Se abre mercado para aguacate Hass en Corea del Sur

Foto cortesía

Una mayor penetración en el mercado de Corea del Sur va a tener el aguacate Hass, reveló el ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, quien señaló que además de la admisibilidad del aguacate, se logró otros importantes beneficios para el sector agropecuario, entre los que se destacan US$10 millones en recursos para el desarrollo rural y la adhesión de Colombia a organismos internacionales que promueven el crecimiento verde.

Sostuvo el Ministro que “Corea del Sur, a través de su agencia Koika, aprobó US$10 millones ($36.500 millones aproximadamente) para el desarrollo del campo colombiano, los cuales serán para el proyecto ‘Comunidades Resilientes’, que busca beneficiar a 2.500 familias directamente, a 50 organizaciones vinculadas y 25.000 líderes formados de los departamentos de Sucre, Córdoba y Bolívar”.



Otro aspecto es la adhesión de Colombia al Instituto Global de Crecimiento Verde (GGGI), el cual se oficializó con el secretario general Ban Ki Moon. La participación en este Instituto convierte a Colombia en miembro oficial y favorece el trabajo de cooperación con recursos del gobierno coreano en temas de tecnologías aplicadas a los cambios climáticos, capacitación y mejoras en la productividad del campo colombiano.

El jefe de la cartera agropecuaria también detalló que “Colombia será la sede del P4G Parenting for Green Growth and Global Goals en el año 2023, con lo cual podremos seguir avanzando en la innovación inclusiva para el desarrollo rural con emisiones neutra de carbono”.

Indicó Zea que “el año pasado, el aguacate hass se consolidó como el tercer producto en exportaciones no tradicionales logrando 144 millones de dólares en ventas al exterior y participando con 11% dentro del total de exportaciones no tradicionales. Y con esta nueva admisibilidad a Corea del Sur, que se estaba buscando hace 8 años, los productores de este fruto podrán aumentar sus canales de comercialización”.

Actualmente se está trabajando en una agenda bilateral, entre Colombia y Corea del Sur, con el fin de lograr la admisibilidad de productos como lima tahití, carne bovina o carne de cerdo, entre otros.