Ratifican norte de relaciones Colombia-Ecuador

/ Presidencia

Las relaciones entre Colombia y Ecuador entrarán a partir del próximo 24 de mayo, cuando el mandatario electo del vecino país Guillermo Lasso se posesione, en una era más proactiva.

Si bien es cierto que el presidente Iván Duque tuvo una interacción bastante fluida con el saliente gobierno de Lenín Moreno (quien llegó al poder en 2017 como candidato del expresidente izquierdista Rafael Correa pero luego cortó con él), es claro que con Lasso podría haber un mayor dinamismo toda vez que se trata de dos gobiernos de centro derecha y con nortes políticos más coincidentes, tanto a nivel interno como regional.

De hecho, la última vez que se reunieron Duque y Moreno fue el pasado 10 de enero, en Mataje y San Lorenzo (Ecuador), en donde hicieron seguimiento a los avances de infraestructura en el puente sobre el río Mataje y en el eje La Espriella (Colombia).

Los dos mandatarios revisaron la agenda fijada en el último Encuentro Presidencial y IX Gabinete Binacional, el 26 de noviembre de 2020. Se habló, entonces, de la marcha del llamado “Plan de Acción de Quito”, en donde ambos gobiernos se comprometieron a la habilitación de este nuevo paso fronterizo cuando las circunstancias sanitarias derivadas de la pandemia sean propicias.

De hecho este Corredor Binacional Espriella - Rio Mataje es clave para dinamizar el comercio bilateral. Ya en enero en el lado ecuatoriano se habían terminado las obras de construcción y estaban en un 87% en el colombiano. La idea es que la obra se ponga en funcionamiento en junio de este año, facilitando que los transportadores tengan un ahorro del 50% en sus costos de operación y disminuyendo en más de una hora los tiempos de recorrido. A estos beneficios se suma una conexión vial más eficiente entre el Puerto de Tumaco y el Puerto de Esmeraldas (Ecuador), así como la descongestión de la Vía Panamericana.

Tanto Duque como Moreno resaltaron el alto nivel de coordinación entre las instituciones técnicas de ambos países vinculadas a las áreas de infraestructura, transporte, seguridad y aduanas, lo cual contribuirá al funcionamiento del futuro paso fronterizo que facilitará la conectividad entre los dos países.

También se acordó, a fin de lograr el pronto funcionamiento del paso en Mataje, que se reforzaran las condiciones de seguridad y tránsito del litoral Pacífico de ambos países y se conectara la infraestructura vial entre los dos puertos principales.



Seguridad, clave

Uno de los asuntos más importantes en la agenda fue el referido a la problemática de orden público en la zona, no solo por la presencia de las disidencias de las Farc que operan en la franja limítrofe, sino también por los carteles de narcotráfico en el área, con presencia incluso de facciones mexicanas.

Duque y Moreno ratificaron la intención de seguir profundizando el intercambio de información de inteligencia sobre las amenazas y factores de riesgo a la seguridad. También se urgió a las instituciones binacionales avanzar con el proceso de fortalecimiento de los mecanismos de fomento de la confianza mutua, el mecanismo 3+2, y las instancias técnicas en el ámbito de la seguridad, particularmente las relacionadas con la lucha contra las drogas, la minería ilegal, contrabando y delitos migratorios.

Como era apenas obvio, los dos mandatarios hicieron un repaso de la coordinación de los planes de contingencia a lado y lado de la frontera para contener la pandemia. Incluso se dio la orden de la reorientación de recursos del Fondo Binacional de Desarrollo Fronterizo y de Reparación Social para este fin. Por el momento, como se sabe, los pasos limítrofes se mantienen cerrados, aunque las dos Cancillerías avanzan en la adopción de un protocolo bilateral de apertura de fronteras.

En el campo externo, los dos presidentes reiteraron su rechazo a las elecciones parlamentarias de diciembre pasado en Venezuela, al tiempo que coincidieron en la importancia de incrementar la movilización de recursos de cooperación internacional para regular de manera segura y  ordenada la crisis migratoria proveniente de Venezuela, fortaleciendo estrategias como el Proceso de Quito. Por último, Duque expresó a Moreno el apoyo de Colombia desde la presidencia pro-tempore de la Alianza del Pacífico -asumida el 11 de diciembre de 2020-, a la adhesión de Ecuador a este mecanismo de integración como Estado Asociado y posteriormente como miembro pleno.

Nuevo frente

¿Cómo será ahora la relación Duque-Lasso? Las primeras puntadas se dieron precisamente cuando el mandatario colombiano y el electo ecuatoriano se reunieron en la Casa de Nariño.

El presidente de nuestro país expresó su voluntad de avanzar en la integración y la cooperación con Ecuador, tras abordar los principales temas de la agenda binacional.

“Valoro profundamente este encuentro. Abordamos temas de gran trascendencia para nuestros países. En primer lugar, ratificamos el compromiso de ver al Ecuador como miembro de pleno derecho de la Alianza del Pacífico”, resaltó. Incluso dijo que esperaba concretar esa meta este año. Reiteró, igualmente, que se trabajará con más decisión en la integración comercial y la inversión, claves para la reactivación pospandemia.

Sobre el tema clave del paso fronterizo en construcción, el mandatario colombiano dijo “con esa importante vía de La Espriella- Río Mataje, y también con lo que será la entrega de la unidad funcional de la conexión entre Pasto y Rumichaca, se facilitará el comercio binacional de manera importante”.

Ambos mandatarios repasaron lo relativo a la cooperación en seguridad. “Ecuador ha sido un país aliado de Colombia y hemos enfrentado múltiples desafíos, pero tenemos que seguir luchando contra el crimen transnacional, contra el narcotráfico y contra el terrorismo”, sostuvo.

Con relación al tema ambiental, el Jefe de Estado manifestó que Colombia quiere trabajar con Ecuador “en la protección de nuestra riqueza marina y enfrentar la lucha contra la pesca ilegal”.

Adicionalmente, aseguró que es necesario vincular más esfuerzos para seguir adelante con el Pacto de Leticia, mediante el cual los países de la cuenca se comprometieron a tomar medidas contundentes para proteger la Amazonía.

Por último, Duque invitó a Lasso para que desde el Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur) se haga un llamado a la comunidad internacional sobre la importancia de que se garantice la equidad en la distribución de las vacunas anticovid.



Fortalecer, lema de Lasso

A su turno, el presidente electo de Ecuador recalcó que el objetivo del encuentro fue “ratificar y fortalecer, aún más, las relaciones de hermandad entre el pueblo ecuatoriano y el pueblo colombiano”.

Vamos a ser fieles a los principios democráticos y que, junto a usted y a otros presidentes latinoamericanos, vamos a luchar para la plena vigencia de la democracia en América Latina”, agregó Lasso, en lo que pareció una referencia directa al bloque contra la dictadura venezolana.

Así mismo, dijo que Ecuador requiere del apoyo de Colombia para el inmediato ingreso de su país a la Alianza del Pacífico.Creemos en el libre comercio, creemos en la apertura económica, creemos en el libre tránsito de personas, libre tránsito de capitales, libre tránsito de mercaderías y haremos todo lo necesario para que, en nuestro Gobierno, podamos lograr esa apertura económica del Ecuador al mundo y de inversión del mundo en el Ecuador”, aseveró

Un asunto que no se mencionó pero que ya en el pasado creó tensiones entre ambos países fue el de las fumigaciones con glifosato a los narcocultivos en la frontera. Hay un pacto de años atrás para que las aspersiones no se hagan a menos de 10 kilómetros de la zona limítrofe.