZ CAÑADA: Trabajando, que es la mejor manera de celebrar.  Seguimos realizando un trabajo necesario, vocacional y casi artesanal, aunque utilicemos ahora las más modernas tecnologías.

Celebra en medio de la Filbo con una participación importante…

BRC: En efecto, volvemos a Filbo tras estos dos últimos años de pandemia, con la ilusión de retomar el contacto con los autores, colaboradores y lectores colombianos. Y para celebrar nuestro reencuentro con el mundo cultural y literario de América, encabezamos una importante delegación de escritores de Europa, África y América, entre los que destacan los españoles y colombianos.

¿Qué nos puede contar de estos autores?

BRC: Esta delegación de autores y artistas de Túnez, Colombia, España, Estados Unidos, Venezuela e Israel, entre otros países, nos presentan sus novedades editoriales, obras gestadas y editadas, muchas de ellas durante la pandemia, que aparecen en el mercado para marcar una nueva etapa de normalidad o, al menos, para intentar retomar el ritmo habitual del mercado editorial.

¿Cuáles han sido los logros más importantes del grupo editorial en estos 25 años?

BRC: Posiblemente, el mayor logro haya sido permanecer como un proyecto sólido, especialmente en el ámbito hispanoafroamericano, que se ha traducido en la publicación de más de 1.950 obras, la configuración de una nómina de autores que supera los 2.600 y que tiene una interesante proyección de futuro. Es cierto que el panorama global es incierto, pero afrontamos una nueva etapa con ilusión, determinación, experiencia y con nuevos retos.

¿Cómo describe el mercado editorial a nivel latinoamericano en estos momentos?

BRC: Los países latinoamericanos, al igual que los de cualquier parte del mundo, están seriamente afectados por la crisis que ha originado el covid-19. No obstante, es preciso recordar que el mercado hispanoamericano es el que históricamente ha justificado y sostenido en buena medida el auge de la industria editorial española. De hecho, el continente americano sigue siendo el mayor consumidor de libros en español, en buena medida publicados en España o por empresas editoras españolas radicadas en México, Argentina, Colombia, Chile o Perú.

¿Qué papel juegan las ferias de libros en el sostenimiento de la industria literaria?

BRC: Las ferias internacionales del libro como Filbo, Guadalajara (México) o Madrid, son los mejores escaparates para las editoriales españolas o hispanoamericanas. Estas primeras ferias presenciales nos permitirán intuir por dónde irán los procesos de recuperación del sector editorial en los próximos años. Ante la gran incertidumbre, quiero ser optimista y apostar por el relanzamiento de los mercados americanos y su interacción con la industria y mercado editorial de España.

¿Cómo afrontar desde la literatura la actual y enorme oferta audiovisual?

BRC: La palabra y la imagen han estado a menudo enfrentadas, contando ambas con defensores y detractores a ultranza. Sin embargo, en el mundo actual de las telecomunicaciones, la digitalización, las redes sociales y la proliferación de contenidos digitales por doquier, los libros tienen un ‘hueco’ propio reservado, que es preciso mimar y acrecentar.

¿Cómo demuestra esta afirmación?

BRC: Durante estos dos años de pandemia, la lectura ha sido la actividad preferida a nivel global, se han incrementado los índices de lectura y de compra de libros impresos. Por algo será. En la sociedad del futuro, los contenidos audiovisuales deberán interactuar con los libros tradicionales y surgirán soportes híbridos que permitirán perpetuar la lectura como la actividad humana más creativa e inteligente, que nos posibilitará ser mejores y más libres.

¿Cuál es la mejor estrategia para acercar a los jóvenes a la literatura?

BRC: Hay diversas estrategias de mercadotecnia editorial: libros con diseños sugerentes, con temas de interés y de autores mediáticos. Pero las campañas de fomento de la lectura se deben dar en el contexto escolar, sin imponer la lectura sino descubriendo el aspecto lúdico, recreativo y divertido de los libros. Talleres de lectura o de creación literaria han demostrado su eficacia. Sin embargo, la mejor estrategia para que se inicien como lectores es que vean a sus padres con un libro en la mano y que sean copartícipes del goce y disfrute de la lectura y la literatura.