EMA: hay vínculo entre raros casos de trombos y vacuna AstraZeneca

Foto AFP

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) reafirmó este miércoles su apoyo a la vacuna anticovid de AstraZeneca, a pesar de los trombos sanguíneos que han sufrido algunos de los que recibieron el fármaco, un efecto secundario "raro", insisten los expertos.

Los trombos despertaron una ola de inquietud, en especial en Europa, que no ha acabado de amainar, en buena parte a causa de las propias contradicciones de las autoridades.

Países como Canadá, Francia, Alemania y Holanda recomendaron no usar esa vacuna en jóvenes tras la detección de los trombos sanguíneos.

Aún así, la EMA afirmó que los coágulos sanguíneos constituyen un efecto secundario "muy raro", animando a los países a continuar utilizándola.

El balance entre riesgos y beneficios sigue siendo "positivo", según un comunicado.

La directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, señaló que esos trombos podrían ser una respuesta inmunológica, aunque "no se ha podido confirmar factores de riesgo específico como la edad, el sexo o los antecedentes médicos".

Los ministros de Salud de la Unión Europea debían reunirse por videoconferencia a partir de las 16H00 GMT para examinar estas conclusiones. 

Al mismo tiempo, el comité científico que asesora al gobierno británico recomendó que el inmunizante de AstraZeneca solo se utilice en personas mayores de 30 años, como "precaución". 

"A los adultos de entre 18 y 29 años [...] se les debe ofrecer una vacuna alternativa (...) cuando esté disponible", apuntó el profesor Wei Shen Lim.

Según el regulador británico de medicamentos, de los 79 casos de trombos en personas vacunadas con la vacuna de AstraZeneca reportados en el Reino Unido, 19 fueron letales. 

La vacuna, desarrollada por AstraZeneca y la universidad de Oxford, ha sido administrada en al menos 111 países, por delante de Pfizer/BioNTech (67 pasíses) o Moderna (al menos 39 países).

Récords en América Latina 

Al otro lado del Atlántico, Organización Panamericana de la Salud (OPS) destacó la "preocupante" alza de infecciones de covid-19 en Sudamérica, señalando que, en la última semana, Brasil y Argentina estuvieron entre los diez países con el mayor número de nuevos contagios en todo el mundo. 

En todo el mundo, las campañas de vacunación avanzan a ritmos dispares, pero esa buena noticia coincide con nuevas oleadas del covid-19, dominadadas por variantes más agresivas del virus.

En Latinoamérica, se registraron ya 805.865 decesos (en más de 25,5 millones de contagios).

Es la segunda región más enlutada por el coronavirus, detrás de Europa (978.685 muertes), según estimaciones de la AFP basadas en fuentes oficiales.

Brasil es de lejos el país más golpeado con más de 336.947 fallecidos, superado solo por Estados Unidos con unos 555.000.

El gigante sudamericano, de 212 millones de habitantes, registró el martes por primera vez más de 4.000 muertes en 24 horas. 

En la región, Argentina también tuvo un máximo sin precedentes, al contar 20.870 nuevas infecciones diarias. 

En Chile, la crisis sanitaria llevó a postergar por cinco semanas la elección de alcaldes y constituyentes prevista para este fin de semana.

La pandemia ha matado a más de 2,8 millones de personas en todo el mundo.

Restricciones y "presión" 

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó este miércoles que apoya la idea de aplicar un "confinamiento corto" en toda Alemania.

En tanto, India, que registró casi 116.000 nuevos casos de coronavirus este miércoles, un récord, decidió imponer toques de queda en 20 ciudades, incluyendo la capital, Nueva Delhi.

El Instituto Serum de ese país -el mayor fabricante mundial de vacunas anticovid- advirtió que necesitará más fondos del gobierno indio por las restricciones a la exportación.

La presión ha hecho que la capacidad de producción del SII esté "bajo mucha tensión, por decirlo con toda franqueza", dijo el director general de la empresa, Adar Poonawalla.

Por otro lado, el grupo francés Delpharm comenzó este miércoles a envasar la vacuna de Pfizer/BioNTech en una planta situada a unos 90 kilómetros al oeste de París.

Y en Australia, donde solo se recibieron 700.000 dosis de un pedido de 3,8 millones de la vacuna Oxford/AstraZeneca, el primer ministro, Scott Morrison, culpó a la Unión Europea de los retrasos en la campaña de vacunación.

"Un total de 3,1 millones de vacunas no han llegado a Australia. No hay discusión, conflicto, disputa o choque. Es una simple observación", dijo el primer ministro.

En todo el mundo, se han administrado más de 692 millones de dosis de vacuna anticovid, según un balance de la AFP, aunque la mayoría de dosis se concentran en un puñado de países.