G20 extendió moratoria de la deuda de países pobres

EUROPA PRESS

Los ministros de Finanzas y banqueros centrales de los países del G20, reunidos este miércoles en una cumbre virtual, respaldaron la propuesta preliminar del Fondo Monetario Internacional (FMI) de expandir sus recursos mediante la asignación de 650.000 millones de dólares (546.000 millones de euros) en derechos especiales de giro (DEG), el activo de reserva de la institución.

"Instamos al FMI a presentar una propuesta completa por una nueva asignación general de 650.000 millones de dólares en derechos especiales de giro para cumplir con las necesidades globales a largo plazo de complementar los activos de reserva", concluyó el Grupo de los Veinte en un comunicado al término de la reunión.

Esta nueva asignación serviría para "mejorar" la liquidez global y ayudaría con la recuperación económica a nivel mundial. Además, el G20 pidió a la institución con sede en Washington que explore opciones para que los miembros del FMI decidan ceder su asignación de recursos adicional de forma voluntaria a los países más vulnerables.

La ampliación de derechos especiales de giro fue planteada por la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en marzo, aunque no será hasta junio cuando el Fondo presente formalmente la propuesta a sus miembros.

No obstante, en las últimas semanas, ya ha recibido el visto bueno de ministros y presidentes de varios países, incluyendo al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, o la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen.

En la cumbre de ministros y banqueros centrales se acordó una segunda y última extensión durante otros seis meses de la suspensión temporal de los pagos del servicio de deuda de aquellos países pobres que lo soliciten, en línea con los términos también acordados por el Club de París.



En abril, el Grupo de los Veinte acordó suspender los pagos de deuda bilateral hasta finales de 2020, mientras que en octubre se decidió extender la suspensión hasta mediados de 2021. Este nuevo aplazamiento supone que la suspensión finalizará en diciembre de 2021.

El club de países acordó esta nueva ampliación de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de Deuda (DSSI, por sus siglas en inglés) "a la luz de la persistencia de necesidades de liquidez significativas relacionadas con el covid-19".

Como en otras ocasiones, el G20 instó a los acreedores privados a sumarse también a esta iniciativa y a suspender los pagos de deuda.

El Grupo explicó que los países pobres necesitarán 200.000 millones de dólares (167.956 millones de euros) hasta 2025 en su respuesta contra la pandemia, así como otros 250.000 millones (209.945 millones de euros) para acelerar su convergencia hacia las economías avanzadas. Así, el G20 se ha comprometido a "desplegar todas las herramientas" para ayudar a dichos países a cerrar esa brecha de financiación.

Perspectivas globales

Los participantes del encuentro explicaron que las perspectivas globales han mejorado en los últimos meses debido al despliegue de las campañas de vacunación y al continuo apoyo de los poderes públicos. Sin embargo, la recuperación "parece desigual entre y dentro de los países, frágil y sujeta a elevados riesgos a la baja", alertó el Grupo.

Ante este panorama, los países se comprometieron a permanecer "vigilantes" y a evitar cualquier retirada prematura de las medidas de apoyo. Además, reafirmaron su intención de usar "todas las herramientas políticas" a su disposición para 


Noticia relacionada:FMI extiende alivio de deuda para 28 países pobres y otras breves


En lo que respecta a los impuestos, el G20 únicamente mencionó que mantiene el compromiso de alcanzar una solución global y de consenso sobre fiscalidad mínima de empresas y de gigantes digitales en el marco de las conversaciones organizadas por la OCDE. El objetivo es alcanzar un acuerdo para mediados de 2021./Europa Press

Foto: El G20 ha recibido el apoyo de varios ministros y presidentes de varios países de extender las reservas del FMI./Europa Press