Las empresas siguen esperando recursos

Foto archivo
Más de $12 billones de recursos en créditos a las Mipymes anunció el Gobierno para atender el pago de nóminas y suspender los aportes a pensiones, pero el dinero no está llegando a su destino

__________

La angustia de los empresarios ha ido escalando día a día, a la par del incremento del impacto de la pandemia en el país. Puede decirse que cada hora reciben anuncios sobre las ayudas del Gobierno para pagar sus nóminas, pero el dinero no se ve, no está llegando como debería ser ante la urgencia de sus necesidades.

Además, a esta condición se une que el respectivo decreto se ha demorado en salir y esto tiene confundido al sector. Todo indica que esta situación se debe a que el gremio de los microempresarios agrupados en Acopi, que inicialmente no estaban pidiendo subsidios, ahora sí los reclama pero las ayudas del Ejecutivo se refieren a créditos blandos.

Los recursos que inicialmente dijo el Gobierno que estaban listos por $12 billones con el respaldo del Fondo Nacional de Garantías (FNG), para poder cubrir las nóminas con créditos blandos, parece que se están quedando en los bancos ante las trabas para su desembolso.

Un empresario anónimo dijo que “somos conscientes que el banco tiene el derecho de aprobar o no el crédito. Pero también, somos conscientes que a estas entidades no les conviene brindar las líneas de crédito del Estado porque no es rentable para ellos. En este momento requerimos de las ayudas, realmente nuestra angustia es muy grande”.

Por su parte, Tatiana Duarte, presidenta ejecutiva de Andigraf, señaló que “el Gobierno otorga respaldo del 80% de la garantía crediticia, extiende líneas de crédito a través de entidades como Bancoldex e Innpulsa, define el no pago de parafiscales por tres meses y los bancos no desembolsan; flexibiliza la tasa de interés y los bancos no reducen tasas. Es hora de agilizar los trámites y flexibilizar los procedimientos del sector bancario, y que no aplique el dicho que todos conocemos que, “en este país solo le prestan plata al que tiene plata.” Señores bancos, Andigraf les hace un llamado a la reflexión, por el bien de todos”.

Sostiene que, “bajo este panorama, es imperante que se dé cumplimiento a las medidas aprobadas por el presidente Iván Duque, incluyendo el mandato más reciente de que Bancóldex otorgue créditos directamente como banco de primer piso; pues de nada sirve tener las leyes, si no se cumplen día a día en esta contingencia”.

 

Primero, lo primero

Precisamente, muchos empresarios señalan que los créditos anunciados por Bancóldex tampoco los están desembolsando como se requiere, para mitigar el impacto de la crisis que están soportando; primero, para pagar sus nóminas, cumplir con los servicios, cancelar facturas de proveedores y de paso, no atrasarse con los créditos del sistema financiero.

Bancóldex, el banco de segundo piso, anunció la semana pasada que para brindar mayor liquidez a las empresas afectadas por las repercusiones del Covid-19 se creó una segunda versión de la ‘Línea Colombia Responde’ con la inyección de $350.000 millones adicionales a los $250.000 millones inicialmente dispuestos, recursos que estarán disponibles para todos los sectores.

Juan Diego Jaramillo, vicepresidente comercial de Bancóldex, aseguró que los alivios se han dispuesto a través de la entidad pero los bancos son quienes toman la decisión de otorgar o no los créditos a los clientes. “La decisión de otorgar el crédito está en manos del banco. Nosotros no podemos controlar muchas cosas: la atención que se le da a una pyme, las aprobaciones, si se le pide garantías, si la persona tiene o no reportes en Datacrédito. Son políticas propias de los bancos”, afirmó. 

También señaló que al momento de acceder a la línea de crédito establecida por la entidad, los microempresarios deberán ser claros y decirle al asesor que quieren acceder a la línea de Bancóldex.

 

Los protocolos

“Dado que las líneas de ayudas se han anunciado recientemente, en los bancos hay unos protocolos de socialización de las ayudas y pueden tomar entre uno o dos días, por lo que muy probablemente los asesores aún no tenían conocimiento de estas ayudas y las condiciones para acceder a ellas”, dijo Jaramillo. 

Todo indica que tanto el FNG como Bancóldex y las entidades financieras, se olvidaron del mensaje del presidente Iván Duque, cuando anunció el paquete de alivios económicos y dijo que, “además de la salud, se debe apoyar a las empresas, salvarlas y proteger el empleo”.

Con ello, el Estado financiará por tres meses sus nóminas, tratando de cubrir a las personas que ganan hasta 5 salarios mínimos. “La Nación asume ese financiamiento, pero lo asume condicionado a que no tengamos pérdidas de personal de trabajo en ese sector tan importante para la generación de ingresos”, sostuvo el Mandatario.

Esta ayuda fue, incluso, respaldada por la presidente de Acopi, Rosmery Quintero, quien calificó las medidas como “un instrumento aterrizado para mantener el empleo y lograr que el tejido empresarial Mipymes, principal generador de empleo, no desaparezca”.

Pero luego, cuando se precisó que estas ayudas no se trataban de subsidios sino de créditos blandos, cambió su postura y dijo que, “lo que el sector no necesita más créditos porque está endeudado, sino subsidios”.

El presidente de la junta directiva de Acopi Bogotá, Alfredo Castellanos, dijo que “los préstamos que el Gobierno ha anunciado en medio de la crisis por el coronavirus solo aplazarán la quiebra de las Mypimes. El Gobierno debería pensar que es más barato subsidiar a las empresas hoy. que reconstruir el aparato productivo dentro de seis meses o un año. Si no recibimos un subsidio vamos a tener que cerrar”, indicó.

 

Los comerciantes

De otro lado, los comerciantes, que también deberían tener acceso a esas líneas de crédito si finalmente se materializan, sostienen que también tienen dificultades para acceder a los créditos.

Según una encuesta realizada por la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) existe una gran preocupación por parte de los empresarios, quienes aseguran que “existen trabas y demoras en los bancos para desembolsar los préstamos anunciados”.

El 18% de los empresarios encuestados señaló que conocen “bastante bien” la existencia de las mencionadas líneas de crédito de emergencia creadas en Bancóldex e Innpulsa. El 57% dice conocer algo sobre las líneas y el 25% señaló que no tiene conocimiento.

El presidente del gremio, Jaime Alberto Cabal, explicó que el hecho de que el 75% de los comerciantes tenga algún conocimiento sobre estas alternativas de fondeo en medio de la emergencia, sugiere que el problema no es la falta de información.

La encuesta revela que el 55% de los comerciantes contactó a bancos para tratar de utilizar dichas líneas.  De los empresarios que dijeron estar haciendo averiguaciones, el 39% manifestó que está tratando de reunir la documentación exigida, y el 42% afirmó que las exigencias de los bancos, así como las condiciones que les plantean para acceder a las líneas mencionadas, son un “obstáculo insalvable”.

Si bien, Jaime Alberto Cabal elogió al Gobierno por tomar en cuenta las peticiones que el sector había planteado, espera que “estas medidas puedan solucionarse para que se dé la llegada de alivios a los comerciantes y empresarios”.