Plantean plan de choque social durante 100 días

Foto archivo

Implementar un "plan de choque social" ante la emergencia que causa en varios sectores sociales el coronavirus le propuso ayer el partido Farc al Gobierno.

"En el marco de la emergencia económica, social y ambiental, urge la declaratoria de un plan de choque social por los siguientes cien días", que contemple "medidas urgentes y audaces", señaló a través de un comunicado el Consejo Político Nacional (CPN) de la colectividad.

Según el CPN, debido al aislamiento preventivo obligatorio que decretó el Gobierno por 19 días para contener la expansión del coronavirus, se agudizarán las dificultades económicas para amplios sectores de la población, que "sufren de hambre y desnutrición, que carecen de ingreso o que este es exiguo, que su situación es de desocupación permanente o de trabajo en la informalidad".

Ante la situación, el partido Farc propuso nueve medidas, entre las que se encuentran el fortalecimiento extraordinario de la infraestructura y dotación hospitalaria, la protección del empleo y del ingreso de quienes tienen trabajo mediante el subsidio a las nóminas, la gratuidad de todos los servicios públicos por tres meses y el aplazamiento del pago de todo tipo impuestos.

Pese a que el Gobierno ha anunciado una serie de medidas para paliar los efectos económicos que tendrá la cuarentena, el partido Farc consideró en su comunicado que tales respuestas "son tímidas y tienden a privilegiar los negocios y a descargar el peso de la situación en los hogares de las gentes del común bajo la lógica de sálvese quien pueda".

Asimismo, en el comunicado el CPN advirtió que las medidas urgentes que propone el Ejecutivo "deben llevar a pensar en una redefinición estructural de mediano y largo plazo de la orientación del modelo económico" del país, por lo que se necesitará "una expansión inusual y extraordinaria del gasto público, que rompa necesariamente con la sostenibilidad fiscal y la regla fiscal" para ayudar a los departamentos y municipios menos favorecidos.

Para el CPN, “hoy como nunca se demuestra que el orden existente depende del trabajo de las grandes mayorías, cualquiera que sea su condición y sus formas de ingreso”.