Proyecto de cadena perpetua corre riesgo de hundirse

Foto archivo

 

Luego que el Congreso de la República decretara distintas fechas para el inicio de las sesiones, 13 de abril para senado y 3 del mismo mes para Cámara, los congresistas ya están pensando en el efecto que tendrá esto en sus proyectos.

Una de las iniciativas que corre el riesgo de hundirse es la reforma constitucional que revive la cadena perpetua en Colombia.

Según conoció EL NUEVO SIGLO, la Comisión Primera de la Cámara ya tiene el proyecto y definió que los ponentes trabajen mientras se reinician las sesiones.

Los tiempos no son nada esperanzadores. El proyecto llega el 3 de abril a la Comisión Primera, pero esa fecha cae en viernes y en un día no se va a lograr aprobar un proyecto tan complicado y con tantas aristas. Así que queda para la siguiente semana (del 5 al 11 de abril), que termina siendo la semana de recogimiento, con un agravante, el 9 es el Día Nacional de las Víctimas por lo que en esa jornada no puede haber sesiones ordinarias.

Así las cosas, el proyecto comenzará a ser discutido en la práctica, en la semana del 14 al 18 de abril. De ser aprobado, por ley tienen que pasar ocho días antes de que pueda ser discutido en la plenaria de la Cámara.

De forma tal que, la plenaria solo conocería el proyecto en la semana del 21 al 25 de abril. Suponiendo que se apruebe en esa sesión, tienen que pasar 15 días antes que la Comisión Primera del Senado pueda incluir el articulado en el orden del día.

En ese orden de ideas, el 12 de mayo, la plenaria del Senado conocería el proyecto en la semana del 19 al 23 del mismo mes, justo 10 días antes que terminen las sesiones del Congreso. Sin embargo, estos tiempos aplican sí y solo sí el proyecto de reforma constitucional pasa una sesión en cada debate y la discusión no se extiende.

El proyecto corre el riesgo de hundirse, pues tiene que tener los cuatro debates que le quedan antes del 20 de junio.

Además, la discusión no se augura fácil. El proyecto tiene que ser reescrito debido a las recomendaciones que hizo el Senado.

“Lo que queda es abocar en las comisiones primeras de esa iniciativa, donde seguramente se presentarán las mismas discusiones que se presentaron en la discusión inicial, pero el tema va a girar en torno a la redacción que podamos hacer al articulado para que no existan interpretaciones contrarias en el futuro. El proyecto tiene un clima favorable”, le dijo a EL NUEVO SIGLO el representante por Atlántico, César Lorduy, de Cambio Radical, uno de los ponentes.

A su turno, una de las autoras de la iniciativa, la representante tolimense Adriana Magali Matiz del Partido Conservador, sostuvo en diálogo con este Diario que “lo primero que hay que decir es que el pasado lunes con el presidente de la Comisión Primera, Juan Carlos Losada, nos reunimos y decidimos que los proyectos que habían entrado y que estaban pendientes de la asignación de ponentes, como era el caso de este proyecto, durante este tiempo trabajarán en el informe de ponencia para así, cuando reiniciemos las sesiones en el Congreso, pudiéramos darle celeridad a la discusión de estas iniciativas”.

Igualmente dijo que “existe un riesgo alto que el proyecto se hunda porque no sabemos qué puede suceder, pero estamos haciendo todos los esfuerzos posibles para que los ponentes presentemos ese informe dentro de los términos establecidos y que, una vez iniciadas las sesiones, le podamos dar el debate correspondiente. Esta es la primera vez que este proyecto llega a las instancias que ha llegado, es decir, tener cuatro debates en primera vuelta. Y por eso, hemos aplicado todos nuestros esfuerzos para que esta iniciativa surta los otros cuatro debates y pueda llegar a ser consagrada como reforma a la Constitución”.

Matiz dijo que confía en “que apenas se reinicien las sesiones, este será uno de los proyectos que tendrá prioridad, por lo menos en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes. Está el compromiso de los congresistas y sabemos que apenas se reinicien las sesiones haremos ese trámite correspondiente”.