Prioridad es proteger al campesino en salud e ingresos: SAC

Foto cortesía
El presidente de la SAC Jorge Enrique Bedoya, señala que el sector agropecuario afronta el incremento del dólar y ahora la cuarentena

_____________

El presidente de la Sociedad Colombiana de Agricultores (SAC) Jorge Enrique Bedoya, sostuvo que el gremio está trabajando actualmente, primero, en sostener la producción de alimentos ante la coyuntura actual, pero también, en asegurar la salud de los campesinos y los ingresos de ellos como productores.

EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo tomaron las medidas del Gobierno para atender la crisis por el coronavirus?

JORGE ENRIQUE BEDOYA: Desde el comienzo, el Gobierno ha tenido el interés de ayudar, con la cuarentena es un esfuerzo para aplanar la curva del virus, cuidar a los niños y ancianos. Eso importante para proteger a todos los colombianos.

Lo segundo, es que las medidas son consecuentes como lo es la emergencia económica y a la luz de eso, las actividades esenciales que deben funcionar en estos 19 días de protección; además, está el tema de la salud, la seguridad alimentaria y eso implica que entre todos debemos hacer sacrificios, se protege también la producción para llegar con productos a los consumidores y de la mano de eso, que funcionen los puertos, el transporte de carga, es una operación bien planeada que se puede mejorar con la intervención de los alcaldes y gobernadores, todo en beneficio de los ciudadanos.

El otro paquete de medidas, que son para proteger a la población más vulnerable y el impacto en la economía de los informales, como muchos venezolanos, así como colombianos que viven con el diario y lo que consiguen sin un empleo fijo. Ellos dependen de las ayudas del Gobierno y de la demás población, sobre todo de quienes podemos tener un ingreso fijo.

 

Las garantías

ENS: ¿Hay garantías en el suministro de los alimentos?

JEB: Desde el punto de vista del sector agropecuario puede funcionar como un relojito para que los productores puedan llevar sus cosechas y sus animales a los centros de procesamiento y que finalmente, puedan llegar esos productos al canal de la tienda, al  mercado de los superetes y al mercado mayorista. Cuando la logística funciona y se tiene suficiente comida en todo el territorio, no vamos a tener problemas para el abastecimiento de alimentos.

ENS: Sin embargo, ¿hay preocupación entre los consumidores por el incremento de precios en algunas ciudades?

JEB: Yo creo que en esa materia se han presentado varios fenómenos, primero impulsados por muchos comercializadores o consumidores que quisieron acaparar los productos y hacer mercado como si fueran a estar encerrados seis meses. Eso hizo que al comienzo se presentara alguna escasez de productos y por consiguiente, que subieran los precios para quienes fueron a comprar luego de ese acaparamiento. Esa situación pudo ser aprovechada por algunas personas en puntos de venta en diferentes niveles y obligó a que el Gobierno además de otras entidades, pusieran sus ojos para evitar la especulación con los precios. El productor es el último eslabón en la cadena pero quien más se beneficia es el comercializador o intermediario. Pero ya creo que se ha superado y hay una afluencia normal en el suministro de alimentos.

 

Protección

ENS: ¿Qué se está haciendo para proteger al campesino, al pequeño productor y al trabajador de la tierra?

JEB: Hemos seguido paso a paso las recomendaciones del Ministerio de Salud que se han venido sensibilizando para evitar aglomeraciones en las plazas de mercado. Se está socializando esas medidas en las fincas y en la ruralidad, como en la protección de las familias, en el lavado y la limpieza de sus parcelas y en sus casas.

ENS: ¿Pero hay muchos campesinos que a pesar de las advertencias siguen trabajando?

JEB: He sido testigo que desde el sector cafetero y cacaotero, se han hecho campañas para proteger al campesino, al productor, como los mayores de 70 años se tienen que quedar en sus casas, pero yo creo que puede haber unas 700.000 personas mayores de 70 años que siguen trabajando en sus parcelas y viviendo de su trabajo. Ahora, se viene la cosecha de café y Fedecafé está buscando recolectores. No se olvide que la gran mayoría de los recolectores son los mismos campesinos de esas áreas, por eso no hemos dudado en protegerlos tanto en salud como en sus ingresos.

Impacto del dólar

ENS: ¿Qué tanto ha afectado el incremento del dólar al sector agropecuario?

JEB: Básicamente el impacto se resumen en dos, uno es el tema del sector pecuario, ya que se ha subido el maíz y la soya, de allí también que el precio de los huevos  esté en riesgo a pesar que se mantiene en los mismos niveles y donde los productores asumen esos incrementos con poca rentabilidad. El otro sector es el de los cultivos de alimentos donde algunos productores tienen que afrontar el incremento de los insumos, eso dificulta todo y de pronto se pueden trasladar al consumidor con la consecuencia de mayor inflación. Pero por el momento el golpe del dólar lo están asumiendo principalmente los productores.

ENS: ¿Eso afectaría la inflación?

JEB: Yo creo que debemos esperar a mirar el mes de marzo, porque eso tiene una combinación de factores, como el dólar, la cuarentena, la semana atípica en el acaparamiento de los consumidores, pero hay que ver si esto se mantiene o esos costos se trasladan a los consumidores.

ENS: ¿Desde la SAC se ve una unión gremial con la actual coyuntura?

JEB: Desde la SAC vemos que hay 24 gremios de la producción que están unidos en la actual situación, que se están reuniendo con el Gobierno, en una cohesión que ha permitido que desde el Ejecutivo se adopten medidas para poder afrontar el actual impacto económico.

ENS: ¿Qué tanto podría afectar el crecimiento el coronavirus?

JEB: La verdad creo que esto es crucial, pero se debe poder apreciar el tiempo que dure, hay un impacto en la industria hotelera, en el turismo, en la actividad comercial que muchos locales están cerrados, pero también depende las medidas que tome el Gobierno en la adopción de créditos, en la protección del empleo, al  consumidor, es decir, la agenda está complicada. Pero hay que tener en cuenta a todos los sectores para poder reactivar a la economía.

ENS: ¿Se va a perder empleo en el sector rural?

JEB: Desde luego, ya se siente en actividades que tienen que ver con la ruralidad, de personas que trabajan en negocios que ya no están bien como los restaurantes que deben mover comida, pero si no se vende, no  hay rentabilidad y no tienen cómo sostener el empleo, si no se vende comida se afecta la cadena alimentaria y eso impacto el empleo rural, desde luego.