Récord de temperatura hace retroceder hielo marino

AFP

El reciente desplome de una plataforma de hielo de 1.100 km2 en la Antártida se produjo en un momento récord de altas temperaturas y es un síntoma de un planeta en crisis climática, según los expertos.

La plataforma de hielo Conger, que se desprendió de la parte oriental de la Antártida en marzo, es la más reciente víctima del aumento de las temperaturas en los polos de la tierra. Los expertos afirman que, a medida que las regiones polares se calientan, es probable que se derrita más hielo, lo que podría hacer subir el nivel del mar e inundar las comunidades costeras.

“La concentración actual de gases de efecto invernadero es mayor que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad. Es una señal muy preocupante”, dijo Pascal Peduzzi, director de la Base de Datos de Recursos Mundiales (GRID) - Ginebra. GRID-Ginebra es una asociación entre el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), la Oficina Federal Suiza de Medio Ambiente y la Universidad de Ginebra.

La temperatura en la estación meteorológica de Vostok, en la parte central de la Antártida, en el mes de marzo suele tener una media de -53°C. Sin embargo, entre el 16 y el 20 de marzo, en torno al momento en que se cree que la plataforma de hielo se derrumbó, la temperatura fue, de media, 35°C más cálida, alcanzando una temperatura balsámica para la Antártida de -18°C el 17 de marzo. La ola de calor forma parte de una tendencia de calentamiento que se registra en todo el mundo.

Las imágenes satelitales, que datan de hace cinco décadas, muestran que el hielo marino en ambos polos está en retroceso. El 21 de febrero de 2022, el hielo marino de la Antártida, que hasta hace poco era estable, alcanzó su mínimo desde que comenzaron las mediciones en 1979.



La situación es mucho más dramática en el lado opuesto del planeta. Hace cuarenta años, el hielo marino del Ártico tenía un grosor típico de tres a cuatro metros. Hoy en día, tiene alrededor de 1,5 metros, según un reciente informe del Pnuma, (Foresight Brief). Un hielo más fino y unas aguas más abiertas provocan una mayor absorción de la luz solar y un mayor deshielo en verano. Desde 1979 se ha perdido alrededor del 50% de la cobertura de hielo marino en verano.

“Se ha producido una importante pérdida de hielo marino, sobre todo en los últimos 20 años”, afirma Tore Furevik, director del Centro Nansen de Medio Ambiente y Teledetección y coautor del informe. “La pérdida de hielo marino indica que el clima es cada vez más cálido y no está en equilibrio. La única manera de detener esta tendencia es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”.

El deshielo provoca cambios en el ecosistema marino, la circulación oceánica y los fenómenos meteorológicos. Tanto en el Ártico como en la Antártida, el calentamiento del agua del océano contribuye al derretimiento de las capas de hielo. Mientras que el deshielo en el Ártico no provoca un aumento significativo del nivel del mar, ya que el hielo ya está en el agua, el deshielo de Groenlandia o de la Antártida sí lo provocará, ya que se encuentra en tierra firme.

La clave para frenar el derretimiento del hielo marino y de las capas de hielo es mitigar el cambio climático y mantener el aumento de la temperatura en consonancia con el Acuerdo de París. Como parte del pacto, los Estados miembros se comprometieron a limitar el calentamiento global a bastante menos de 2°C, y preferiblemente a 1,5°C, en comparación con los niveles preindustriales. Si el mundo cumple sus compromisos actuales en materia de clima, el planeta seguirá calentándose al menos 2,7°C, advierte el Informe sobre la Brecha de Emisiones del PNUMA para finales de siglo, mientras que el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) indica que el calentamiento global medio será de 3,2°C para 2100. 

El Pnuma ha propuesto lo que denomina la solución de los seis sectores para la crisis climática. Se centra en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en media docena de sectores: energía, industria, agricultura y alimentación, bosques y uso del suelo, transporte, edificios y ciudades.  El informe describe cómo estos seis sectores pueden aportar más de 30Gt de reducción de emisiones y ayudar a mantener el aumento de la temperatura en línea con el Acuerdo de París.

Las Naciones Unidas también han lanzado la campaña Actúa ahora, que orienta a las personas sobre las decisiones individuales que pueden tomar para limitar el calentamiento global y reducir el cambio climático