La pandemia desde mi ventana: ¡No compartas el mate!

AFP

Argentina dará el partido de su historia al enemigo invisible: el coronavirus. Trabajan a toda máquina para tener más camas e insumos antes de que lleguen los fríos de mayo. Sexto capítulo de La pademia desde mi ventana. 

_______________

Día 6:

24 días salvando a su país y al mundo cumplirán 44 millones de argentinos el próximo 13 de abril. Los días sin fútbol, mate con amigos y educación a distancia para los niños los hacen un tanto más largo, sin embargo, la mayoría se sienten tranquilos, pues, como ha sido repetido miles de veces, es por el bien de todos.

Pese a que el coronavirus ya estaba haciendo estragos en Europa a finales de febrero, los ciudadanos y hasta el ministro de Salud de ese país, Ginés González, veían un tanto lejana la posibilidad de que se llegara a una situación parecida. Y bueno, hasta la fecha no es tal.

Día 1: La fiesta española... ahora desde los balcones

De hecho, en aquellas épocas a principio de marzo en las que se podía andar por las abarrotas calles del centro de Buenos Aires de estilo italiano, francés y español, como la Primera de Mayo para buscar una cerveza o un refresco para los acalorados días de verano, González dijo en una entrevista cuando se dieron los primeros casos: "Pensé que el coronavirus llegaría más tarde". No fue así, pues una de las primeras escalas que hizo el Covid-19 en América fue en Argentina.

Era inevitable que lo hiciese, por tanto, el Gobierno ordenó el aislamiento voluntario. Muchos, religiosamente se quedaron a trabajar desde sus casas, otros aprovecharon los días feriados para disfrutar de la playa (tal y como ha pasado en la gran mayoría de países del mundo, así que no es una sorpresa).

Día 2: la Gran Manzana envenenada

“Es una cuestión de la humanidad la falta de conciencia pero también hay necesidad. Hay gente que puede hacer teletrabajo pero también hay muchos que dependen del día a día para comer”, me explica Juan Alfaro sobre algunas de las razones por las que se decretó el aislamiento total días después.

Tanto él como los periodistas Óscar Villegas y Gustavo (…) coinciden en que la mayor preocupación está en contener la expansión del virus antes de los fríos de otoño, especialmente a finales de abril, que es cuando el virus tiene la mayor oportunidad de incubación y propagación.

 Día3: La pandemia desde mi ventana: ¡Forza Italia!

“El gran motivo para poner esas medidas tan rápidamente (cierre del país y la cuarentena) en la Argentina es para no llegar al colapso del sistema de salud” como pasó en Europa, me explica Óscar. 

 Además, a la fecha se trabaja a toda máquina para establecer más de 14.000 camas y así ampliar capacidad de atención cuando se llegue al famoso pico de la curva. Si bien Argentina siempre apareció mejor ranqueada a nivel regional por su sistema médico, la verdad es que los problemas financieros que se han acumulado por años y los últimos recortes presupuestales han llevado a que falten los insumos necesarios.

“El sistema de salud en Argentina es excelente (…) hay excelentes profesionales, lo que no tiene es el presupuesto y la inversión necesario para ser todo lo bueno que puede ser”, opina Josefina, más conocida por los videos virales que realiza con su esposo Jero Freixas, y que a propósito de la cuarentena decidieron reinventarse y grabar algunos capítulos desde casa.

Día 4: ¿Quedarse en casa o trabajar? El dilema de los brasileños

Las preocupaciones que le quitan el sueño a la Argentina, además de las cuentas por pagar, las personas más vulnerables (grupo poblacional que creció en los últimos años), están los tributistas o trabajadores independientes, que sin importar su nivel económico, no están devengando mayores ingresos, pues como es apenas obvio el país está semiparado.

Sin embargo, ante los afanes por la omnipresente economía, no todo es negativo. Durante nuestra conversación con Gustavo, me comenta que se han visto iniciativas por parte de diferentes organizaciones civiles para ayudar a enfrentar la crisis, que a corte de hoy ha cobrado 42 vidas.

“Por esta situación se han visto muchos más casos de solidaridad en la que muchos argentinos que están estudiando medicina se ofrecieron como voluntarios para ayudar en los hospitales, también se han visto personas que se han postulado para ayudar a los mayores a hacer las compras o recoger los medicamentos”, comenta.   

Día 5: De Alemania, el Covid-19 y el fantasma de la guerra

A lo que Óscar complementa: “El coronavirus va a cambiar el ordenamiento mundial… quizá nos humanice más”. En lo personal, anhelo que sea así.

“Por más de que estemos encerrados siento que todavía no estamos teniendo tan conciencia del contagio. Lo que sí quiero ver es cómo vamos a volver después de esto. Nosotros los argentino que somos tanto del abrazo y del beso, cómo va a ser después, además de nuestra relación con la Tierra, el ambiente y el otro… no sé”, se pregunta Jose al mismo tiempo que me deja la duda también pegada en la cabeza.

 

______________

EL NUEVO SIGLO realizó más de 30 entrevistas a personas de 19 países para construir 'La pandemia desde mi ventana', un diario que muestra el rostro humano de la crisis generada por el coronavirus. Cada día una nación tendrá la oportunidad de contar cómo es su día a día, las decisiones que toma para darle la batalla al Covid-19, y sobretodo, mostrar que no estamos solos, que se trata de una lucha global y solidaria.